Home Cine/TV Agents of S.H.I.E.L.D. T1E13

Agents of S.H.I.E.L.D. T1E13

Por el Cine/TV

Agents of S.H.I.E.L.D. T1E13Tomen media docena de personajes, colóquenlos en un escenario interesante, con una misión divertida. Emparéjenlos y dejen que interactúen. Hagan que algo salga mal y que tengan que luchar por su supervivencia. Creen peligros reales. Así se hace un buen episodio de S.H.I.E.L.D.

Agents of S.H.I.E.L.D. T1E13

Quizás alguien piense que a mí me gusta que Agents of S.H.I.E.L.D. apeste casi todas las semanas. Que disfruto de perder una hora mirando mala televisión por algún extraño deseo masoquista. Y yo le explico que no, que para eso miro The Following.

La serie de Kevin Bacon es irredimible, pero la de Clark Gregg tiene con qué mejorar. Desde el segundo capítulo sus creadores están prometiendo que van a encontrar el ritmo, que van a ponerse buenas las historias. ¿Se puede creerles?

Si es por el decimotercer episodio... sí. Sin ser una maravilla, trajo varios de los puntos más altos de toda la temporada.

Alguien podría decir (y dale con ese "alguien") que para lograr las interacciones entretenidas de esta semana, era necesario que se arrastraran como babosas durante meses. La respuesta es que no, por supuesto. Una película logra personajes atractivos en una hora y media.

Volviendo al episodio, el equipo del agente Coulson se comportó como un equipo, incluso cuando las cosas no salieron. El escenario ayudaba: la historia se desarrollaba en un tren en movimiento, con ellos metiéndose de incógnito para rastrear a un vendedor de tecnología, que se iba a encontrar con otro malo, que trabaja para el clarividente. Dejemos de lado todo esto, para no arruinar el capítulo.

Durante la primera mitad se los ve en distintos emparejamientos, y los guionistas lograron que cada interacción fuera interesante. Coulson y Simmons hacían de padre e hija, Skye (mucho menos insoportable que de costumbre) era la novia de Fitz, mientras que Ward y China-Piloto quedaron por su lado.

Después de un eficaz cameo del viejo verde Stan Lee, las cosas empiezan a descarrilarse. Los agentes son descubiertos y el equipo se separa. El guión, sin forzarlo, logra que en un momento los "cerebritos" (y la googleadora) queden en medio de la acción, mientras que los "músculos" tienen que ponerse a pensar. Esto genera un par de buenos momentos, especialmente con las máquinas que hay sobre el avión. Al que van luego de bajarse del tren, claro.

Se les presentan varios secretos, y todos ellos son revelados en las escenas siguientes, ya sea porque la historia avanza o porque vuelve hacia atrás para mostrarla desde otro ángulo.

Recién en el último tercio de la acción se produce la primera decisión estúpida, de esas que en otros capítulos te saltan a los ojos. Skye (tenía que ser ella) decide meterse sola a un lugar demasiado peligroso. Esta tontería se redime, en parte, porque otros personajes marcan lo estúpida que fue, y porque tiene consecuencias palpables.

Para entonces aparece Mike Peterson, a quien siguen transformando en Deathlok (ningún spoiler, lo anunciaron ellos) y tiene su momento RoboCop.

El final es un cliffhanger de verdad, no como todas esas veces que Coulson lloraba por su pasado. Y así, con buenas actuaciones, buena acción y una buena historia, se hace un buen capítulo de Agents of S.H.I.E.L.D.

¿Quién hubiera dicho que era tan fácil?

Agents of S.H.I.E.L.D. T1E13

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3