Home Cine/TV Agents of S.H.I.E.L.D. T1E21

Agents of S.H.I.E.L.D. T1E21

Por el Cine/TV

Agents of S.H.I.E.L.D. T1E21El oscuro pasado de Ward incluye un peinado horroroso y seis meses en el bosque, en donde desarrolló menos barba que Conchita Wurst. En el presente los dos bandos se enfrentan en varios frentes, mientras conocemos la conexión entre varios sucesos de esta temporada.

Parte del episodio de esta semana está destinado a contestar la interrogante que atraviesa la serie desde sus inicios: ¿por qué Ward es tan aparato? Y no vengan con que era el disfraz perfecto para un infiltrado de Hydra, eso hubiera sido si Simmons resultaba ser mala (mi corazón no lo hubiera resistido).

Agents of S.H.I.E.L.D. T1E21

Todo comienza quince años atrás, con Ward recluido en un establecimiento penitenciario juvenil, supuestamente por atreverse a usar el peinado de Lloyd Christmas (Jim Carrey) en Dumb & Dumber, cinco años después del estreno y por lo tanto, fuera de moda.

Hasta ahí llegó Daddy Garrett, con una sonrisa y una oferta: pasá unos años preso o vení conmigo y sufrí como un condenado. Ward aceptó porque le dieron menos de diez segundos para pensarlo.

En el presente, los agentes que van quedando siguen preparando sus planes en la habitación de un cheap motel, de esos con piscina en el centro, donde un par de veces por semana aparece un gordo de bata flotando boca abajo.

La investigación determina que (¡sorpresa!) todos los villanos estaban conectados, más o menos como le pasa a Spider-Man. Garrett impulsó el Proyecto Ciempiés, está detrás de Deathlok y buscaba los secretos de la resurrección de Coulson. ¿Por qué? ¡Ah! La respuesta NO los sorprenderá.

Por suerte los buenos tienen a la maravillosa Skye, quien preparó un pendrive mágico que se unirá al troyano que dejó en los sistemas de los malos en el otro episodio, y al hacerlo saldrá un arco iris gigante que erradicará las enfermedades del mundo, o algo así. Eso deberán hacerlo en la empresa Cybertek, con ayuda de los truquitos del abuelo de Triplett.

Hablando de los malos, en la "bandita" que forman Garret, Ward, Quinn (el empresario) y Deathlok, hay que sumar a "Flowers", la chica del vestido floreado, que parece vivir bajo los efectos de alguna sustancia alteradora de los sentidos. Cada vez que esta afectadita habla, recuerda a esa primera mitad de la temporada que hasta el más hincha quiere olvidar.

Agents of S.H.I.E.L.D. T1E21

Coulson y China-Piloto llegaron hasta Cybertek a jugar a los ventrílocuos, con Fitz-Simmons haciendo las veces de José Luis Moreno. Que, dicho sea de paso, era el peor ventrílocuo del universo. Tenía que esconder la boca detrás del micrófono. Toda esta escena, hasta la "descarga de archivos", es de lo mejor del episodio.

Adentro de la empresa maléfica no hay computadoras (¿cómo?), sino que todo está en papel, incluyendo información acerca del "primer Deathlok". Ni más ni menos que Garrett, quien busca todas esas sustancias curativas para salvar su pellejo cibernético.

En "Ward: Year One", el joven resistió en el bosque y le mataron al perro.

La revelación de la semana tuvo que ver con la Googleadora. La afectadita del vestido floreado le contó a Ward la historia de un bebé que estaba en una aldea china, aldea arrasada por mostros que querían recuperar al bebé. Skye es el bebé, por si necesitan que Stan Lee venga y se los deletree.

Los agentes llegan a Cuba justo cuando la bandita se está retirando, en un homenaje a la repetida torpeza del FBI en The Following. En otro homenaje, los nerdos son capturados, aunque aprovechan la volada para malherir a Garrett, quien debe inyectarse la pócima mágica en el bazo contra natura para seguir con vida.

"¿Qué sientes?". "El universo". Por suerte estábamos cerca del final, no daba para cambiar. El final quedó con un ejército de cyborgs rodeando a los agentes y Quinn vendiendo su tecnología al ejército yanqui. ¡Chan!

Agents of S.H.I.E.L.D. T1E21

Todas las fotos oficiales que había del episodio eran con estos dos. Las disculpas del caso.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3