Home Cine/TV Allied (Aliados)

Allied (Aliados)

Por el Cine/TV

Allied (Aliados)Brad Pitt y Marion Cotillard son dos espías que en la Segunda Guerra Mundial descubren que trabajan con (respectivamente) Marion Cotillard y Brad Pitt, y les resulta difícil mantener sus sentimientos a raya. Una película romántica con tensión, que no logra convertirse en ineludible.

Allied (Aliados)

No fue sencillo salir del cine de ver Hacksaw Ridge con la guerra filmada por Mel Gibson con bella crueldad, y correr hasta la sala en la que daban Allied, cuya primera escena nos muestra a Brad Pitt, con un lifting importante, cayendo en paracaídas y tomándose un Uber en el medio del desierto.

Hay un evidente cambio de atmósfera en la película dirigida por Robert Zemeckis, que nos muestra la relación (profesional y muy poco profesional) entre dos espías durante la Segunda Guerra Mundial. La misma en la que el protagonista de la otra película iba arrastrando a sus compañeros sin piernas.

Aquí el énfasis estará, al menos en la primera parte, en el mundo del engaño, los acentos falsos, las fiestas opulentas y las ametralladoras dejadas estratégicamente debajo de una mesa. Max (Pitt) y Marianne (Marion Cotillard) se conocen, se convierten en un matrimonio porque el plan así lo indica y se preparan para dar su vida en pos de los intereses aliados. Aliados. Funciona en varios niveles, como la bola en la ingle.

Allied (Aliados)

El teatro de operaciones de Marruecos no será el único lugar en el que se desarrolle la trama, ya que el vínculo entre nuestros simpáticos espías los mantendrá unidos en medio del bombardeo alemán a Londres, que no sería parte del Blitz porque estuve vichando en Wikipedia y no dan las fechas.

Allied no deja de ser una película romántica, y Zemeckis nos muestra a los espías tratando de llevar adelante una vida normal, tanto cuando están cerca de la línea de fuego como en los pocos momentos en los que zafan del conflicto.

Allied (Aliados)

Por supuesto que, como sucede en estos casos, el mal está a la vuelta de la esquina y nada puede salir del todo bien. Como sabrá cualquiera que haya visto más de cinco películas, es necesario introducir algún obstáculo para mantener el drama. Y al principio el obstáculo parece bastante trillado.

Sin actuaciones brillantes ni grandes momentos dramáticos (aunque los ojos de la Coti posean poderes magnéticos), uno a esa altura se involucró lo suficiente con los protagonistas como para estar interesado en su futuro. El misterio de dos únicas posibles resoluciones tiene un giro interesante sobre los últimos minutos, que permiten zafar del sueño si venís de haber visto otra película y del jueves al viernes dormiste poco y para peor estás pensando si la plaza de comidas seguirá abierta después de que termine la función.

Seguía. Por pocos minutos más, pero pude comer algo.

Termina siendo una película "ahí", con una representación (no sé si llamarla "reconstrucción") de época interesante, aunque no tanto como para decir "tenés que verla en el cine". Con tensión, pero no tanta como para decir "tenés que verla". Y con un romance lindo, pero no tanto como para envidiarlo. Bueno, casi.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3