Home Cine/TV Animated Original Movies 01: "Superman: Doomsday"

Animated Original Movies 01: "Superman: Doomsday"

Por el Cine/TV

Animated Original Movies 01: Superman: DoomsdayLa primera de las "Animated Original Movies" de DC Comics fue editada en 2007 y presentaba la historia de la muerte de Superman tomándose muchas libertades y con niveles de violencia que sorprendieron en su momento. Comienza el repaso de esta serie de películas.

Animated Original Movies 01: Superman: Doomsday

Animated Original Movies 01: Superman: DoomsdayEn 2007, un año después de que finalizara la emisión de Justice League Unlimited, DC Comics empezó a editar una serie de "películas animadas originales" (Animated Original Movies, o AOM) más o menos adaptadas de historias nacidas en las revistas de cómics.

Desde entonces han salido a la venta a un ritmo de dos o más por año y la mayoría de estas ediciones llegaron a un precio muy accesible hasta nuestro mercado. Con una colección casi completa y habiendo visto muy pocas, decidí comenzar con el ejercicio de verlas (y comentarlas, para seguir ejercitando los músculos de la escritura, que menuda falta me hace).

El primero de estos títulos fue Superman: Doomsday, basado libremente en la famosa historia de 1992 que demostró a los lectores que un superhéroe popular debía morir... y que obligó a las editoriales a matarlos, aunque sea por un rato, a casi todos.

Esta película es muy diferente a la historia, que leí en tres tomos, uno más grande que el otro, incluyendo la historia de Metropolis sin su protector y la llegada de cuatro suplentes, cada uno de ellos con parte de la magia del anterior. Aquí todo debe condensarse en una hora y cuarto de animación, por lo que algunas cosas suceden a un ritmo mucho más veloz. Sorprendentemente, hay otras historias de fondo que tienen sus pequeños arcos.

Todo comienza, al igual que en aquellos cómics, con la llegada del villano que hizo morder el polvo al Hombre de Acero. En la versión animada, Doomsday no es un experimento genético kriptoniano pero sí extraterrestre, enterrado en la tierra hace tiempazo por ser imparable. De su reaparición es responsable Lex Luthor y de su muerte será responsable Superman.

Recuerdo que en el momento de ser anunciada la película, muchos se quejaron por el diseño de estos dos personajes protagónicos. El mismo se apartaba de lo que Bruce Timm y compañía venían trabajando desde la serie de Batman. Pese a que Timm continuó en estos proyectos, decidió hacer pequeños cambios, agregando una "molesta" raya en cada mejilla de Kal-El y haciendo a Luthor más delgado y veterano.

Visto a la distancia, después de muchas otras películas que se apartaron del canon animado, la molestia es insignificante. En su momento era el fin de una era.

También era el comienzo de otra, en la que las historias podían tener un componente más "adulto". Como los niveles de violencia que muestra Doomsday desde que es desenterrado, matando de manera cruel a un montón de obreros. Nada explícito ni directamente a cámara, pero con momentitos que sorprendieron a este espectador de 35 años.

Al mismo tiempo, nos presentan una relación amorosa entre Superman y Lois Lane. Clark Kent no forma parte de la ecuación, ya que el superhéroe todavía no se decide a contarle a la valiente periodista lo de su identidad secreta.

Los primeros 25 minutos son vertiginosos, ya que incluyen la extensa pelea entre el kriptoniano y el soldado perfecto. Alrededor del minuto 27, luego de darse unas cuantas piñas bastante saladas, Superman termina con Doomsday y muere segundos después.

Doomdsay ya no volvería a aparecer en la película que lo tiene como segunda mitad de su título.

Aquí comienzan las diferencias más importantes con el cómic. Mientras Lois visita a su "suegra" Martha (ella tenía sus sospechas aunque Clark no confesara) y Metropolis se ve invadida por una tenebrosa versión geek del Toyman, Superman regresa. ¿Sería tan fácil el asunto?

Claro que no, porque el que regresa, pese a verse igual que el original, desde la ropa hasta el peinado, no parece tener la humanidad que lo llevó a ser querido por todos en la ciudad. Lex Luthor nos contará la verdad después de una escena que un tinte homoerótico como nunca lo tuvieron estos dos rivales.

Superman sangró en el campo de batalla. Fue muy poco, y de acuerdo a una entrevista con Timm publicada hace unos días, costó convencer a los popes de DC de que dejaran que el Hombre del Mañana dejara caer alguna gotita de sangre.

Este detalle era fundamental para la trama, ya que Luthor (cada vez más enojado por no haber sido él quien diera el golpe final) utilizó esa sangre para elaborar un clon, al que programó con algunos recuerdos pero sin la crianza de Martha y Jonathan que hicieran la diferencia.

Un Superman sin Smallville resultó ser tiránico, asesinando a Toyman luego de que éste matara a una niña de cuatro años (off camera, graciadió) y cagando de miedo a todos los habitantes de Metropolis. Al mismo tiempo, alguien se choreaba el verdadero cuerpo de Superman de los laboratorios de LexCorp.

La resurrección propiamente dicha del chico azul se pareció a la de la historieta, con uno de los robots de su Fortaleza de la Soledad recargando la energía solar que había perdido en su refriega sangrienta.

Animated Original Movies 01: Superman: Doomsday

A esta altura Lois estaba segura de que había tongo. Con la ayuda de un Jimmy Olsen transformado en cafisho y después de chuponearse a Lex, encontró su laboratorio repleto de clones kriptonianos, desde fetos a adultos formados. El falso Superman llegó en ese momento, liberado del control de su creador, y realizó el aborto masivo más importante en la historia de los superhéroes, destruyendo a todos sus hermanitos. Luego le dio una biaba a Luthor.

El ejército se había movilizado en pleno para detener al sorete éste, aunque poco podía hacer contra sus poderes. El único capaz de detenerlo era el verdadero Superman, con dos tercios de poder pero armado con un arma de kriptonita.

La pelea entre ambos supertipos fue tan destructiva como la primera y terminó, como era de esperarse, con el supermalo muriendo por la kriptonita y pidiendo, con el último aliento, que cuidaran de su ciudad. La moralidad de estos personajes recorrió un interesante número de grises.

Claro que al final debía ganar el más bueno posible y ese fue Kal-El, quien se chuponeó a Lois adelante de todo el mundo y luego le confesó que era Clark. Como para destruir al villano que le iba quedando: el miedo al compromiso.

Podría haber durado más y podría haber sido más fiel, pero cumplió el objetivo de entretener y además de abrir una puerta por la que pasaron decenas de otras historias. Había nacido la colección de Películas Animadas Originales. Ya veremos cómo creció.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3