Home Cine/TV Anomalisa

Anomalisa

Por el Cine/TV

AnomalisaLa sencilla historia de un hombre para quien la vida dejó de ser especial y que se mueve en un mundo de rostros y voces intercambiables, hasta que conoce a una persona que cree única. Eso, con la inventiva de Charlie Kaufman y las posibilidades que da la animación.

Anomalisa

Ir al cine a ver una película escrita por Charlie Kaufman nos predispone a una experiencia diferente. El sentido de "diferente" se los pondrá cada uno de nosotros y nuestra subjetividad, pero es innegable que el autor de Being John Malkovich, Adaptation y Eternal Sunshine of the Spotless Mind suele ofrecernos ideas que están "fuera de la caja", incluso cuando nos cuenta una historia clásica y mundana.

En su segunda cinta en la que también hace las veces de director (esta vez junto a Duke Johnson), seremos testigos de un par de días en la vida de un autor de libros de "autoayuda empresarial" que llega hasta Cincinnati a dar una conferencia al respecto.

Acompañaremos a Michael Stone desde su llegada al aeropuerto y durante situaciones tan simples como el check-in del hotel, la recorrida de su habitación, un par de bajadas al bar o mirar por la ventana para ver lo que ocurre en el edificio de enfrente.

Anomalisa

Sin embargo, que todo esto sea interpretado por muñecos animados cuadro a cuadro, hace que la experiencia sea "diferente" desde el primer fotograma. Obligados a ser espectadores de una obra de marionetas, las acciones y los diálogos cobran una importancia mucho mayor. Las limitadas (pero correctas) expresiones faciales obligan a prestar más atención a los diálogos.

Y precisamente allí Kaufman juega su carta más alta. Exceptuando a Michael y a Lisa "Anomalisa" Hesselman, todas las personas que aparecen tienen el mismo rostro y la voz de un único actor.

Esta decisión tiene que ver con el origen de la historia. Anomalisa fue pensada como una suerte de radionovela para ser ejecutada en vivo por tres actores más efectos de sonido. La idea de Kaufman, según contó a The Guardian, era que los espectadores sintieran la desconexión entre lo que estaban escuchando y lo que estaban viendo.

"Está Tom (Noonan) interpretando a todos esos personajes, están Jennifer (Jason Leigh) y David (Thewlis) teniendo sexo cuando en realidad están parados en distintos puntos del escenario y gimiendo", explicó.

Anomalisa

Para el guionista, esta sensación "se perdería" en una adaptación (qué linda palabra para hablar de su obra). La salvación llegó, en parte, gracias a las facilidades que da una película animada.

Los tres actores son los mismos y Tom Noonan realiza todas las voces que no sean las del protagonista y la mujer que captura su atención. El resto de los personajes (hombres, mujeres y niños) suenan con la monotonía que él les imprime y tienen esa cara que recuerda a Christian Slater.

Anomalisa

Parece irónico, pero esta complejidad pone de manifiesto la simpleza del cuento que el guionista nos vino a contar. Michael Stone predica que las empresas deben encontrar eso único en cada cliente para hacerlo sentir especial, cuando no puede hacerlo en su propia vida. Hasta que aparezca alguien diferente a los demás, que lo llevará a cuestionar su existencia.

¿Es Lisa simplemente una excusa para catalizar una vida familiar repetitiva y monótona (como las voces y las caras de su esposa y su hijo)? ¿Cuántas veces Michael atravesó este ciclo de deslumbramiento? ¿Cómo suena una canción de Cindy Lauper en italiano? Algunas respuestas serán más claras que otras.

Anomalisa

Más allá de que existan secuencias oníricas y de la forma de estar contada, Anomalisa es increíblemente humana. Y ya se ha dicho por ahí, pero es necesario agregarlo a este comentario sobre la película: contiene la escena de sexo más humana que se ha visto en el cine durante muchísimo tiempo.

Da lástima que haya quedado a un pasito de ser redonda. Una de las últimas escenas, en la que el protagonista sufre un colapso debido a todo lo que ocurre a su alrededor, no parece tan conectada al resto de la narración como cada una de las otras piezas móviles.

Esto no destruye el gran momento experimentado con este filme, pero se parece a una mosca apoyada sobre el enorme Guernica, que nos hace pensar solamente en estirar nuestra mano y sacarla de ahí para que el resultado sea perfecto.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3