Home Cine/TV Ant-Man (El Hombre Hormiga)

Ant-Man (El Hombre Hormiga)

Por el Cine/TV

Ant-Man (El Hombre Hormiga)Marvel Studios vuelve a entretener al público, esta vez con las aventuras de un héroe que se hace chiquitito. Tan chiquitito como el riesgo que tomaron sus creadores a la hora de contar una historia que recorre los lugares típicos y no sorprende ni un milímetro.

Ant-Man (El Hombre Hormiga)

Ant-Man (El Hombre Hormiga)Ant-Man (El Hombre Hormiga) posiblemente sea la película más "cómoda" de Marvel Studios desde que en 2008 comenzó su racha ganadora con la primera entrega de las aventuras de Robert Downey Junior. Si bien todas tienen un lenguaje común, un humor similar y muchísimas referencias cruzadas, algunas arriesga más que otras.

Es imposible determinar cuánta de esta comodidad es el resultado de que, el año pasado, el director Edgar Wright (de la Trilogía Cornetto) se alejara de un proyecto para el que había trabajado desde 2008, citando las famosas "diferencias creativas". En su lugar llamaron a Peyton Reed, con un par de comedias en su haber.

Mi opinión no es el resultado de pensar "qué podría haber sido" un Ant-Man de Wright, sino de la experiencia de haber visto la versión final y no encontrar un solo hallazgo, una sola sorpresa, un solo momento "para el recuerdo" en casi dos horas de película.

Claro que hay una historia "entretenida". El siempre capaz Paul Rudd interpreta a Scott Lang, un ladronzuelo que acaba de salir de prisión. ¡Tranquilos! No utilizó violencia en su crimen y además la compañía que robó era bien, bien mala. Lang debe ser completamente redimible en el predecible arco que vendrá a continuación.

Ant-Man (El Hombre Hormiga)

Primero llegará su reincidencia en el mundo del crimen, pero solamente porque la única manera de acercarse a su hija pequeña es a través del dinero de la manutención que ella claramente no necesita, ya que su madre se consiguió un buen partido.

Gracias a una divertida secuencia de boca-a-boca que queda en el recuerdo como lo mejor de la cinta, Lang preparará un nuevo golpe junto a un grupo de delincuentes de todas las razas y que parecían más buenos que los amigos con los que me junto en el Bar Las Flores.

Su camino se cruzará, más por causalidad que casualidad, con Hank Pym, el veterano científico que interpreta Michael Douglas. De los protagonistas, ellos dos son los que mejor cumplen el papel, en la típica relación de mentor y pupilo a regañadientes.

Ant-Man (El Hombre Hormiga)

El equipo de los buenos lo completa Evangeline Lilly como Hope Van Dyen, la hija de Pym y esperable interés romántico del héroe. Aquellos que no se tragaban a Lilly desde su papel de Kate en "Lost", no esperen su redención.

En cuanto al villano, la película sufre uno de los mayores males que han plagado hasta ahora la filmografía de Marvel Studios: la falta de antagonistas potables. Corey Stoll (House of Cards) hace lo que puede como Darren Cross, pero su plan asusta tan poco que hasta socava la motivación de los héroes, que urden un complejo plan para detenerlo y no parece que valiera la pena.

Ant-Man (El Hombre Hormiga)

Ya que hablamos de males endémicos, esta vez el humor no fue un problema. El tono general de la película acepta las humoradas, aunque el único realmente efectivo a la hora de rematar un chiste sea Michael Peña en el papel de Luis.

Solamente una vez los guionistas incluyeron un momento gracioso que arruinó una escena profunda y me dieron ganas de pararme, salir del cine, tomar un avión con destino a Los Ángeles, averiguar sus direcciones y ahorcarlos con mis propias manos. Del resto no puedo quejarme, es el planteo de Ant-Man y guardan coherencia interna.

Ant-Man (El Hombre Hormiga)

La acción fluye de una escena a otra, aunque uno puede imaginarse lo que vendrá a continuación. El mundo microscópico y los insectos que ayudan a Scott Lang están muy bien logrados, y la golpiza final (pese a ser contra un villano anodino) funciona. Mucho más si no la viste casi entera en alguno de los tráilers.

Quizás en la pasteurización de Ant-Man esté su éxito. La historia y su forma de ser contada apuntan a un público amplio, que se acerque a las salas de cine en forma masiva para apoyar a un personaje del que nunca habían escuchado hablar. Claro que lo mismo podía decirse de Guardians of the Galaxy y los riesgos que tomó su director, James Gunn. Pero qué puedo decir yo, si no me cautivaron ninguna de las dos.

Ant-Man (El Hombre Hormiga)

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3