Home Cine/TV Arrested Development

Arrested Development

Por el Cine/TV

Arrested DevelopmentLa llegada de Netflix permitió corregir una injusticia que arrastraba desde hace tiempo: jamás había pasado del episodio piloto de "Arrested Development". En pocas semanas me puse al día y aquí van algunos comentarios sobre sus cuatro temporadas.

Arrested Development

"Ahora, la historia de una familia acaudalada que lo perdió todo, y el hijo que no tuvo más remedio que mantenerlos unidos a todos". Con esta rápida introducción nos metemos en el seno de la familia Bluth, quienes de buenas a primeras se vieron cayendo varios peldaños en la escala social debido a los chanchullos del pater familias.

La empresa constructora de la que todos vivían (y a la que pocos contribuían) quedó en la lona luego de que se descubrieran unas cuantas maniobras fraudulentas. George Bluth fue a prisión y Michael se convirtió en el mencionado hijo sin remedio de la presentación.

Arrested Development funciona por una combinación letal de buenos guiones y actuaciones que están a la altura de las consecuencias, sobre todo en la primera temporada, que bordea la perfección. Jason Bateman es perfecto como la brújula moral de la familia, incluso a pesar de sus imperfecciones, que se manifiestan especialmente en el cuidado de su hijo, George Michael (un soportable y hasta querible Michael Cera).

Michael debe contemplar a su padre en prisión, soportar a su madre, y convivir con sus tres hermanos, quienes forman un tridente humorístico pocas veces visto. Portia de Rossi es Lindsay, acostumbrada a los lujos y viviendo un matrimonio sin amor ni sexo con Tobias (siempre brillante David Cross). El hermano más chico, Buster (Tony Hale), lucha por salir del seno materno, aunque termina cayendo en brazos de una madre sustituta.

Por último, mereciendo un párrafo aparte, está Will Arnett en el papel de Gob. Mientras que Bateman nos da un humor minimalista, en el que alcanza con mover una ceja, Arnett interpreta al personaje más exagerado, histriónico y "mágico", dueño de catchphrases y protagonista de la mayoría de las carcajadas.

Arrested Development

De la familia y su descendencia (George Michael y su prima Maeby) se dedicará la serie, como una suerte de Excéntricos Tenenbaum de la posmodernidad. No en vano, George Sr. es el principal culpable de los males en ese grupo humano.

Las historias de cada episodio suelen centrarse en argucias de George para reflotar la empresa, para escapar de prisión o para alguna combinación de ambas. En medio está Michael, presionado por sus parientes para largarles algunos dólares e intentando que las relaciones sean menos horribles que de costumbre.

Fueron tres temporadas emitidas entre 2003 y 2006 por Fox, en las que (personalmente) noté un pequeño descenso en la calidad del producto final de una a la siguiente. A partir de la segunda, Mitchell Hurwitz y los suyos comienzan a adentrarse con más comodidad en el reino del absurdo y (a diferencia de lo que ocurrió con Community) funcionaron mejor las más realistas. O las menos irrealistas.

Tras un parate de siete años, la serie volvió gracias a Netflix, para una cuarta temporada muy especial, en la que los guionistas dieron gala de toda su capacidad, contando una historia en forma de complejo rompecabezas.

Cada uno de los 15 episodios cuenta partes de lo ocurrido, desde la óptica de uno de los personajes, dando al espectador pequeños trocitos de información, que hacen ineludible un segundo visionado. Como ocurrió antes, parece estar un poquito por debajo de las temporadas anteriores, pero el nivel sigue siendo muy bueno.

Todo el arco de los Bluth es de alta factura, pero los primeros 22 episodios deberían ser de consumo obligatorio.

Arrested Development

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3