Home Cine/TV Avengers: Age of Ultron

Avengers: Age of Ultron

Por el Cine/TV

Avengers: Age of UltronLos héroes más poderosos de Marvel regresaron para enfrentarse a un enemigo casi imbatible: la primera "Avengers". Sin derrotarlo, logran el fin de entretener con una fórmula algo repetida, que aquí funciona porque Joss Whedon es su rey, el Rey de los Listillos.

Avengers: Age of Ultron

Avengers: Age of UltronCon tantas secuelas cinematográficas en los últimos años, ya no es posible decir que "segundas partes nunca fueron buenas". Lo mismo que "técnico que debuta, gana", algo que de ser cierto impulsaría a los clubes de fútbol a cambiar de conductor cada pocas semanas para asegurarse los tres puntos.

Hay segundas partes buenas además de El Padrino 2 y Marvel ya lo había demostrado con su secuela del Capitán América. Tanto Thor como Iron Man habían descendido sensiblemente en sus regresos a las salas de cine, con este último recuperándose para una muy satisfactoria tercera parte.

El problema de las secuelas, la verdadera razón detrás de la frase hecha, es que deben competir contra el material original. Si tomamos en cuenta que una segunda vuelta quiere decir que la primera fue del gusto de muchos, es entendible que exista más presión.

Imaginen entonces la presión de Joss Whedon por continuar una historia que no solamente tuvo buenas críticas sino que se convirtió en la tercera película más taquillera de la historia.

Whedon lo logró. Avengers: Era de Ultrón seguramente quede por debajo en las listas mentales de los espectadores comparada con su antecesora, pero la diversión está presente y en buena cantidad. Quizás por momentos la cantidad le juegue en contra, pero no quiero adelantarme.

Avengers: Age of Ultron

Hablaba del director y esto me da pie para hablar de un fenómeno que como espectador suele distanciarme de lo que veo en la pantalla y que hizo que (¡herejía!) no disfrutara de la aclamada Guardians of the Galaxy: los personajes de Marvel Studios son todos listillos.

La catarata de películas comenzó con una primera y certerísima gota, que fue Iron Man. El éxito estuvo en la impecable elección de Robert Downey Jr., además del tono del guion, que combinaba la acción con buenas dosis de comedia, encabezada por un gran listillo como es Tony Stark.

A partir de ese momento, con más o menos éxito todas las películas de Marvel utilizaron un humor parecido, que queda de manifiesto en los tráilers pero que ese mismo ritmo se mantiene en el producto final, "rematando" cada escena, incluso las profundas, con un chistecito que alivia la tensión y nos prepara para lo que vendrá después.

Funcionó bien para contrarrestar la grandilocuencia de la primera Thor, funcionó en la primera Avengers y salvó el examen en las otras, tropezando en Guardians... y paspando en los avances de Ant-Man. Un chiste en un velorio puede servir para distraer, un stand up en un velorio resulta fuera de lugar.

Llegué al cine sabiendo que me encontraría con una catarata de chistecitos, pronunciados no solamente por personajes que uno imagina diciéndolos (Stark, Nick Fury) sino por cualquiera que el guion necesitara en ese momento. Pero fui confiado, porque al frente de esta película estaba el Rey de los Listillos, el señor Whedon.

Avengers: Age of Ultron

Por algo los geeks del mundo aplaudieron la elección del director en la primera película de los Vengadores. Whedon se ha encargado de poblar de "humor listillo" a sus guiones, por lo general con personajes adecuados para el rol. Lo importante es que su ritmo de comedia funciona de manera mucho más natural.

El director no pierde su corona en esta entrega, aunque cometa un grave error. Los avances presentaban a un Ultrón amenazador, un rival a la altura de los héroes, algo no tan presente en las películas de Marvel Studios (y si no, piensen de cuántos villanos olvidaron el nombre, sin contar al perfecto Loki y al hilarante Mandarín). Ultrón se presentaba como un temible robot, con la voz de James Spader para coronar una figura gélida y seria.

Hasta que empieza a hablar como un listillo.

Muchos discutirán que es una creación de Tony Stark y heredó cosas de su padre, pero cada vez que el único personaje que está en el título de la película decía un parlamento humorístico, mi alma se moría un poquito.

Avengers: Age of Ultron

Esto no debilita tanto el producto final, que incluye varias escenas de acción para el recuerdo y otros tantos momentos de desarrollo de los personajes. Utilizando la lección de los cómics de superhéroes, Whedon le da más espacio a los personajes que no tienen su propia saga y lo hace en buena forma.

Es increíble lo mucho que creció en mí el personaje de Hawkeye luego de haberlo visto en la película. No solamente es el alma del grupo sino que tiene un gran arco y lleva adelante los mejores momentos "tranquilos" en las dos horas y pico. La Viuda Negra y Hulk tienen su propia subtrama y tienen bastante éxito.

Los tres héroes principales (Iron Man, Thor, Capitán América) por momentos quedan reducidos a caricaturas familiares, pero ningún fanático de sus aventuras se sentirá traicionado. De los tres, Thor es el que tiene menos trabajo, excepto para plantar semillas de lo que vendrá, algo que en Iron Man 2 había dinamitado la historia y aquí apenas si la enlentece en un par de momentos.

Avengers: Age of Ultron

Por último hay que mencionar a los gemelos, Scarlet Witch y Quicksilver, cuyas capacidades sobrehumanas no son aprovechadas como merecerían. En especial la bruja, quien tiene unos poderes poco definidos que incluyen visiones que nunca justificaron su presencia.

¿Visión, dije? El supertipo menos comentado en la previa tendrá sus momentos en el tercer acto pero no le pondré puntaje, como hace el diario con los futbolistas que entran en los últimos minutos de un partido. Ya lo verán ustedes.

Nombré a una cantidad de personajes y podría nombrar a unos cuantos más, incluyendo aliados y enemigos. Si bien aparecen en momentos puntuales y cumplen un rol (especialmente al final), terminan siendo ruido en una historia que no es tan limpia como la primera aventura de los Héroes más Poderosos de (esa) Tierra. Además de sacarles su carácter de únicos, algo parecido a lo que ocurrió en el cómic con la segunda parte de The Ultimates, la historia que inspiró en gran medida a Avengers.

El tiempo pasa volando y uno llega entusiasmado hasta la batalla final, menos rimbombante que la anterior, pero estamos hablando de una de las mejores batallas finales de esta clase de películas. El heroísmo tiene sus consecuencias y varias piezas quedan en un lugar diferente al del comienzo de la acción (de nuevo, en especial las que no encabezan sus propios filmes).

Sin sorprender tanto después de la primera aventura de los Vengadores y la segunda aventura del Capitán América, aquí el entretenimiento está presente, de la mano de un director experto en esa clase de humor con el que Marvel sigue cosechando éxitos, por más de que alguno ya se esté cansando un poco.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3