Home Cine/TV Batalla: Los Ángeles

Batalla: Los Ángeles

Por el Cine/TV

Batalla: Los ÁngelesBattle L.A. es una película híbrida, cruza de cine bélico con ciencia ficción, que relata la lucha de la humanidad por salvarse de unos extraterrestres nada amistosos. La prensa especializada destruyó la película, por más que un servidor opine lo contrario. Pasá y contrastemos ideas.

Batalla: Los ÁngelesBattle: Los Angeles (que por estos lares es conocida como "Invasión del Mundo: Batalla L.A", porque los hispanoparlantes precisamos más data y más sentido de amenaza para ir a ver una pop-corn movie de marines vs. aliens, parecería ser), fue duramente criticada por la prensa especializada. Sin embargo, la película desarrolla exactamente lo que prometía en su trailer: acción constante, una trama lineal con buenos y malos claramente identificados, una evidente exaltación al patriotismo y sentido del sacrificio de los marines estadounidenses, explosiones, muertes y lucha heroica casi-sin-esperanza. ¿Quiere decir esto que la película es deleznable? No, para nada, es exactamente lo que anunciaba la promoción previa. No será “The Thin Red Line” ni "Black Hawk Down" mezcladas con una versión belicosa de “E.T.” (ni me quiero imaginar en este caso para qué usaría el dedo luminoso el simpático bichito ciclista), pero que entretiene no hay ninguna duda. ¿Qué más se podría pedir?

Expectativas. Esta es la palabra clave. Hay películas que generan un estado de anticipación erróneo y por eso sufren a la hora de su estreno. En el caso de "Battle: LA" tenemos la historia paralela de varios marines de los EEUU enfrentados, en el transcurso de unas pocas horas, a una invasión alienígena. Esta vendría gestándose desde hace años, como muestran al inicio fotos en blanco y negro de Buenos Aires, Lisboa y otras ciudades con borrosos pero amenazadores platillos voladores. Al final parece que los señores alienígenas no querían cruzar la inmensidad del espacio para avisarnos, ala Sixto Paz, que si seguimos construyendo armas de destrucción masiva nos vamos a autodestruir (cosa que agradecería poco, dicho sea de paso: señores marcianos, las armas de destrucción masiva SON EXACTAMENTE PARA ESO, no se hubieran molestado en atravesar la inmensidad del espacio para avisarnos semejante boludez). En "Battle: LA" los alienígenas SON los que traen las armas de destrucción masiva para conquistar nuestro mundo por sus recursos (y premio con 100 puntos a quien adivine cuál es este recurso: si quieren una pista, tiene que ver con el nombre de nuestro planeta y lo poco representativo que es con respecto a cómo está compuesto).

Batalla: Los ÁngelesLa historia comienza con el impacto de varios "meteoritos" tripulados en la Tierra, de donde salen extraterrestres contracturados y nada contentos ante semejante aterrizaje, parecería. Ante esta invasión, de la que todos parecen descreer por un instante (parecería que la humanidad es perpetuamente idiota y si vemos bichos biomecanoides con lanzamisiles incrustados asumimos que es para espantar mosquitos o complementar la Noche de las Luces), el mundo sufre una paliza desproporcionada. La historia relata la lucha de un grupo de marines (Compañía E, Segundo Batallón, 5to Cuerpo de Marines, para más datos) comandados por un comandante de pelotón inexperto, William Martínes (Ramón Rodríguez); si, el subtexto es feo, pero en la película funciona. Por suerte, el novicio tiene a su cargo al experimentado Sargento de Staff Michael Nantz (el siempre solidísimo Aaron Eckhart), soldado condecorado aunque condenado a un ostracismo simbólico de algunos reclutas por haber sobrevivido una escaramuza que aniquiló a su tropa a cargo. Este militar casi jubilado se ve nuevamente involucrado en la acción cuando estalla la batalla, que se desarrolla en simultáneo en la mayor parte del mundo. La película narra mínimanente las horas previas al conflicto, entrelazando las historias de los marines y oficiales que junto con Nantz participan en la lucha por Los Ángeles, para después adentrarse de lleno en una operación de extracción de civiles.

Batalla: Los ÁngelesLa película tiene muy buen ritmo. La acción se desarrolla en forma verosímil, sin casos de super-marines que sobreviven a cualquier cosa que se les ponga delante. La amenaza que representan los alienígenas es palpable y estos hacen estragos con el cuerpo militar estadounidense (entendiéndose por “estragos” en este caso “pedacitos muy pequeños sólo recogibles con la ayuda de un microscopio”), aumentando la tensión constante que acompaña a la odisea de este grupo de soldados. Las historias de cada uno de ellos se desarrollan de manera predecible y los diálogos a cargo de los actores (entre los que están Michelle Rodríguez y Bridget Moynahan por el lado femenino) son bastante predecibles y sin mayores pretensiones. De todas formas, los soldados están representados con bastante humanidad, más allá de las obviedades de algunos comentarios y lo previsible de algunas líneas argumentales. No hay golpes bajos innecesarios ni salvaciones imposibles. De todas formas, la película exalta el espíritu patriótico y del deber de los soldados que sacrifican sus vidas para intentar poner fin a la amenaza y proteger así a sus congéneres.

Battle L.A. no va a ganar ningún Oscar (como si esto importase), pero la película es efectiva: tensa, con momentos dramáticos y muy entretenida, si les gusta el cine de guerra, obviamente. La filmación busca replicar, cámara en mano, el tipo de película-documental que puede verse en acciones militares reales del ejército de los EEUU. Este astuto recurso es altamente efectivo y matizado con actuaciones y efectos aceptables y bastante sobrios para la temática, posibilita a la película cumplir con algo que leí por ahí: Jonathan Liebesman, el director, logra filmar con muchos menos recursos la película que le encantaría hacer algún día a Michael Bay.

Batalla: Los Ángeles

Si les gusta el cine bélico y quieren villanos de turno malos-bien-malos, si pueden desconectar la cabeza por un rato y disfrutar una película muy entretenida, bien armada y sin demasiadas pretensiones sobre una lucha entre marines y alienígenas, Battle L.A. es sumamente recomendable. La disfruté sin mayores reparos, quizás porque lo que ves en el trailer es lo que ves en la pantalla y eso le da a la cinta un halo interesante de honestidad, cosa no tan común en estos últimos tiempos. Semper fi!

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3