Home Cine/TV Batman: Year One (2011)

Batman: Year One (2011)

Por el Cine/TV

Batman: Year One (2011)La última de las películas animadas de la DC (que ya se consigue en plaza) se encarga de adaptar un clásico del Caballero Oscuro. Esta vez le tocó el turno a 'Batman: Year One' de Frank Miller y David Mazzucchelli, historia que narra los primeros meses de actividad del encapotado de Ciudad Gótica.

Sobre el final de la nota se revelan detalles del desenlace de la obra impresa y de la película.

Batman: Year One (2011)Con Batman: Year One, DC Comics continua con su campaña de adaptar al formato animado otro de los clásicos de su extenso catálogo. En este caso no se trata de una obra cualquiera, sino de una de las más emblemáticas historias del Caballero Oscuro, y uno de los puntos altos en la carrera de Frank Miller.

En 1987, cuando su nombre todavía no era mala palabra para determinado sector de la crítica (qué injusta puede llegar a ser la gente con ciertos autores), Miller contó la historia de origen del encapotado y de su primer año en Ciudad Gótica. Tiempo después, haría lo propio con la “última” aventura de Batman en The Dark Knight Returns.

Batman: Year One, dirigida por Sam Liu y Lauren Montgomery, sigue de principio a fin las huellas de la obra impresa, y de hecho, es tan fiel al material original que en gran parte de sus 70 minutos de duración se respetan hasta las viñetas originales. Si bien para algunos esto puede resultar una movida poco ambiciosa, es decir, jugar demasiado a la seguro, hay que recordar que estamos hablando de unas de las pocas obras indiscutibles del cómic superheroico, y por lo tanto, cualquier modificación entraría de lleno en el escrutinio público. No sucede lo mismo con otras adaptaciones de obras menores y de dudosa calidad, como Batman: Under The Red Hood, en donde cualquier alteración siempre va a resultar en el beneficio del producto final.

Batman: Year One inicia con la llegada en simultáneo a Ciudad Gótica de Bruce Wayne y del Teniente -todavía no Comisionado- James Gordon. En tanto Bruce regresa luego de varios años de ausencia y dispuesto a iniciar su lucha contra el crimen, Gordon lo hace desde Chicago en donde sus colegas le jugaron una mala pasada. Desde el principio, queda claro que esta no será una historia únicamente de Batman sino también de Gordon. En efecto, por momentos queda la sensación de que estamos presenciando una historia de Gordon con la presencia del encapotado.

Batman: Year One (2011)Ciudad Gótica está pasando por su período de mayor corrupción, con una ciudad que se cae a pedazos (por cuyas calles deambula una Catwoman prostituta) y con las instituciones en plena debacle en virtud de una alianza “bastante mafiosa” (nuestra Primera Dama dixit) entre el Comisionado Loeb y Carmine Falcone.

En ese escenario deberán moverse Gordon, que por su condición de incorruptible se lleva sus buenos palos (aunque también reparte varios), y también el amateur Bruce que de a poco irá buscando su identidad, hasta encontrarla con la irrupción de un murciélago en su casa, en una de las escenas más memorables de cualquiera de las animaciones del Universo DC.

Batman: Year One es la historia del nacimiento de dos héroes. Batman, el vigilante siempre al límite de la legalidad, y Gordon, el policía intachable que se convertirá en su aliado incondicional. Precisamente, al tratarse de una historia en la que a medida que se avanza se van forjando ambos personajes, es un acierto el ritmo con el que se cuenta la misma, no cayendo en el a veces innecesario vértigo de la estética de videoclip. Por el contrario, Liu y Montgomery toman los tiempos de la obra original y hasta respetan los clásicos monólogos internos de los personajes de Miller. En ese sentido, se nota principalmente la mano del director Sam Liu, quien también hizo lo propio en la utilización de ese ritmo aplomado en la adaptación de la imprescindible All-Star Superman de Grant Morrison.

Batman: Year One (2011)En cuanto a lo visual, es una pena que la película no se acerque del todo al estilo de la obra impresa, la que cuenta con los insuperables dibujos de David Mazzucchelli. Uno se queda con las ganas de que hubiesen apostado a una estética que replique los trazos de aquél, aunque es entendible que los mismos puedan resultar demasiado “oscuros” para un público más juvenil. Igualmente, y para ser justos, la animación una vez más está muy bien lograda, y Batman, este sí en una versión muy cercana a la visión de Mazzucchelli, luce mejor que nunca.

Quienes haya leído la obra original, recordarán una de las viñetas finales en la que Gordon queda frente a frente con Bruce (sin la máscara de Batman) luego de que éste rescata a su hijo recién nacido de una caída desde el puente de Ciudad Gótica. En una jugada brillante de Miller, Gordon, quien no lleva sus lentes puestos, le dice “sin mis lentes soy prácticamente ciego”, frase que deja establecida la suficiente cuota de ambigüedad como para que cada lector saque sus propias conclusiones. La película se anima a ir un poco más allá y agrega una sutileza, que es la sonrisa cómplice de Bruce al escuchar dicha frase. Sin dudas, una jugada arriesgada que desde acá aplaudo.

Al igual que en el resto de las producciones animadas de la DC, el cast de voces está muy bien seleccionado, con Bryan “Breaking Bad” Cranston como Jim Gordon, Ben “Extrañamos un tantito a Kevin Conroy” McKenzie como Bruce/Batman y Eliza “Te juro que Dollhouse estaba buena” Dushku como Catwoman.

Batman: Year One es una muy buena película que sale airosa de la nada sencilla tarea de adaptar una obra fundamental, y por eso, se gana su lugar entre las mejores películas animadas de la DC por mérito propio.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3