Home Cine/TV Better Call Saul T1E9 - "Pimento"

Better Call Saul T1E9 - "Pimento"

Por el Cine/TV

Better Call Saul T1E9 - PimentoEn un momento muy oscuro del episodio y la temporada, alguien le dice a Jimmy McGill: "la gente no cambia". Y la verdad es que aquellos que lo creen son, en ocasiones, los que imposibilitan el cambio. ¿Cómo va a ser mejor nuestro protagonista si no lo dejan?

Better Call Saul T1E9 - Pimento

En la primera temporada de Better Call Saul, cuyo final está a la vuelta de la esquina, tuvimos personas atropelladas, quebraduras de piernas, asesinato de policías y golpizas varias. Sin embargo, el momento más doloroso se dio sobre el cierre del noveno episodio, cuando un hermano le mintió de manera descarada al otro en sus propias narices.

Cualquiera que todavía no se haya puesto al día pensaría que el mentiroso fue Jimmy McGill, el resbaloso, el tipo que siempre busca salir favorecido en cada situación. Pero no fue así.

Recordemos que Jimmy también es el tipo que cuidó durante un año y medio a su hermano por una dolencia ficticia, que sacrificó un importante salto laboral para que su amigovia no perdiera el empleo y que pese a dedicarse a un segmento vulnerable de la población, nunca se aprovechó en exceso de sus ancianos clientes.

Sí, busca salir favorecido en cada situación, ¿pero acaso no lo hacemos todos?

El villano del episodio (y, en forma retroactiva, de la temporada) fue Chuck McGill, el de la dolencia ficticia, el que obliga a los demás a adecuarse a sus hábitos del siglo XIX. El que tiene un hermano cuyo mayor sueño es su mayor pesadilla: trabajar juntos.

Antes de meternos en esa historia, le dedico un par de párrafos a la subtrama de Mike Wewawau (o algo así), quien empezó a aceptar "trabajitos" para ayudar económicamente a su nuera y su nieta. En esta oportunidad, debía ayudar a una de las partes en una venta de drogas.

Después de deshacerse de manera genial de dos colegas, tuvo que lidiar con un cliente neurótico, que en definitiva era una versión del planeta Bizarro de Walter White.

Este tipo le vendió unas pastillas a mi tocayo, Ignacio "Nacho" Varga y luego del momento tenso se cuestionó un futuro en ese negocio. "No soy un mal tipo". "Sos un criminal", le explicó Mike. Creo que este falso White no le pedirá a la esposa que diga su nombre, al menos por un tiempo.

Better Call Saul T1E9 - Pimento

Ahora sí, volvamos a la trama principal.

La demanda contra los administradores del hogar de ancianos venía bien encaminada. Existían sobradas pruebas de que se aprovechaban de ellos, convirtiéndolos ante los ojos de los espectadores en lo peor de lo peor. Del otro lado, los hermanos McGill, haciendo equipo y hasta aventurándose en el exterior.

Un caso tan grande no podía ser encarado por un grupo pequeño de personas, ya que eso favorece a los grandes bufetes, que juegan al desgaste del contrario, estirando los litigios hasta que la otra parte agote sus recursos. ¡La justicia, señoras y señores! Así que los McGill debieron recurrir a otros malos, pero mucho menos malos: HHM.

Recordemos que en medio de tantas decisiones difíciles, Chuck tomó un teléfono celular (su enemigo mortal) y realizó una llamada secreta en medio de la noche, disparando toda clase de alarmas de este lado del televisor.

Esas alarmas sonaron bien fuerte cuando en la reunión con HHM, les dijeron "aceptamos el caso, tomá estos pesitos, cuando termine te vas a llevar unos cuantos más, pero vos no podés poner un pie en esta empresa". De un plumazo borraban los sueños de Jimmy de trabajar en una firma seria y además, hombro con hombro junto a su hermano.

Merece un párrafo aparte la actuación del Rubio Malo de HHM, quien en su mirada combinada la dureza de siempre, el odio hacia McGill (chico) y la pena de estar cortándole las piernas por encargo. Su otra gran escena la tuvo junto a Kim, quien fue a pedir explicaciones. La rubia se ligó una meada pero cuando estaba por irse llegó un "Stop", seguido de una frase que se vio venir desde la subida de Coimbra: "Close the door".

Ahora todos sabían lo que ocurría menos nuestro protagonista.

Para cuando lo averiguó, tuvo la charla con su hermano que quedará entre lo más triste y doloroso. Le dio una última oportunidad a Chuck para decir la verdad, pero este soltó mentira tras mentira y Jimmy le hacía comentarios que lo obligaban a mentir aún más.

Hasta que llegó la hora de la confesión. Sí, como sospechábamos, Chuck fue quien lo dejó fuera del caso. Ése fue sólo el primero de unos cuantos puñales.

¿Se acuerdan de la conversación en el comedor de HHM, con el ruido de fotocopiadora tapando la negativa del rubio malo hacia Jimmy? Allí también estuvo la mano de Chuck.

Lo que vino después lo resumiría en algunas frases casi textuales del hermano mayor al hermano menor.

"No sos un abogado de verdad".

"Me rompí el culo para llegar hasta acá, ¿y vos tomás atajos y te creés que sos mi colega?".

"¿Hacés lo que yo hago porque sos gracioso y podés hacer reír a la gente? Yo dediqué mi vida a esto".

"Te conozco. Sé lo que eras, sé lo que sos. La gente no cambia".

"Sabés que sé que tengo razón. Sabés que tengo razón".

Con el corazón destrozado, Jimmy le recordó a Chuck las provisiones que tenía y le dijo que a partir de ese momento se las arreglaría solo.

Entre todas esas frases, Chuck McGill dijo: "la gente no cambia". Lo irónico es que quizás él sea el responsable de que su hermano fracasara en el intento por cambiar. Sí, con humor, con vericuetos legales, pero siempre intentando dejar atrás al estafador que vendía relojes falsos.

La gente no cambia si no la dejan.

Better Call Saul T1E9 - Pimento
Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3