Home Cine/TV Better Call Saul T2E8 - ''Fifi''

Better Call Saul T2E8 - ''Fifi''

Por el Cine/TV

Better Call Saul T2E8 - ''Fifi''Un episodio que nos zarandeó como comadrejas epilépticas y nos dejó dos grandes preguntas para el futuro: ¿qué pasa si cambiás de lugar dos números de un documento, y qué siniestro bricolaje prepararon el abuelo y su nietecita para regalarle al tío Ding Ding?

Better Call Saul T2E8 - ''Fifi''

No es la primera vez que comparamos a esta serie con una montaña rusa de las emociones, que en el mismo episodio puede llevarte hasta lo alto de las expectativas de los protagonistas, para dejarte caer en picada y luego llevarte por algunas volteretas que te dejan tan mareado que no sabés ni dónde estás.

Eso nos pasó esta semana con la historia de Kim y Jimmy, dos abogados que no pueden ser más diferentes en su proceder, pero que el destino unió como los idiotas del rocanrol y los embarcó en la aventura de independizarse juntos.

Uno de ellos se quedó sin empleo en el episodio anterior, después de herir las córneas de sus compañeros de bufete con los trajes colorinchudos que en el futuro lo caracterizarán. Restaba la huida de Kim, quien debía contarle de su nuevo camino al rubiesísimo de Howard.

En un universo de personajes tan tridimensionales como el de BB/BCS, no es de extrañarse que por momentos Howard siga siendo un enigma. En la primera temporada, por ejemplo, parecía ser un sorete cuando el verdadero Mago de Oz detrás de la cortina era Chuck, el hermano mayor de Jimmy.

Este año, sin embargo, cuando Kim quedó pegada debido a las andanzas de su noviete, la castigó severamente y ni siquiera la perdonó cuando trajo un pez gordo. Ahora, cuando se enteró de que la renuncia no era para integrarse a la competencia (como se rumoreaba), dejó entrever una pizca de envidia. Y nos contó que su padre no le dio muchas opciones a la hora de pertenecer o no al negocio familiar. ¿Puedo decir que le banco los trapos a Howard? Porque se los banco.

Claro que una cosa es ser empático y otra chuparse el dedo, así que ni bien terminó la reunión, comenzó a mover los hilos para que el pez gordo (Mesa Verde) se quedara quietito en donde estaba.

Kim contaba con Mesa Verde para poder alquilar una linda oficina y asentarse junto al más escurridizo de los McGill. El dolape y la morocha fueron las presas más codiciadas del episodio y tuvieron que escuchar los argumentos de ambas partes para tomar la difícil decisión.

Primero pareció que se habían decidido por Kim, quien les proponía el trato personalizado que HH&M no podía darles. La rubia no pudo contener el entusiasmo aunque el trato todavía no estaba firmado y Jimmy desbordaba en orgullo hacia la mujer que lo acompaña.

Better Call Saul T2E8 - ''Fifi''

Hasta que Howard, de manera más o menos voluntaria, despertó al arma secreta del bufete. La última letra. La M de Chuck McGill.

Desafiando todos los miedos asociados a la estúpida fobia al electromagnetismo, Chuck se reunión con el dolape y la morocha, convenciéndolos de que nadie entendía más de derecho para una empresa como la suya, que su bufete.

¿Habrá alguna forma de cambiar esta situación? Quizás, pero no será bonita... ni muy legal que digamos. Pero primero veamos en qué andan Jimmy y sus amigos cineastas.

En una hilarante escena, conocimos a "Fudge", un veterano de la guerra que quería ver de cerca un avión B-29 como el que piloteó hace décadas. En realidad se trataba de un cliente de Jimmy (detenido por masturbarse en público) que le debía un favor y se hizo pasar por tullido para lograr unos segundos a solas con aquella máquina.

¿Lo mejor de todo? La manía de Jimmy por filmar con un dolly, esta vez la silla de ruedas de Fudge.

Lo que ocurrió fue que la reunión de Chuck, que tanto bien le hizo a su firma, debilitó su salud. El hermanito fue hasta su casa a ayudarlo... pero no comió vidrio como otras veces, y se pasó horas en una casa de fotocopiados cambiando la dirección de Mesa Verde de varios documentos oficiales.

Better Call Saul T2E8 - ''Fifi''

Podemos hacernos una idea de hacia dónde va la cosa, pero lo cierto es que ese misterio no se resolverá hasta un futuro episodio. Y no fue el único misterio.

"Fifi" (nombre del episodio, haciendo honor al B-29) comenzó con una larguísima toma de un camión de helados entrando a Estados Unidos, salvando todos los controles aduaneros, para luego recoger una pistola del costado del camino. Y no era la primera vez que lo hacía.

El conductor del camión resultó estar en camándula con el tío Ding Ding y sus inescrupulosos esbirros, que ya estaban en la mira de Mike por el mal trago que le hicieron pasar hace algunos días.

Por eso el abuelo más peligroso del mundo los siguió hasta un depósito secreto y se quedó con la espina de lo que allí ocurre. Habrá que esperar al menos un capítulo más para descubrir la maniobra fraudulenta y para qué sirve la manguera llena de clavos que Mike preparó junto a su nietecita.

Bricolaje asesino para niños. Solamente aquí, en Better Call Saul.

Better Call Saul T2E8 - ''Fifi''

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3