Home Cine/TV Birdman

Birdman

Por el Cine/TV

BirdmanMichael Keaton hace de un actor que recuerda mucho a él, que interpreta a un personaje que recuerda mucho a él, en una historia sobre la identidad, el reconocimiento y sobre expresiones artísticas que están consideradas "mejores" que otras. Las conclusiones serán del espectador.

Birdman

Tenía muchas expectativas a la hora de ver Birdman o (La Inesperada Virtud de la Ignorancia). No solamente por tener una estatua del superhéroe que interpretó el personaje de Michael Keaton en su juventud, sino porque mucho se había hablado sobre la película. Sin haberse polarizado, había más de una lectura, así que tuve que ir y hacerme la mía. Como siempre, bah.

Lo primero a decir es que la película me gustó bastante. De las cuatro candidatas al Óscar a Mejor Película que vi (The Grand Budapest Hotel, The Imitation Game, The Theory of Everything), es la que viene picando en punta. Me fui del cine satisfecho con un filme que no sirve todo en bandeja, sino que exige tantito del espectador y coquetea con lo pretencioso, aunque se confunda lo pretencioso real con lo pretencioso ficticio.

Si fuera un perfume, diríamos que tiene notas de Charlie Kaufman.

Este juego de realidades enmarca la historia, que ocurre casi toda dentro de un teatro en el que Riggan Thomson (Keaton) se juega sus últimas cartas para volver a ser "alguien", esta vez adaptando, dirigiendo y protagonizando una historia de Raymond Carver.

Thomson fue un actor taquillero y famoso en todo el mundo por interpretar a un superhéroe en el cine, al igual que Keaton. Alejandro González Iñárritu se aprovecha de este hecho conocido para difuminar el límite entre Riggan y Michael, así como luego se difuminará el límite entre Riggan y el personaje que interpreta en la obra.

Cuadros dentro de cuadros dentro de cuadros, seguidos por una cámara que se manda su Arca Rusa (con trampitas, obvio) eliminando toda posibilidad de diálogos en clásico plano/contraplano y premiándonos con momentos mágicos, como la pasada de factura de Sam (Emma Stone) a su padre, quizás el punto más alto de todos.

Las actuaciones son decisivas para mantener la tensión durante las dos horas de película, que por (pocos) momentos parece que durara unos minutos más. La trama comienza con gran ritmo pero se repite en sucesivas puestas en escena de la obra De qué hablamos cuando hablamos de amor y trastabilla en una subtrama innecesaria entre Sam y Mike Shiner (Edward Norton). Por suerte ellos dos (Stone, Norton) son los que descollan en la película, que tiene a unos efectivos Zach Galifianakis y Naomi Watts.

Birdman

Al final todo vuelve a Keaton/Thomson/Mel, quien vive a la sombra de Birdman; escucha su voz (con un tono similar al Batman de Nolan pero menos chistoso) y todavía parece conservar sus superpoderes de levitación y telequinesis.

Dentro de su personaje está el conflicto entre la fama del cine y la gloria del teatro, y el propio Thomson cambia varias veces de bando. Iñárritu entiende la ironía de este enfrentamiento y da golpes en ambas direcciones, sea para demostrar lo fácil que es llamar nuestra atención con explosiones y otros efectos especiales, como para contarnos que el arte "elevado" muchas veces termina con la cabeza en las nubes.

No se salva el mundo de la crítica, el furor de las redes sociales ni los paparazzi. En todos los casos, el guion y la dirección nos dejan cintura suficiente como para sacar nuestras propias conclusiones, algunas más obvias que otras. No encontré, como leí por ahí, una "crítica feroz" al cine de superhéroes, aunque sí a los blockbusters genéricos (Transformers 1, 2, 3, 4, 5...).

Mencioné unos párrafos atrás que la película se hizo un poco larga por momentos, sobre todo en el segundo acto, cuando los toques de comedia se hicieron más escasos y se repitieron los conflictos entre el actor veterano que quiere olvidar su identidad con un golpe de suerte y el actor un poco más joven que quiere olvidar su identidad metiéndose en el personaje de turno. Esto no hace mella en el resultado final, de una película que se anima a cosas y eso siempre es bueno.

Se puede ver y se puede ver de nuevo.

Birdman

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3