Home Cine/TV Black Mirror, temporadas 1 a 3

Black Mirror, temporadas 1 a 3

Por el Cine/TV

Black Mirror, temporadas 1 a 3La llegada a Netflix de la tercera temporada de "Black Mirror" me llevó a disfrutar de los trece episodios, un poco para amortizar la mensualidad del servicio y otro poco para saber de qué estaban hablando los que cada tanto dicen "eso es muy Black Mirror".

Black Mirror, temporadas 1 a 3

Black Mirror, temporadas 1 a 3En esta era moderna, las recomendaciones se propagan como un meme o como una app de preguntas y respuestas que de la noche a la mañana se vuelve ineludible para entender de qué está hablando la gente.

Algo de eso, irónicamente, pasó con Black Mirror, antología creada en el Reino Unido que contó con dos series (como le dicen ellos a las temporadas) entre 2011 y 2013, más un especial navideño (como le dicen ellos a los capítulos sueltos emitidos a fin de año) en 2014.

Black Mirror se volvió referencia para muchos, metro patrón para otros tantos y una de esas series "que tenés que ver". No fue por hipsterismo ni por contrera, pero yo seguía sin verla.

La llegada de una tercera serie a Netflix en octubre de 2016 la dejó servida en bandeja (¿de entrada?) para que, de una vez por todas, experimentara de primera mano aquel manojo de historias oscuras acerca del rol que juega la tecnología en nuestra existencia "20 minutos en el futuro", parafraseando a la icónica Max Headroom, cuyo protagonista tiene un merecido cameo en uno de los episodios.

En menos de una semana vi los trece episodios, en el orden en que fueron emitidos, y siento que ahora puedo pertenecer a ese grupo de personas que, cuando se enteran de que un invento moderno le cagó la vida a alguien, afirman que es "muy Black Mirror".

De otras antologías se diferencia porque Charlie Brooker, su creador, está detrás de la casi totalidad de los guiones. Esto le da una identidad a la serie, más allá de que las historias sean bastante distintas entre sí, aunque no puede zafar de la lógica disparidad en términos de calidad.

Black Mirror, temporadas 1 a 3

Será que en tiempo transcurrido desde su emisión original el mundo ha avanzado unos 19 minutos hasta llegar peligrosamente cerca de algunas de las advertencias de Brooker y compañía, pero ningún capítulo me dejó con ganas de decirle a alguien más "tenés que verla".

Los que más me gustaron son aquellos en donde el guion proyecta hacia el futuro el uso de la tecnología (tanto hardware como software) en la vida cotidiana, con aparatos integrados a nuestra biología que disparan nuevos dilemas morales y éticos. Sin embargo, los dilemas nunca son tan sorprendentes como el aparato en sí, y por momentos resulta poco creíble que esa pieza no haya producido otros cambios, más notorios, en el mundo en el que se cuenta la historia.

Hay otros casos en donde se deja volar un poco más la imaginación y el diseño de producción hacia mundos más o menos artificiales, que recuerdan algunas visitas del Doctor (de Doctor Who) a lejanos planetas que nos seguían recordando a la Tierra.

Por último, están los episodios que podrían ocurrir perfectamente en nuestro 2016 (o en el 201X en el que hayan sido creados). No será casual que esos despierten un temor mayor en el espectador, ante la posibilidad real de que el enjambre (guiño) silencioso y anónimo del ciberespacio nos quiera arruinar la existencia.

Black Mirror, temporadas 1 a 3

En casi todos los episodios encontraremos buenas actuaciones y algún giro como para mantener nuestra atención, por más de que aquí y allá se podrían recortar minutos para llegar más rápido a la moraleja final. Y es que, incluso en el episodio más nihilista de la serie (que tiene como protagonista a un jovencito que recorre la ciudad siguiendo órdenes de su teléfono), hay una bajada de línea acorde a programas televisivos identificados con temáticas menos oscuras y posmodernas, como el mencionado Doctor Who.

Al final, conviene enfrentarse a esta serie con la expectativa de ver una versión modernizada, en más de un aspecto, de aquellas Historias Asombrosas que creara Steven Spielberg en los años '80 y que hace poco quisieran revivir con la ayuda de Bryan Fuller (Hannibal). Un proyecto que, no se ofendan, me tiene bastante más entusiasmado.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3