Home Cine/TV Bojack Horseman, segunda temporada

Bojack Horseman, segunda temporada

Por el Cine/TV

Bojack Horseman, segunda temporadaEn la segunda temporada, queda claro que "Bojack Horseman" es más que una serie animada con animales, más que el relato de un actor de cuarta que vive de una vieja fama; es la historia de alguien que sufre porque no sabe lo que quiere. Y lo sabe.

Bojack Horseman, segunda temporada

Algunas series parecen hechas para ser "bingeadas", devoradas en pocas sesiones, viendo un episodio a continuación del otro y disfrutando referencias, chistes de repetición y tramas que se van construyendo gota a gota.

Las creaciones originales de Netflix son el ejemplo perfecto, no solamente porque están pensadas para ese público "devorador", sino porque al terminar un capítulo alcanza con quedarse quieto y no hacer nada, para que comience el siguiente.

Bojack Horseman es un caso muy particular. La creación de Raphael Bob-Waksberg puede verse en forma episódica, aunque su fortaleza está al tomar cada temporada como una unidad. Sin embargo, ver más de dos entregas de corrido puede ser doloroso para el alma. Y estamos hablando de una comedia animada.

Técnicamente sería una "dramedia", o "comedrama", o como quieran llamarlo aquellos obsesionados con ponerle nombre a las cosas. Lo importante es que la serie tiene momentos reideros, en grandes cantidades, pero detrás de todo está la historia de un tipo que siente un vacío muy grande en el pecho y ni siquiera puede explicar lo que está sintiendo.

La trama es densa y los golpes bajos están bien dados, lo que complica ver tres episodios de corrido salvo que uno sea fanático de la serie y esté en un gran momento emocional. Yo sólo cumplía una de estas dos condiciones.

Bojack Horseman, segunda temporada

El protagonista sigue siendo Bojack, un caballo actor que pegó una sitcom popular en los años '90 y desde entonces vive gracias a su status de "actor de una sitcom popular en los años '90". Will Arnett es el encargado de prestar su voz y dos temporadas después ya no hay forma de disociarlos, en un rol destinado a quedar en el podio de sus actuaciones más destacadas, junto con G.O.B. Bluth II (Arrested Development) y Batman (The Lego Movie).

Arnett le da al personaje la mezcla correcta de decadencia, desasosiego y desesperanza, que hacen a la serie tan graciosa y por momentos tan dolorosa. Es, junto al creador de la serie, responsable de uno de los personajes más humanos de la ficción televisiva. Y claro que soy consciente de la grandísima ironía.

La acción transcurre en Hollywoo (no explicaré el cambio de nombre para aquellos que no hayan visto la primera temporada). Allí, como en el resto del mundo, los humanos conviven con animales antropomorfos de las especies más variadas. Esto permite una serie de gags visuales o de juegos de palabras, que da una pincelada más al colorido resultado final.

Bojack Horseman, segunda temporada

Si esta segunda tanda de episodios es mejor que la anterior, posiblemente se explique porque cada episodio, una vez superado el piloto, parece mejor que el anterior. Desde entonces los personajes se volvieron más tridimensionales a raíz de las relaciones entre ellos y con el gran elenco que entra y sale de la historia.

A no confundirse: esta no es una serie de elenco sino de protagonista, y salvo Diane (Alison Brie), ningún otro bicho o ser humano logra la complejidad del señor Horseman. Incluso Todd (Aaron Paul) puede llegar a cansar con su rutina del eterno slacker, aunque este año protagonice los momentos más disparatados.

La temporada comienza con un Bojack entusiasmado ante lo que podría ser un regreso a la notoriedad, gracias a un papel que siempre soñó. En el camino al éxito deberá superar las dificultades de la picadora de carne de Hollywoo, los errores del pasado y muy especialmente la autodestrucción del presente. Lenta, sutil, pero autodestrucción al fin.

Mientras tanto, la relación entre Mr. Peanutbutter (Paul F. Tompkins) y Diane deberá superar los cambios laborales de ambos, Princess Carolyn (Amy Sedaris) intentará desatascar su vida y Todd... seguirá siendo Todd. También habrá tiempo para un merecido golpe en la quijada de Bill Cosby (y los de su calaña), la cienciología, la industria alimenticia y hasta el fenómeno de la asfixia autoerótica. Entre los nuevos personajes se destacan Lisa Kudrow como Wanda y Alan Arkin en la piel de un conocido escritor.

Bojack Horseman, segunda temporada

De fondo, detrás de cada carcajada, está el análisis crudo de lo que Bojack siente, y sobre todo de lo que no siente. La serie no se distrae con análisis clínicos, pero en cada uno de los personajes principales hay trastornos comunes y muy reconocibles de nuestra sociedad actual. Esos momentos, cuando baja la música, se detienen los gags y en una conversación surgen preguntas del tipo "¿Cuándo fue la última vez que fuiste feliz?", salen del monitor o de la tele y retumban en el espectador.

Cualquier serie que me sacuda y que además haga otro montón de cosas conmigo, va derechito al altar de series cuya existencia agradezco, promuevo y reverencio. Tanto así me gusta Bojack Horseman.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3