Home Cine/TV Bojack Horseman, primera temporada

Bojack Horseman, primera temporada

Por el Cine/TV

Bojack Horseman, primera temporadaTuvo su comedia televisiva hace un par de décadas y desde entonces se convirtió en otro actor de Hollywood venido a menos. La excusa de una autobiografía y la joven elegida para escribirla darán a este caballo otra vuelta por la pista de la vida. Qué poético.

Bojack Horseman, primera temporada

El estreno de una serie animada en Netflix sería suficiente para llamar mi atención. Que cuente la historia de un actor venido a menos interpretado por Will Arnett despertó aún más mi interés. Y que este actor sea un caballo que protagonizó una sitcom hace veinte años, lo convirtió en ineludible.

A primera vista, Bojack Horseman parece una más dentro de las creaciones de Adult Swim o Comedy Central, con un estilo de animación simple aunque efectivo, temáticas adultas y mundos extraños con sus propias reglas. Si en Ugly Americans los humanos convivían con toda clase de seres mitológicos, aquí lo hacen con animales antropomórficos, con total naturalidad.

El animal que lleva adelante la serie ha caído en desgracia. Bojack fue la estrella de Horsin' Around, pero los tiempos cambiaron y desde entonces no consiguió un solo éxito. Continúa viviendo en Hollywood y mantiene un estilo de vida envidiable, pero detrás de las fiestas y la compañía ocasional se esconde un tipo resentido y egocéntrico. Bueno, se esconde poco, pero la gente ve lo que quiere ver, incluso Bojack.

La serie está planteada en episodios de media hora, pero el creador Raphael Bob-Waksberg concibió una gran historia que se cuenta a través de sus doce episodios. No es casualidad que esto recompense a aquellos usuarios de Netflix que se dan "atracones" con los títulos que ofrece. En mi caso la vi en el transcurso de tres días y eso permite estar más atento a guiños y referencias que se siembran por el camino.

De hecho, el verdadero disfrute de la serie comienza cuando uno empieza a conocer a Bojack, a su representante, al vago que vive con él, a su enemigo de todas las horas y a la joven encargada de escribir su autobiografía (los famosos no tienen tiempo para andar escribiendo).

Bojack Horseman, primera temporada

Una vez que Todd (Aaron Paul) deja de ser un simple aprovechador para convertirse en un perdedor con una segunda oportunidad, o cuando entendemos la muy humana relación entre Diane (Alison Brie) y el perro Mr. Peanutbutter (Paul F. Tompkins), el producto se eleva y realmente captura nuestra atención. La segunda mitad de la temporada es una gran disección y el animal elegido es el equino del título.

Arnett y Paul logran despegarse de aquellos personajes que los llevaron a la fama (Gob y Jesse) pese a que al comienzo parezcan semejantes. El caballo comienza con los mismos niveles de autocrítica que George Oscar Bluth II, es decir "cero", y recibirá golpe tras golpe de la vida hasta lograr algunas pequeñas victorias.

El humor es adulto y en ocasiones coquetea con la incorrección, pero no se trata de un ejercicio de ver "hasta dónde podemos ir", sino que aprovecha el hecho de ser un producto destinado al público adulto. Y abundan los chistes con el hecho de que los animales sean parte de la población.

Se ha reflexionado mucho sobre el mundillo hollywoodense y aquellos que son masticados y escupidos por la maquinaria audiovisual. Quizás desde ese punto de vista Bojack Horseman no innove, pero como la historia de un pobre tipo obligado a repasar su vida con la excusa de un libro, se vuelve un buen entretenimiento. Si tienen Netflix, agréguenlo a la Lista y denle una oportunidad.

Si os gusta, ya está anunciada una segunda temporada.

Bojack Horseman, primera temporada

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3