Home Cine/TV Camino a Los Vengadores

Camino a Los Vengadores

Por el Cine/TV
Camino a Los Vengadores

El próximo viernes 27 de abril se estrena por estos lares "Los Vengadores", y con ella, Marvel Studios dará cierre a un ciclo de películas que se encargaron de preparar el terreno para este gran evento que pondrá en pantalla a todos los personajes que han sido presentados en los últimos 4 años. Este fue el camino...

Camino a Los Vengadores

Uno de los rasgos distintivos del cómic de superhéroes es la existencia de los mega-eventos. Sagas en las que aquellos personajes que mes a mes seguimos en sus propias series, se reúnen con la excusa de salvar al mundo de la amenaza de turno.

Estos eventos son un tipo de ficción única y prácticamente sin equivalentes en otros medios. Desde una perspectiva honesta y un tanto idealizada, se trata de una manera de dar un sentido de unidad a los personajes y a su universo. Desde una mirada más cercana al negocio, es la oportunidad para obligar al lector a rascar sus bolsillos y comprar más títulos de los que viene siguiendo.

Camino a Los VengadoresEsta serie de películas, que arrancó allá por el 2008 con la primera entrega de "Iron Man" y que tiene su antecedente más inmediato en "Captain America: The First Avenger" estrenada el año pasado, promovió una manera novedosa de consumir el cine de superhéroes. “Novedosa” al menos para el público no familiarizado con las historias impresas de estos personajes. Si se lo analiza en términos comiqueriles, en cierta medida, lo que hizo Marvel Studios consistió en trasladar a la pantalla grande la forma con la que se consume el cómic de superhéroes. En otras palabras, el mega-evento llevado a las salas. Siempre con las lógicas limitaciones que surgen producto de las diferencias de formatos.

Uno de los problemas de las macro-sagas es la tendencia a la pérdida de la identidad de cada uno de las partes individuales que las conforman. Lo que importa es el plato principal, el resto, no son más que elementos accesorios que simplemente colaboran a un plan mayor y que no tienen un peso propio. Por supuesto que hay excepciones, y los creadores más habilidosos encontrarán la forma de contar historias interesantes aún respetando el plan editorial.

No es extraño entonces que en este esquema de Marvel Studios, "Iron Man 2" sea una de las películas más flojas, en tanto se trató de una película demasiado pendiente de "Los Vengadores" y no así de continuar lo planteado en su primera parte.

Sin embargo, es innegable que desde el momento en que Marvel tomó el control total sobre las adaptaciones de estos personajes, se ha notado una marcada preocupación por lograr una fidelidad tal que respete el legado de más de 50 años de historias impresas. Algo que no puede decirse de todo el resto de los personajes Marvel que por el momento están en manos ajenas.

Camino a Los VengadoresEn el año 2008, cuando "Los Vengadores" apenas eran un comentario de pasillo, Jon Favreau, actor y director de películas como "Elf" y "Zathura", se encargó de la dirección de Iron Man, película que por ser la primera, pero fundamentalmente por su calidad, marcó un precedente muy fuerte para las que vendrían a continuación.

"Iron Man" significó la vuelta a los primeros planos de Robert Downey Jr., quien un año antes había comenzado su regreso triunfal con la excelente "Zodiac" de David Fincher. Sin embargo, la repercusión mediática de "Iron Man" lo devolvió al estrellato, luego de varios años de una carrera errante producto de su conflictiva vida personal.

Es lógico entonces que, eclipsado por el magnetismo de la figura de Downey Jr., uno pueda llegar a injustamente olvidarse de los atributos que tiene una película como "Iron Man". Entre ellos, está la mano de Jon Favreau, quien maneja a la perfección los tiempos narrativos, alternando perfectas dosis de humor y acción. "Iron Man" es además una película con un guión inteligente que funciona a distintos niveles, y que por detrás de la historia de gestación del héroe, aprovecha para realizar un par de comentarios sobre la carrera armamentista y sus consecuencias.

Como corolario, tenemos a un Downey Jr. que, aprovechando todos esos rasgos en común que comparte con Tony Stark, se apropia de la película y la toma como un canal para hacer la broma final acerca de esa caricatura en la que llegó a convertirse y que los medios tanto gustaron de explotar. Bien dicen que no hay nada mejor que reírse de sí mismo.

Luego de dos horas de película y una secuencia de títulos más tarde, "Iron Man" no sólo era una de las mejores películas de superhéroes alguna vez filmada, sino que además, Samuel L. Jackson, en su papel de Nick Fury, confirmaba los rumores: lo que habíamos presenciado había sido el primer tramo de un camino que años más tarde terminaría en "Los Vengadores".

Camino a Los VengadoresApenas un par de meses más tarde, el gigante verde favorito del universo Marvel tendría su oportunidad. The Incredible Hulk significó la vuelta de Bruce Banner y su Mr. Hyde, 5 años después de aquel fallido intento de Ang Lee (película a la que de todas maneras habría que reconocerle un par de aciertos interesantes) aún cuando los derechos no habían pasado a manos de la Casa de las Ideas.

Dirigida por el francés Louis Leterrier ("El Transportador" 1 y 2, "Furia de Titanes"), en la previa, la película estuvo rodeada de una serie de conflictos a nivel creativo y de producción, con un Edward Norton que intentó meter mano en el guión y en el corte final, tanto como le fue posible.

Ante tantas idas y vueltas, el resultado era fácil de prever. "The Incredible Hulk" fue una película floja, que si bien en términos generales no contaba con los altibajos de la versión de Lee, no tenía la ambición de aquella y carecía de los toques distintivos (como los muy bien logrados momentos en que la bestia enfurecida se tomaba su tiempo para la reflexión y la introspección) que el cineasta taiwanés había incluido.

Esta vez, el espectador ya estaba avisado. Quienes se habían retirado de la sala al finalizar "Iron Man", ahora permanecerían en sus asientos esperando una nueva aparición de Jackson. Esta vez no sería Nick Fury, sino el propio Tony Stark, quien en una charla con el General Ross le contaba a éste acerca del proyecto de reunir a un grupo de seres superpoderosos.

El siguiente paso, aunque un tanto rengo, había sido dado.

Camino a Los VengadoresEl tremendo éxito de taquilla que significó "Iron Man", apuró los tiempos para su continuación, Iron Man 2. Es así que en el 2010 no tendríamos una película protagonizada por un nuevo personaje de "Los Vengadores", sino que sería momento del retorno de Robert Downey Jr.  y su Iron Man. La película, perfectamente podría haber sido titulada “Tony Stark Recargado”, haciendo alusión al encare que Downey Jr. le imprimió a su papel.

Si en la primera entrega teníamos a un Tony Stark mujeriego, playboy e intransigente, en este caso todas esas cualidades estaban elevadas a la segunda potencia. Y gracias a la interpretación de Downey Jr., todo funciona a la perfección.

Lamentablemente, "Iron Man 2" adolece de aquello que mencionaba algunos párrafos más arriba. Se trata de una película demasiado pendiente de trazar un puente hacia Los Vengadores, y en ese sentido, la historia que se quiere contar se ve afectada, transmitiendo una sensación de que estamos más ante una película de transición que ante una nueva entrega de Iron Man.

Estos defectos no quitan que estemos ante una película muy disfrutable, con mucho vértigo, y que incorpora a Scarlett Johansson en el papel de Black Widow.

Como yapa, en la escena posterior a los títulos finales, la aparición de un martillo en el desierto de Nuevo México dejaba en claro cuál sería la próxima parada. Había llegado el momento de viajar a Asgard.

Camino a Los VengadoresCuando se conoció que Kenneth Branagh sería el encargado de llevar a la pantalla a Thor, se produjeron reacciones encontradas. El de Branagh no es un nombre asociado al de las mega producciones de Hollywood, sino con el de proyectos de menor escala y con un perfil notoriamente distinto. Paradójicamente, quizás esa fuese la razón que motivó su inclusión en el proyecto. Las intrincadas relaciones de familia, así como la complejidad de las relaciones padre-hijo, han sido una constante en el personaje creado por Stan Lee y Jack Kirby. Planteado de esa manera, la elección de Branagh ya no resulta tan descabellada, si se tiene en cuenta su experiencia en las adaptaciones cinematográficas de varias de las obras de Shakespeare.

"Thor" resultó una muy grata sorpresa, en la que se presentaba a un Asgard esplendoroso y en su total magnitud, dejándole en claro al espectador no informado (y por qué no, en el camino, acostumbrando su ojo a este tipo de ficciones) que esto de "Los Vengadores" venía en serio.

Una interesante y agradable galería de personajes secundarios, y un Chris Hemsworth que da el perfil exacto para encarnar al dios del trueno, convirtieron a "Thor" en un nuevo éxito de taquilla. Uno de los aciertos principales de Branagh fue evitar la caída en una innecesaria solemnidad, siempre tentadora en lo que refiere a los tópicos que rodean a la historia de Thor.

En el debe, queda el nivel dispar de las escenas de acción, algunas de ellas excelentemente logradas, y otras no tanto, lo que lleva a pensar que la falta de experiencia de Branagh en este tipo de proyectos (experiencia que le sobra en otros campos) puede haberle jugado una mala pasada. En todo caso, esto no disminuye el disfrute de una película casi redondita.

Un dato no menor es la presencia de Loki, hermano de Thor y futuro villano (al menos uno de ellos) en "Los Vengadores", sólidamente interpretado por Tom Hiddleston.

Estrenada Thor, quedaba pendiente una parada más. La última, pero no por eso la menos importante. Se trataba de un hombre fuera de tiempo. El primer vengador, el Capitán América.

Camino a Los VengadoresAsí como a priori, la elección de Branagh para la dirección de "Thor" resultaba un tanto extraña, la de Joe Johnston para Captain America: The First Avenger no podía haber sido más adecuada.  En 1991, Johnston llevó al cine la adaptación de "Rocketeer" (1991), una de las mejores y más subvaloradas películas basadas en un personaje de historieta. La excelentemente lograda ambientación de época, con una acción que se desarrolla en plena Segunda Guerra Mundial, el espíritu pulp que se respira en cada uno de los fotogramas, así como una historia de amor muy bien llevada (como verán, muchos puntos en contacto con Capitán América) le daban a Johnston el crédito necesario para realizar la adaptación del primer vengador.

La duda no radicaba entonces en Johnston, sino en el actor Chris Evans, quien se tendría que poner en la piel de Steve Rogers, el alfeñique de 50 kilos que se convertiría en el Súper Soldado. El de Evans, fue otro gran acierto en la elección de actores, algo que afortunadamente es una constante en cada una de las producciones de Marvel Studios.

Si "Captain America: The First Avenger" no es la mejor película de Marvel Studios al día de hoy, eso se debe a la existencia de "Iron Man", y al gran Robert Downey Jr.

Y así, llegamos a la última parada, la que el próximo 27 de abril reunirá de la mano de Joss Whedon a todos estos personajes. Ya no en el papel (como estamos acostumbrados desde hace más de medio siglo a esta parte) sino en la pantalla grande, cuando sea hora de que los invasores sepan que el planeta tiene a sus defensores.

Hay equipo.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3