Home Cine/TV Da Vinci's Demons T1E7

Da Vinci's Demons T1E7

Por el Cine/TV

Da Vinci's Demons T1E7Redondo, como el agujero que hizo Leonardo Da Vinci en el fondo de la bañera del papa (que esta semana no mostró el arrollado de venas). Así fue el capítulo de esta semana de Da Vinci's Demons, con acción, emoción y eso que a veces falta en las series misteriosas: respuestas.

Da Vinci's Demons T1E7

Da Vinci's Demons, serie creada por David S. Goyer (guionista de las películas de Batman y Superman), carreteó durante un buen tiempo. Visualmente daba gusto verla, pero su protagonista terminaba por cansar al espectador (ése soy yo) y las historias se repetían.

Siete capítulos después, tocó su punto más alto. En una horita de televisión se resolvieron unas cuantas subtramas, se revelaron varios traidores y se construyó sobre un elenco que ya está consolidado.

La mayor parte de la acción ocurrió en el Vaticano, a donde Leonardo llegó en busca de una llave que le permitirá llegar a un misterioso libro, supuestamente escondido en Sudamérica. Este es el GRAN misterio de la serie y el único que se arrastra un poquito, pero al menos el resto se mueve a buen ritmo.

Claro que entrar a la ciudad más protegida de Roma (y enemiga de Florencia) no fue sencillo. Leo tuvo que fabricar el primer traje de buzo de la historia y confiar en que sus dos patiños le bombearan aire durante todo el trayecto.

Todo esto llegó al clímax en el momento en el que nuestro protagonista emerge desde la tina vacía del papa, quien se encuentra frente a él, sorprendido por lo que parece casi una imagen demoníaca. Gracias a una ballesta de recarga automática (nunca salga de casa sin ella), ambos terminaron en los Archivos Secretos del Vaticano.

Da Vinci's Demons T1E7

Recordando quién es el creador de esta serie, está claro que lo que vimos en ese archivo no es otra cosa que un fragmento de kriptonita (ver foto al final), por más que el papa no lo especificara. Al lado había un cráneo de dragón (Tiranosaurio), la espada de Excálibur y hasta la Lanza del Destino, esa que en la antigua continuidad de DC había impedido que la Sociedad de la Justicia peleara en la Segunda Guerra Mundial.

Da Vinci estuvo bastante tentado en aceptar un puesto como capanga de los archivos, pero el papa le aclaró que adquieren todos esos conocimientos para mantenerlos en secreto, y el "artista" es de los que gusta compartir ese tipo de hallazgos con el mundo. Así que quedó para otra vez. Consiguió la llave, eso sí. La tenía Riario-Tort colgando del cuello, como todos sabíamos.

Mientras todo esto ocurría, los Medici siguieron demostrando que al menos la mitad de la serie es de ellos. En las últimas semanas fue Giuliano el que evolucionó como personaje y acá se llevó las palmas y un cuchillito en el vientre. Como detrás de todo esto hay un guionista de cómics de superhéroes, tengo mucha fe en que el grandote se recupere.

La semana que viene termina la primera temporada y me ocurre algo extraño: tengo muchas ganas de saber lo que pasa.

Da Vinci's Demons T1E7

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3