Home Cine/TV Dos reseñas de Man of Steel

Dos reseñas de Man of Steel

Por el Cine/TV

Dos reseñas de Man of SteelEstuvimos en la función especial de "Man of Steel", película que marca el regreso de Superman a las salas de cine. El entusiasmo fue tal que les brindamos no una, sino DOS reseñas al respecto. Quédense tranquilos que las mismas van sin spoilers.

Dos reseñas de Man of SteelHijo de Chuck Norris:

Voy a empezar a hablar de Man of Steel comparándola con Batman Begins. Ninguna de las dos me pareció "perfecta", pero ambas fueron (para mí) las mejores películas de sus protagonistas hasta ese momento. Luego vendría The Dark Knight para quedar en lo más alto del podio del hombre murciélago, así como espero que las secuelas de Superman superen a ésta. Pero me estoy adelantando.

Mi primera conclusión de la película, viendo las escenas que se desarrollan en Kriptón, fue "qué buena podría haber sido Green Lantern". Zack Snyder se maneja con comodidad en las ambientaciones cósmicas y es casi como si Russell Crowe tuviera su propia película, pateando traseros y surcando el espacio.

De hecho, la película tiene un tono cercano a la ciencia ficción o la ópera espacial. Se cargan las tintas al hecho que Clark Kent es el primer ser extraterrestre conocido en la Tierra, algo que en otras versiones es tomado con más naturalidad.

Por suerte para nosotros, Clark fue criado por una pareja de buenas personas, aunque Jonathan tema demasiado por el futuro de su hijo (como casi todo buen padre) y sea el responsable de que tardara en darse a conocer.

Esta no es la única decisión "original" de la película, que nos muestra al héroe que todos conocemos, pero al volver a contarnos su origen (una vez más y van...) opta por un camino diferente, que sorprende al espectador en todo momento, reinterpretando la relación con Lois Lane y hasta con el planeta Kriptón.

La trama por momentos hace un firulete más, introduciendo máquinas y agujeros negros, pero aprecio que se tomen riesgos. Tienen la suerte de contar con un elenco de grandes actores, incluyendo ambas familias de Kal-El, la señorita Lane y el maravilloso Michael Shannon como el general Zod. Por último, Henry Cavill es Kal-El es Clark Kent es Superman. Y punto.

Superman atravesará los clásicos obstáculos relacionados con el descubrimiento de sus poderes y hasta se enfrentará a difíciles decisiones. Lo único que extrañé del personaje es su sonrisa, aunque entiendo que en este punto de su historia le falte la confianza como para hacerlo más a menudo. Me lo anoto para la secuela.

Lejos de ser un fanático de la violencia, estaba deseando que el héroe se agarrara a los roscazos de una vez por todas. De esto el filme tiene de sobra, peleando palmo a palmo con la gran escena final de los Avengers.

Acción, grandes actuaciones, una trama que sorprende y el potencial para seguir contando grandes historias... Por todo esto, salí muy contento de ver Man of Steel.

Dos reseñas de Man of Steel


Dos reseñas de Man of SteelEl Penitente:

"Dedicado a Christopher Reeve, quien nos hizo creer que un hombre podía volar", es el reconocimiento que Mark Waid y Alex Ross le daban en la primera página de Kingdom Come al tipo que, hace 35 años, grabó en la retina de los espectadores la que sería durante décadas la imagen definitiva del Hombre de Acero. Más allá del agradecimiento eterno a Reeve, el problema está en que pasaron casi cuatro décadas desde aquella primera Superman de Richard Donner, y desde entonces, nadie pareció encontrarle la vuelta al primer superhéroe de todos en su paso por la pantalla grande.

Siete años después de la olvidable Superman Returns de Bryan Singer, la ruleta giró de nuevo y la bola le cayó a Zack Snyder, un director que ha alternado buenas películas como Dawn of the Dead con otras que rozan el espanto como Sucker Punch. Claro, ahora no estaba solo, sino que venía acompañado por Christopher Nolan desde la producción y David S. Goyer en el guión. Pavada de sidekicks.

En Man of Steel, Snyder vuelve sobre el origen del héroe. De hecho, todo el primer tramo de la película gira sobre ese eje, con un montaje que intercala momentos del presente con otros del pasado.

A no confundir "origen" solamente con Smallville (gracias, con diez temporadas de aquel bodrio ya nos alcanzó). Mientras que en Thor, Kenneth Branagh no tenía miedo en mostrarnos Asgard en todo su esplendor, acá Snyder no se queda atrás y hace lo propio con Kryptón, con unos primeros minutos que no dan respiro. Aparece por ahí Jor-El, el padre kriptoniano interpretado por Russell Crowe (de antemano todos sabemos que muere, pero se las ingenieron para que aparezca durante gran parte de las más de dos horas de metraje), y se introduce a Zod, una vez más el villano de turno, a cargo de un Michael Shannon que se roba la película.

Si a Brandon Routh le quedaba grande el traje de Superman, a Henry Cavill la camiseta no le pesa, demostrando que tiene la chapa para jugar este tipo de partidos. El resto del reparto, principalmente Amy Adams y su Lois Lane, salva con muy buena nota.

Snyder desde siempre se ha caracterizado por su impactante tratamiento visual, y acá no es la excepción, en tanto los 50 minutos finales son demoledores, con todo lo ultra cinético que uno podría suponer que tendría que ser un Superman en la pantalla grande. Hasta incluso, ciertos vicios molestos del director, como lo es el uso excesivo de la cámara lenta, son erradicados de pleno. Imaginen las batallas de 300 o Sucker Punch (a una escala inmensamente mayor), pero apretando el fastforward en el momento indicado.

Todo lo cómodo que se lo nota a Snyder en esos pasajes, contrasta con cierta resolución apresurada de determinados momentos cruciales y de gran peso dramático. Uno de ellos es el detonante principal de la génesis del héroe, y el otro lo podemos encontrar cerca del final, en donde opta por un giro arriesgado en uno de los rasgos esenciales del personaje. Dos escenas centrales a la historia y que, como tales, quizás hubiesen requerido de parte del director y su guionista afinar un poco el lápiz.

A los clásicos hay que respetarlos, y el Superman de Reeve lo es. Sin embargo, a los clásicos, a veces también hace falta enterrarlos. Man of Steel está un poco lejos de ser una película redonda pero, por primera vez desde aquel lejano 1978, uno se retira de la sala con la sensación de haber presenciado el primer gran paso hacia la reinvención del Hombre de Acero en la pantalla grande. Y eso, no es moco de pavo.

Dos reseñas de Man of Steel

poll¿Y vos qué puntaje le pondrías a Man of Steel?           _/5 Calificación actual: 3.85   -   Ver resultados...
ATENCIÓN: Para poder participar de esta encuesta debes identificarte como multiversero primero.
Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3