Home Cine/TV Dumb and Dumber To

Dumb and Dumber To

Por el Cine/TV

Dumb and Dumber ToLloyd Christmas y Harry Dunne están de regreso después de veinte años. Sus personalidades no han cambiado, ni sus latiguillos... ni la trama en la que se ven involucrados. Hay gags renovados, pero la espera fue tan larga que el rubro "originalidad" merecía un mejor puntaje.

Dumb and Dumber To

Dumb and Dumber ToCon el paso de los años, Dumb and Dumber (1994) se convirtió en una obra de culto para los fanáticos de las comedias, aunque a diferencia de otros exponentes de esa extraña categoría llamada "de culto", tuvo una buena recaudación en el paso por el cine.

Quizás las críticas sí mejoraron, ya que en su momento fue vapuleada por quienes consideraron infantil y tonto el humor de la cinta, ignorando el minúsculo hecho de que era exactamente lo que Peter y Bobby Farrelly querían hacer.

Pasaron veinte años y películas como There's Something About Mary, Me, Myself & Irene o The Three Stooges, hasta que los hermanos reunieron a Jeff Daniels y Jim Carrey buscando que el rayo cayera por segunda vez en el mismo lugar (algo que puede suceder, tanto en la naturaleza como en el cine).

Como sucede cada vez que una franquicia amada regresa después de una ausencia prolongada, demasiadas miradas estarían escudriñando el nuevo producto. Y el mismo, pese a no ser un desperdicio de celuloide, seguramente huela a fracaso a aquellos que esperen otro "hito" del humor estúpido.

Uno de los pecados de los Farrelly es repetir la fórmula, como si con eso alcanzara. No solamente por reutilizar latiguillos que pasaron a dominio público, sino porque la trama recorre el mismo camino (aunque por rutas diferentes) que su antecesora.

De nuevo estamos frente a una "road movie" con los tontuelos llevando un McGuffin hasta el lugar en donde se encuentra una muchacha de la que Lloyd Christmas está perdidamente enamorado, mientras él y Harry Dunne se enfrentan, sin saberlo, a las maquinaciones criminales de miembros cercanos a la familia de la joven.

Si se perdonaba un poco a The Hangover es porque el éxito obligó (en Hollywood seguir ordeñando a la vaca es una obligación) a estrenar secuelas con dos años de diferencia. Aquí pasaron 20 y sus creadores podrían haber arriesgado un poco más. ¿Qué tal si hubieran creado nuevas catchphrases para repetir durante las próximas décadas?

En lo que refiere al humor propiamente dicho, hay bastantes situaciones reideras como para que valga la pena ver la película. El enemigo en este caso puede que sea la propia filmografía de los Farrelly, ya que ellos se encargaron de correr los límites de lo "aceptable" en una pantalla de cine y ya han jugado con todos los fluidos corporales posibles.

Que los protagonistas tengan veinte años más y sigan cachondos le sube un gradito en el escalofriantómetro, aunque dentro de la historia sea lógico que estos dos pazguatos no hayan aprendido nada de nada en todo este tiempo.

Harry y Lloyd funcionan a la perfección con los elementos que se van cruzando en su camino. Caen en las mismas trampas por inocentes y se las arreglan para volver a engañar a otros con sus limitados recursos. Los culpables de que no estemos ante un nuevo clásico son quienes decidieron que trampas y engaños se parecieran demasiado a los anteriores. Con todo el tiempo que tuvieron para planearlo.

Comentario al margen: no voy a ponerle puntaje a la película, pero si fuera X, cabe la posibilidad de que la próxima vez que la vea me parezca X+1, ya que parte del disfrute de la misma fue obstaculizado por un espectador situado exactamente atrás mío, que reía y acotaba (en voz alta) de una forma tal, que una próxima entrega podría llamarse Dumb and Dumber and Dumberer from Life Cinema Punta Carretas. Cosas que pasan.

Dumb and Dumber To

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3