Home Cine/TV Electric Boogaloo

Electric Boogaloo

Por el Cine/TV

Electric BoogalooSi existen películas como "El Vengador Anónimo 5" o "Superman 4" es gracias al esfuerzo de dos primos israelíes que revolucionaron el Hollywood de los años '80. Un documental lo cuenta de manera entretenida, aunque sus entrevistados parezcan comediantes de cuarta.

Electric Boogaloo

Electric BoogalooEntre 1979 y 1989, una compañía cinematográfica pareció trabajar exclusivamente para llenar ciclos televisivos como Cine Espectacular, Cine para Adultos o Cine Ninja. Seguramente la conozcan, aunque no tanto como la conocerán después de ver este documental estrenado en 2014.

Electric Boogaloo: The Wild, Untold Story of Cannon Films cuenta la historia de dos primos israelíes, Menahem Golan y Yoram Globus, quienes luego de "triunfar" en su país, fueron a "triunfar" a los Estados Unidos con su forma tan particular de hacer cine.

¿Cuál era esa forma? Sacar películas como churros, vender los derechos al exterior mostrando solamente un póster (como cuando Julius Schwartz encargaba cómics de DC después de que estaba pronta la portada), pagar poco a los empleados y prácticamente no rechazar guiones, por malos que fueran.

El cine Clase B siempre tuvo sus estrellas y ellos fueron las estrellas del cine Clase B de los '80, por lo que a los treintañeros como uno les tocará en la fibra más íntima seguirlos de cerca durante poco más de una hora y media.

Mediante entrevistas con productores, actores y guionistas, seguiremos de cerca a los primos, quienes tomaron a Hollywood por asalto con (hay que decirlo) una ventaja con respecto a otros popes de la industria: ellos amaban hacer películas.

Electric Boogaloo

Tanto amaban ese acto, que el entusiasmo parecía distraerlos del hecho de que el producto final no era el mejor. Eso no impedía que los filmes se vendieran y gracias a ellos la maquinaria seguía andando, los churros seguían saliendo y en la actualidad contamos con un catálogo enorme de cine malo/bueno para entretenernos.

Allí encontraremos películas sobre el Breakdance (incluyendo la secuela que da nombre al documental), intentos por subirse al carro de Indiana Jones, dramas cachondos y mucha, mucha película de acción. Si hay quienes dicen que son los responsables de haber popularizado la palabra "ninja" en los States.

De la mano de sus dos principales estrellas, Charles Bronson y (me paro para nombrarlo) Chuck Norris, fueron escalando y ampliando su negocio, hasta que se hizo demasiado grande para poder sostenerlo.

El documental no es perfecto. Si bien el contenido es impecable y la narración es muy ordenada y atrapante, la forma hizo que por momentos tuviera ganas de dejar de verlo. Llegar hasta el final es el legado de que Golan y Globus son un objeto de estudio interesantísimo.

Electric Boogaloo

Hablemos de la forma. ¿Recuerdan esos Top 100 del canal E!, en donde una docena de comediantes de cuarta va comentando cada uno de los ítems elegidos? Las entrevistas (que son las que sostienen la narración) están encaradas de la misma manera.

Tengo una fobia a los listillos y los cínicos, y el director Mark Hartley parece haberles pedido a casi todos sus entrevistados que fueran lo más listillos y cínicos posibles. El problema no es que se burlen de los primos, el problema es que a la vigésima vez que un entrevistado imita el acento judío, agota al espectador.

Claro que las películas de Cannon Films eran malas. Eso queda establecido en los primeros minut-- segundos del filme. Una hora y media riendo de las películas, más cuando las risas vienen de tipos que chuparon de esa teta por años, suena bastante hipócrita. El legado positivo (o divertido) de la productora parece limitarse solamente a la existencia del documental.

Por eso las declaraciones de Franco Zeffirelli, diciendo que con ellos hizo la mejor película de su vida, llegan como una bocanada de aire fresco entre tanta mala onda.

Tuve la suerte de que me prestaran el DVD, en una época en la que cuesta ver películas sin ponerse un parche en el ojo. Lo recomiendo, aunque por momentos sea agotador el concurso de "quién es el entrevistado más graciosillo" y haya en medio de la película un efecto de disco rayado que dan ganas de cortarse las venas.

2014 y seguían usando el efecto de disco rayado.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3