Home Cine/TV Game of Thrones T3E8 - ''Second Sons''

Game of Thrones T3E8 - ''Second Sons''

Por el Cine/TV

Game of Thrones T3E8 - ''Second Sons''"Se casó el petiso/ le llegó su día/ se casó el petiso/ gritaban todos con alegría", cantaba Ricky Maravilla en la secuela de su canción más famosa. Aquí tendremos una boda no tan alegre, una hechicera chupasangre y a la madre de los dragones en todo su esplendor.

Game of Thrones T3E8 - ''Second Sons''

Montevideo Comics logró lo que intentaron (pero no pudieron) tres dragones, siete reinos y 8.000 eunucos con nombres raros: atrasar la salida de la reseña de Juego de Tronos. En mi defensa, desde Multiverseros le sacamos el jugo al evento y espero que eso se vea reflejado en nuestra cobertura del mismo.

Volviendo a Westeros y la tierra de enfrente, las manos mágicas de David Benioff y D.B. Weiss vuelven a dejarnos una tajada de la adaptación de las novelas de George R.R. Martin (las R.R. son de "¡REDACTÁ RÁPIDO!").

El episodio de esta semana se titula "Second Sons", en honor al grupo de mercenarios del que se ocupa una gran parte de la narrativa. Recordemos que Daenerys quiere arrasar con la ciudad de Yunkai porque ella está en contra de la esclavitud, pero los locales contrataron a estos pibes.

Los Hijos están liderados por tres tipos: Mero (el que tiene cara de director técnico argentino), Prendahl (el cachondo) y Daario (el pintún). Aquellos puristas de los libros seguramente estén sacando espuma por la boca, por haber transformado a los Second Sons y los Stormcrows en una sola compañía, pero la idea es simplificar y el resultado es satisfactorio.

Satisfactoria también es la actuación de Emilia Clarke como Dany, uno de los personajes que se come el capítulo. Por momentos me recordó, y perdonen si esto les baja la libido, a Andrea del Boca. La escena en la que se enfrenta a los tres capos mercenarios es una demostración del poder de las miradas y la de Clarke es de campeonato. "A ése matalo primero", dice al final y uno tiene que pararse a aplaudir.

No es la única que transmite mucho con pocas palabras. Cabe recordar la escena con la que abre el capítulo, que tiene a Arya a punto de reventarle la cabeza al Hound (¿le alcanzará con un golpe?) para luego desistir y terminar juntos sobre un caballo, ella pequeñísima y abrazando a aquella mole de músculos y piel quemada.

Allá por Dragonstone se da una interesante charla entre Davos y Stannis. Son dos de mis personajes favoritos en los libros, aunque en la serie el primero aparezca poco y el segundo sea demasiado pelele. A Stannis parece quedarle un restito de amor propio y libera al único que se anima a decirle lo que piensa, para impedir que Melisandre haga morcillas con el hijo bastardo de su hermano (desde esta página no se condena el uso de sanguijuelas en el dormitorio, siempre y cuando sea entre dos adultos y con consentimiento).

Game of Thrones T3E8 - ''Second Sons''

Ahora sí, hay que referirse al preferido del público, al que vuelve a tener un capitulón en sus (pequeñas) manos. Me refiero por supuesto a Tyrion, quien pasó de ser un confiado asesor del rey (el año pasado) a un traicionado, herido pero sobre todo humillado enano de la Corte. Quien, a pesar de verse casado con una muchacha de probada hermosura, se niega a yacer con ella porque "es una nena" (Francella dixit).

Tyrion parece tener un pequeño acercamiento con Sansa (que no valora lo que tiene enfrente porque sólo ve a un enano), cuando antes de la boda le sugiere que se tome un trago para poder soportar lo que vendrá después. Comparten una sonrisa, que se borrará más tarde cuando tengan que pararse frente a todos los popes de la capital y el soretito de Joffrey haga que su propio tío caiga en ridículo.

La escena suprema de la semana llega unos minutos más tarde, cuando en medio de la fiesta de boda, el enano se cansa de la maldad de su sobrino y clava un cuchillo en la mesa, prometiendo cortarle el pene al titular del reino. El aire podía cortarse con ese mismo utensilio (agrego también el momento en el que Sansa le sugiere que podría no querer acostarse con él jamás... duro golpe para el Corto Lannister).

Otra que tiene su momento de gloria es Cersei, a quien la trama había abandonado, casi tanto como su padre, que la quiere obligar a casarse con Lastras, perdón, Loras. En una conversación con Margaery, la futura reina sugiere que pronto serán hermanas, lo que empuja a Cersei a regalarle un discurso cargado de mala leche, mientras la otra solamente sonríe a los que pasan junto a ellas, terminando con la amenaza de matarla si vuelve a llamarla así. Esa es la reina madre que todos odiamos amar, o amamos odiar. Nunca me acuerdo cómo es.

Quedaron otras imágenes destacadas: la de Shae chequeando las sábanas y comprobando que el matrimonio no fue consumado; la de Daario volviendo a ofrecerle sus servicios a Daenerys; la propia Daenerys saliendo de la tina, por supuesto; y Sam haciendo papilla a un mostro de la nieve.

Podemos (y solemos hacerlo en el foro) seguir conversando del tema. De mi parte solamente agrego que vi otro gran episodio de la serie, que sigue tomando decisiones casi perfectas en cuanto a la adaptación original... y que si la embocan más o menos bien en los próximos dos episodios, vamos a tener un final de temporada que Mamma Mia (ABBA dixit).

Game of Thrones T3E8 - ''Second Sons''

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3