Home Cine/TV Game of Thrones T4E2 - ''The Lion and the Rose''

Game of Thrones T4E2 - ''The Lion and the Rose''

Por el Cine/TV

Game of Thrones T4E2 - ''The Lion and the Rose''Están cordialmente invitados a la boda de Joffrey Baratheon (en adelante "el soretito") y Margaery Tyrell (en adelante "la escotuda"). Habrá un banquete, el famoso espectáculo de los enanos peleadores y alguna que otra sorpresita antes de que termine el episodio. RSVP.

Game of Thrones T4E2 - ''The Lion and the Rose''

La novia saludará en el atrio.

No nos adelantemos. Pasaron muchas cosas en esta segunda entrega de la cuarta temporada de Juego de Tronos. El postre fue lo más sabroso, pero antes tuvimos a algunos comensales que hasta ahora habían brillado por su ausencia.

Para empezar, nos encontramos con un contrincante de fuste al título de "ser humano más despreciable de todo Westeros". Ramsay Snow, el hijo bastardo del maldito bastardo de Roose Bolton. No contento con haber adelgazado a Theon Greyjoy en base a un estricto tratamiento de mutilaciones y Espectro Patch, anda cazando señoritas por el bosque. A papi no le hace mucha gracia.

Fue un párrafo presentado por Reek, la afeitada perfecta.

Otros que se extrañaban eran Stannis Baratheon y su entourage, que incluye a mis personajes favoritos de toda la saga (Stannis y Davor Suker, por supuesto). La "Guerra Santa" de Melissandre sigue cobrando sus víctimas y hay que reconocer que esta semana mis dos adorados no hicieron mucha cosa. Robó cámara la reina Pirouette y su hija, Harvey Dentina.

Por último, volvimos a la persona que más quiere que George R.R. Martin escriba como el viento y termine los libros: Isaac Hempstead-Wright, el botija que hace de Bran Stark y que con 15 años sigue pegando el estirón. Si la serie se estira mucho más, cuando Hodor se lo cuelgue en la espalda va a arrastrar las piernitas. En fin, él y los verdecitos siguen buscando al cuervo de tres ojos y bla.

Ahora sí, volvamos a Desembarco del Rey porque allí estuvo concentrada la acción. A diferencia de hombres de pelo en pecho que patean para adelante sus compromisos matrimoniales, el soretito no quiso esperar para desposar a la escotuda y organizó un banquete digno de la irreductible aldea gala en el último cuadrito de cada historia.

El que andaba más nervioso antes del casorio era Tyrion, ya que llegó a oídos de su familia el amorío con Shae, la morocha de pasado negociable. Así que llamó a su compañero de presente negociable (Bronn) y le pidió que la mandara en un barco muy lejos de ahí. Para convencerla tuvo que hacer eso de las películas que puteás a la otra persona para alejarla de vos porque querés salvarla. Debe tener un nombre en Tv Tropes, pero si entro a fijarme no me acuesto ni a las cinco de la mañana.

Game of Thrones T4E2 - ''The Lion and the Rose''

Otros diálogos antes y durante la fiesta quedarán para el recuerdo, como la discusión entre Jaime y Loras ("no te vas a casar con mi hermana", "vos tampoco"), los bardos de Cersei a Brienne (por pastelera) y a Pycelle (por viejo verde), y la frase de la veterana a Sansa ("matar a un hombre en una boda es horrible... ¿qué clase de monstruo haría algo así?").

Lo que resta del episodio fue un festival de "recordemos a la gente lo sorete que es el soretito". Ojo que no fue como eso de las películas que la pareja se declara su amor y ya sabés que es la última vez que se ven los dos con vida (¡basta Tv Tropes, no voy a entrar!). Fue, ni más ni menos, otra sucesión de maldades de Joffrey.

Primero destrozó a espadazos el libro que su tío Tyrion le regaló para la boda. Aunque se puede justificar, ese libro debe ser como las jugueras, que regalan quince por casamiento.

Después le regaló a los presentes un espectáculo acerca de la Guerra de los Cinco Reyes, con cinco enanos montados en caballos o humanos (incluyendo un rubio muy parecido a Loras) que recordaron a aquel partido de fútbol sobre hielo de los Grosos y los Trozos en ShowMatch.

La pobre Margaery a cada cagada de su flamante marido gritaba "¡ahí vienen los sanguchitos!" o "¡ahí vienen las pildoritas!" con cara de vergüenza.

El duelo de enanos, teledirigido para humillar a su tío, terminó con el soretito pidiéndole que se sumara a la actuación, y después pidiéndole que le sirviera el vino. Hasta que se arrodillara. "Es increíble que ese rubio se siga saliendo con la suya", habrá pensado alguien desde la comodidad de su hogar.

Cof, cof... Lo cierto es que Joffrey, cof, cof cof... Joffrey comenzó a sentirse mal y cof, cof, coooof... coffff... Perdón, se me trancó un hilito de bondiola en la campanilla. Joffrey murió como consecuencia de algún veneno y no hay quien convenza a Cersei de que fue alguien más que Tyrion. Que tenía means, motive and opportunity, como dicen los yanquis.

"¡Traigan al enano!", gritó la madre del soretito muerto antes de que terminara el episodio. La que le espera.

Game of Thrones T4E2 - ''The Lion and the Rose''

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3