Home Cine/TV Game of Thrones T4E4 - ''Oathkeeper''

Game of Thrones T4E4 - ''Oathkeeper''

Por el Cine/TV

Game of Thrones T4E4 - ''Oathkeeper''La vida continúa en el mundo de Juego de Tronos, al menos para aquellos que no fueron envenenados, apuñalados o decapitados. Esta semana tendremos detalles acerca del complot para cometer regicidio, Dany liberará otra ciudad (y van...) y conoceremos a los parodistas del hielo.

Game of Thrones T4E4 - ''Oathkeeper''

Hubo aspectos positivos y negativos sobre el hecho de que la muerte del rey Joffrey ocurriera en el segundo episodio de esta temporada. El más importante, claro está, fue que ese soretito se murió. Cualquier segundo extra que tuviera de vida hubiera sido una pérdida para cada hombre, mujer y animal de Westeros.

También estuvo bueno que sorprendiera a aquellos que no habían leído los libros, pero se estaban acostumbrando a esperar al penúltimo episodio de cada tanda para que rodara (o se asfixiara) alguna cabeza. Igual, no insistan con los videos de las reacciones a la Boda Púrpura. Nunca se va a comparar con la Roja.

El problema es seguir adelante después de semejante golpe narrativo, como es la muerte de un rey. Está bien, Roberto palmó hace unos años, pero apenas si llegamos a conocerlo. A su "hijo" lo sufrimos desde entonces y nos alegramos de verlo rogar por aire.

En el tercer episodio se exploraron las consecuencias inmediatas de esa muerte. Esta semana, mientras tanto, entendemos que "la función debe continuar", que "a rey muerto, rey puesto" y un montón de frases de morondanga más. Así que volvemos a las pequeñas escenas de aquí y allá, que pueden dejar gusto a poco. Para esos casos, nada mejor que la sal de ajo.

No ayudó que comenzaran con Dany La Muerte (de los Esclavistas), personaje al que suelen dejar para el cierre de cada episodio, cuando uno ya está cebado luego de cincuenta minutos de sangre y le sirve cualquier cosa, aunque sea una rubia hablando en medo a los persas, o en pedo a los mersas (Los Walker's, 1983).

Uno puede imaginar el terror que habrá invadido a los vecinos de Carrasco al ver cómo este capítulo recreaba su peor pesadilla: una legión de sirvientes que se organiza para derrocar y dar su merecido a aquellos que los sometieron durante años. Para el resto de los televidentes, fue "otra de esas escenas".

Volvamos al lado del mar en donde suceden cosas interesantes, especialmente si sos de la familia del finado. Jaime y Tyrion se encontraron en la celda de este último y se rebautizaron "The Kingslayer Brothers", logrando el punto más alto de la semana. El pequeñín negó estar relacionado con el crimen y hay que creerle, sobre todo porque dos de los responsables admitieron el hecho minutos más tarde.

El primero fue Littlefinger, y voy a citar a mi colega multiversero El Penitente. "¿Para cuándo 'Better Call Littlefinger'?". Este personaje viene apareciendo en cuentagotas, pero esta semana ya nos recordó que además de su coqueto vello facial tiene una personalidad oscura. Pobre Sansa, que no gana para disgustos. Al menos a bordo de un barco no pueden llegarle noticias de más parientes muertos.

Littlefinger nos contó que no confiaba en Joffrey y que consiguió nuevos amigos. ¡Ah, y me olvidaba! Admitió haber puesto un venenillo en el collar de la sufrida pelirroja. Luego, después de que Olenna Tyrell nos contara que en sus tiempos era una Vengadora en la cama, le dijo a su nieta que jamás iba a permitir que se casara con un monstruo, y le tocó el collarcito. Eso en mi barrio es una confesión.

Game of Thrones T4E4 - ''Oathkeeper''

Margaery siguió los consejos de su nana y se convirtió en una Casio de metal (fría y calculadora). La escotuda visitó a Tommen, su nuevo prometido, quien acarició al gato antes de la charla y luego de la misma acogotó al ganso.

La última escena en Desembarco del Rey fue con Jaime despachando a su compinche Brienne, con regalos incluidos (una espada, una armadura y un Pod). Le deseamos lo mejor.

Allende el Muro, Jon Snow conoce al padre de Charlie y la Fábrica de Chocolate, que en realidad anda por ahí buscando a los hijos de Ned Stark. Con tal de sacarse al pibe nieve de encima, sus jefes le permiten llevarse a un pequeño grupo (incluyendo al papá de Charlie) al norte, para limpiar a los traidores que se quedaron en casa de Craster.

Estos traidores son tan jodidos que hacen que las chicas de Craster deseen tener de regreso a su pareja-padre-abuelo-bisabuelo. Tanta maldad adentro de esa casa llamará la atención de Bran y los suyos (¡Hodor!), y para el final del episodio serán sus prisioneros. Se viene una linda Guerra Fría.

Para los segundos finales tendremos a uno de Los Walker's (justamente) llevándose a otro hijo varón de Craster hasta una especie de altar. Por un momento pensé que estaba viendo Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal, pero no. Graciadió.

Por fin, antes incluso que en los libros, descubrimos el negocio secreto de los Walker's: conquistar el mundo mediante la venta de lentes de contacto azules. Peores planes han funcionado.

Game of Thrones T4E4 - ''Oathkeeper''

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3