Home Cine/TV Game of Thrones T4E9 - ''The Watchers on the Wall''

Game of Thrones T4E9 - ''The Watchers on the Wall''

Por el Cine/TV

Game of Thrones T4E9 - ''The Watchers on the Wall''Finalmente, sucedió lo que la clase media del continente de Westeros tanto temía. Una horda de salvajes del norte de Avenida Italia (el Muro) decidió atacarlo en gran número. Mucha gente salió temprano de sus trabajos y los comercios del Centro cerraron sus puertas por miedo a los saqueos.

Game of Thrones T4E9 - ''The Watchers on the Wall''

En el continente de Westeros corre el año 2002, aproximadamente. Los últimos tiempos han sido de crisis, el gobierno carece de dinero y los pobladores de los siete reinos tienen dificultades para llegar a fin de mes con un peso en el bolsillo. Y vivos, claro.

Un día llegó un cuervo con una cartita en la pata. ¿Se acuerdan cuando jodían con los cuervos en la primera temporada? Capaz que con el frío se achucharon, o capaz que inventaron el telégrafo, porque no aparecen mucho. Pero ese día, sí. El mensaje sólo decía: "SE VIENEN LAS HORDAS DEL CERRO".

En Game of Thrones las cosas son más moviditas que en la vida real. Aquella vez que se venían las hordas del Cerro en el mundo real, no vinieron nada. A mí me sirvió para que me llevaran en auto desde el laburo hasta casa, en la otra punta de Montevideo. Sin embargo, en el Centro hubo menos vidrios rotos que después de un empate de Peñarol en la primera fecha de algún campeonato.

Mance Rayder no es Jorge Zabalza. Este Rey-más-allá-del-muro no se conforma con hacer un par de llamadas intimidatorias (o cuervos, lo que sea), sino que va y te junta 100.000 tipos al norte de esa Avenida Italia de hielo llamada el Muro. Este domingo, en el penúltimo capítulo de la temporada, sus hordas intentaron cruzar la línea que separa el norte helado del sur burgués y costero.

Game of Thrones T4E9 - ''The Watchers on the Wall''

Antes de eso, tuvimos un par de diálogos bastante adolescentes. El primero lo protagonizaron Jon y Sam. Jon hizo las veces de aquel compañero del liceo que fue el primero en debutar y Sam hizo las veces del resto de la clase. "¿Y qué se siente? ¿Y cómo fue?", en fin, todas esas preguntas que yo me hice incluso después de haber abandonado facultad. Pero no estamos acá para hablar de mí.

Del lado de los salvajes la cosa no era mucho más civilizada, ya que antes de invadir el Muro desde el sur, Tormund contaba a los suyos cómo una vez se acostó con un oso. Prefiero no construir una metáfora para que no se enojen las osas, lo cierto es que Ygritte le paró el carro, porque ese es un personaje que se enfrenta a tipos mucho más grandes y no afloja. Recuérdenlo para cuando llegue su irónico final.

La última escena antes del comienzo de la invasión de la periferia tuvo como protagonistas a Sam y al Maestre Aemon, quien parece una mezcla del Maestro Tabárez y Jeff Daniels. Su anécdota importa poco, la mención era solamente para jugar a los parecidos.

En fin. ¡Hordas!

Game of Thrones T4E9 - ''The Watchers on the Wall''

Desde el norte de Avenida Italia, Mancebalza enciende un bosque entero para dar por comenzada la invasión. Allá llegan un montón de salvajes con sandalias importadas y viseras apuntando un poco más arriba de lo que deberían apuntar. Nota al margen: ahora algunos usan los gorros como si les flotaran arriba de la cabeza. ¿Cómo hacen los días de viento? Es una pregunta para otro momento, lo sé.

Más allá del despliegue técnico, la carga de acción y los momentos emotivos, en mis tarjetas el principal logro del episodio fue posicionar a Ser Alliser Thorne como un líder competente de la Guardia de la Noche, tanto que se atrevió a hablar de sus propios errores. En un combate a dos frentes (la vereda Norte de Avenida Italia y la vereda Sur de Avenida Italia) tuvo que tomar varias decisiones e incluso desenfundar su espada y darse de frente con los malosos.

Arriba del Muro tuvimos la defensa "a distancia": arqueros con flechas de fuego, barriles explosivos, piedras y una mega guadaña que hizo que todo valiera la pena. Queremos más mega guadaña.

Abajo, en el Castillo Negro, tuvimos la defensa "cuerpo a cuerpo": algunos arqueros pero mucha lucha a espadazos contra los salvajes, especialmente los caníbales (en nuestro mundo viven al sur del Muro).

Hubo gigantes montados en mamuts, el flechazo de uno de ellos poniendo en órbita a un pobre Hermano de la Guardia, Slynt cagado hasta las patas y más de una arenga digna de ser recordada, aunque sin acercarse a niveles superlativos al estilo 300 o similar.

Game of Thrones T4E9 - ''The Watchers on the Wall''

Todo empezó a definirse cuando Jon decidió bajar. Ya sabíamos de capítulos anteriores que Jon es de los que baja y (justamente) terminó encontrándose con Ygritte, después de martillar a un caníbal en la frente. La pelirroja muere, pero no ante los encantos de Snow sino ante la flecha del botija ascensorista. Qué ironía (lo veníamos diciendo).

Cargar de tanta importancia a la defensa del Muro es un arma de doble filo. El episodio mantuvo un ritmo frenético y la victoria en la Batalla del Castillo Negro fue muy importante, pero hacia el norte solamente se detuvo a la primera oleada de periféricos y a un jodido gigante. El propio Jon Snow es consciente de que de arriba no se ganó nada y que los salvajes sólo se dispersarán si Mancebalza es removido de la ecuación.

Así que pide que le abran la muralla.

-¡Tun, tun!
-¿Quién es?
-Una rosa y un clavel.
-No, en serio, boludo. ¿Quién es?
-Jon Snow.
-¡Abre la muralla!
-¡Tun, tun!
-¿Quién es?
-El sable de Jon Snow.
-Cierra la muralla.

Y por eso la espada de Jon Snow se quedó con Sam.

Game of Thrones T4E9 - ''The Watchers on the Wall''

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3