Home Cine/TV Gotham T1E17 - "Red Hood"

Gotham T1E17 - "Red Hood"

Por el Cine/TV

Gotham T1E17 - Red Hood¿Qué lleva a alguien a robar un banco? La necesidad económica, por ejemplo. ¿Qué lleva a alguien a robar un banco con una capucha roja en la cabeza? La necesidad de destacarse en una ciudad como Gotham. La era de los freaks apenas está comenzando...

Gotham T1E17 - Red Hood

Aquellos que hemos leído algunos cómics de Batman antes de que se estrenara esta serie conocemos la historia de la Banda de la Capucha Roja. Historia que está en los cómics y que (no me canso de repetir) se encuentra en constante transformación, hacia adelante y de forma retroactiva.

La aparición más famosa de esta banda está en The Killing Joke, que también tiene una de apariciones más famosas del Joker. Unos malosos elegían a un tipo diferente para cada golpe, le ponían la mencionada capucha (o campana de plástico semitransparente) y lo hacían pasar por el líder. Si algo salía mal, el que pagaba los platos rotos era el recién llegado.

Lo que tuvimos en este episodio fue mucho más que el origen de esta banda; presenciamos el origen de los freaks, esos tipos que pululan en Gotham City y que, a la hora de robar un banco o una galería de arte, lo hacen escudados en trajes coloridos, armas alusivas y juegos de palabras.

Todo comenzó de manera bastante fortuita. En un momento muy Gotham (qué bueno que ya podamos decirlo), una gavilla estaba a punto de asaltar un banco, por motivos que luego quedarían más claros. Mientras se colocaban gorros y otros elementos oscuros que ocultaban sus rostros, uno de ellos sacó una capucha roja, claramente hecha a mano, y con ella entró a la casa bancaria.

El detalle de color no sólo llamó la atención de las víctimas sino que "copó" a su usuario, quien tomó las riendas del delito y se creyó casi invencible, luego de que un policía sin lentes (lo hacían verse más viejo) fallara unos cuantos disparos contra él. Había descubierto el poder de la capucha y si la ciudad tuviera voz, se hubiera escuchado un resignado "la que me espera".

A la escena del crimen llegaron (my name is... ah, no) James Gordon y Harvey Bullock, quienes compartieron un poco más de minutos en pantalla y alcanzó para consolidar la buena química entre los personajes. Bullock quiso detalles sobre la vida sexual de Jim y más tarde se tomó una bebida de la heladera en la que acababan de encontrar un cadáver. Típico de Harvey.

Como de costumbre, la policía anduvo un paso detrás de la banda, cuya cantidad de integrantes fue disminuyendo con los minutos. La capucha no solamente daba poder sino que creaba adicción, y quien la quería no tenía problemas en deshacerse de sus (ex) cómplices a fuerza de balazos, para convertirse en el nuevo cabecilla de la banda.

Durante la investigación hubo tiempo para un jocoso testigo ocular, un Chinaski veterano que quería volver en patrullero para impresionar a su ex novia. Al cierre, todo se resolvió en un sangriento tiroteo, con el cliché de la capucha siendo encontrada por alguien más.

Mientras eso ocurría, el Pingüino estaba en problemas. No sólo no se enteró de que el stand up ya fue, sino que su boliche se quedó sin alcohol. Y es muy difícil ver a un comediante si no estás completamente borracho. Lo digo yo que supe ser el comediante y era muy difícil de ver.

La falta de stock se debe a que de su lado de la ciudad el chupi está en manos de Don Maroni y últimamente las cosas no andan bien entre ellos. Por suerte está Butch, ex mano derecha de Fish Mooney, quien armó un plan para que el cabarulo volviera a contar con el líquido elemento. ¿Fish Mooney, dije? No me quiero adelantar.

Gotham T1E17 - Red Hood

A la puerta de la Mansión Wayne llegó un viejo amigo de Alfred: Reginald "Reggie" Payne, ex integrante de las mismas fuerzas militares que el actual mayordomo. Reggie quedó en la lona debido al alcohol (recuerden este dato) y acudió al único conocido que tenía cerca.

El vago se queda unos días allí gracias a la hospitalidad del señorito Wayne y como forma de pago le enseñó brevemente a utilizar diferentes elementos para la pelea, a aprovechar sus ventajas y las desventajas del oponente, en fin, a ser un poco más Batman. Por si quedara alguna duda en el mundo de que ese niño VA a ser Batman.

Alcanzó con ver la forma como se le plantó al pobre de Alfred, que está aprendiendo a ser padre y que reconoció que es mejor persona gracias a Bruce. Lluvia de corazones para él.

Por la noche hubo intercambio de anécdotas y Bruce le ofreció a Reggie una botella de buen vino. Claro, él no tenía por qué saber que terminó durmiendo abajo de un puente luego de haber perdido su casa debido al consumo problemático de alcohol. Por suerte Alfred rechazó la botella y trajo agua para todos... ¿No fue así? Debo haberme distraído un segundo. ¿Le sirvió vino a su amigo? Al menos Bruce se rió con alguno de los cuentitos del borracho.

A altas horas de esa noche, Alfred sintió ruido en la habitación más famosa de la mansión y allí encontró a Reggie choreándose cosas. Le ofreció plata, pero lo único que obtuvo a cambio fue una puñalada en el torso. Fue el segundo grito más fuerte que pegué en el episodio. Tranquilos que ya se viene el primero.

Un gran momento de la noche, que me tomó por sorpresa, fue la revelación de que el amigo de Alfred en realidad trabaja para el directorio de las Industrias Wayne, el mismo que la otra vez se tomó una linda meada del señorito Bruce.

Reggie estuvo recabando datos acerca de la investigación de Bruce por el mal manejo de la compañía y de paso sacó de la película a Alfred por un tiempito, esperando que los villanos de cuello blanco se encarguen del niño de una vez por todas... si es que no tiene una epifanía y termina salvándole la vida en el anca de un piojo. Anoten.

Ya se viene Fish Mooney, pero antes debo mencionar a Barbara, sólo por ese momento en que le explicaba a Selina Kyle que las apariencias podían utilizarse para beneficio propio, y la joven le dijo: "¿y a vos de qué te sirvió?". Atento Kelso...

Gotham T1E17 - Red Hood

Ahora sí, Fish Mooney. En el episodio anterior, la "Reina de los Abajitos" (los que están encerrados allá abajo) fue llevada ante el pope de los captores. O su segundo al mando, ya que el doctor Dulmacher justo había salido.

La pescada se quiso hacer la mala pero los cosechadores de partes humanas le explicaron que, o le sacaban esos hermosos ojitos, o limpiaban a todos. "Hay una tercera opción", dijo Fish, quien TOMÓ UNA CUCHARA Y SE ARRANCÓ EL OJO IZQUIERDO PARA DESPUÉS REVENTARLO DE UN PISOTÓN. AGH. QUÉ ASCO, QUÉ ASCO, QUÉ ASCO.

Gracias por tanto, Gotham. Perdón por tan poco.

Gotham T1E17 - Red Hood

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3