Home Cine/TV Gotham T1E20 - "Under the Knife"

Gotham T1E20 - "Under the Knife"

Por el Cine/TV

Gotham T1E20 - Under the KnifeMás increíble que la operación que acomodó el rostro del Ogro, más increíble que la inocencia de la mamá de Oswald Cobblepot y más increíble que las esculturas de sandía de Eddie Nygma, es el hecho de que Barbara Kean no haya resultado tan Poochie esta semana.

Gotham T1E20 - Under the Knife

El parate le hizo un poco de daño a Gotham. A diferencia de series policiales o forenses que garantizan una hora (contando tandas) de entretenimiento sin importar cuánto haya pasado desde la última vez que la viste, aquí hay una apuesta más arriesgada, que requiere un acostumbramiento del paladar a los momentos más oscuros y a los más ridículos. Una vez que el espectador vibra en la misma frecuencia, el resultado es armónico.

Esta semana lo lograron, con varios puntos altos, empezando por la ausencia de Fish Mooney, sumergida en una subtrama igual de descabellada pero desconectada del resto y muy poco "gótica", lo que bajaba el ritmo de la narración.

Los protagonistas se van acomodando para la estocada final de sus arcos, más largos o más cortos, y la acción (como siempre) gira en primera instancia alrededor de Jim Gordon, el tipo que llegó para limpiar el Departamento de Policía de la ciudad.

Sólo en Gotham un asesino en serie puede mantenerse en secreto durante casi diez años con sólo amenazar a los investigadores. Uno imagina la sarta de corruptos y holgazanes encajonando cualquier caso que pusiera en peligro su salud y su comodidad. Pero el Ogro no contaba con la tenacidad de Gordon ni el apoyo de la doctora Leslie Thompkins, quien logró arrancarle un "te amo" a fuerza de saberla en la mira de un asesino serial.

Gotham T1E20 - Under the Knife

El Ogro precisaba un F5 en su vida; por una foto de prensa se creía que Jim seguía de novio con Barbara "Poochie" Kean y como su modus operandi es limpiar a los seres queridos del policía que ande tras sus huellas, se la levantó en un piringundín y terminó en el apartamento de ella. Por suerte Selina no estaba.

La rubia se salvó de asco revelando que ya no era "señora de tal" y mostrando un lado interior bastante oscuro. Fue ahí, con Barbara sin importarle si de verdad el tipo que tenía enfrente era un asesino despiadado, en donde (¡interjección de asombro!) vi por primera vez en meses algunas pistas para su redención. Como Laurel Lance cuando quedó en lo más hondo de la espiral de abuso de sustancias.

No, no creo que la única forma que tiene una persona que me cae mal de empezar a caerme bien sea la autodestrucción. Pero se ve que a los guionistas ese tropo les sale bastante bien. Juro que no sufrí su presencia durante los numerosos minutos que tuvo.

Gotham T1E20 - Under the Knife

Jim anduvo recabando pruebas y esquivando los momentos en los que el Ogro le tiraba el auto encima, hasta desenterrar una "gothamesca" historia de un niño deforme hijo del mayordomo, que vivía con una millonaria que le hacía creer que era su hijo, hasta que le reveló que era una broma, él la mató y mantuvo el cuerpo intacto durante años.

Ah, y el mayordomo era Niles, el de La Niñera.

Ahora que me saqué la canción de la cabeza, prosigamos. El Ogro, mucho más pintún desde la cirugía plástica, fue a levantarse a Barbara al Baile de Caridad de las Industrias Wayne, en donde también estaba (por supuesto) el señorito Bruce y su cita, la señorita Selina.

Bruce anda atrás de los secretos de uno de los directivos de la compañía, el mismo que anda contratando gente para limpiarlo a él y a Alfred. Ya está mejor, gracias por preguntar. Así que invitó a su amiga gatuna al evento, le mandó toneladas de ropa para que eligiera algo lindo y con su ayuda hizo una copia de la llave de la caja fuerte.

No fue sencillo, ya que entre ambos jovencitos sigue estando el asunto ése de Selina tirando al malo por la ventana. Bruce confesó que tenía ganas de haber sido él, pero que hay una línea y que no la va a cruzar, excepto cada vez que su batimóvil fue equipado con armas de guerra, pero no nos adelantemos.

Gotham T1E20 - Under the Knife

Las otras dos subtramas tuvieron como protagonistas a dos futuros enemigos de Batman... o no, depende del rumbo que quiera tomar la historia.

El primero fue Oswald Cobblepot, enfrascado en su venganza contra Sal Maroni, quien recibe la visita del mismísimo Don en su cabarulo y éste le deschava a la pobre Gertrudis (Mamá Cobblepot) que el nene es un psicópata de sangre fría. Ella no queda muy convencida y Oswaldito niega todo, justo antes de asesinar con un cacho de vidrio al pobre empleado de una florería.

Gotham T1E20 - Under the Knife

El otro fue Eddie Nygma, quien todavía andaba al alpiste de la señorita Kringle y vio los machucones (no deseados) que le dejó su novio, un oficial de policía con pinta de bully importante. Sus intentos por disuadirlo no tuvieron éxito y sólo lograron que se burlara de su virginidad, así que después de comerse una piña en el estómago le devolvió la gentileza con una decena de puñaladas. Como para equilibrar las cosas.

La del Pingüino es una muerte más, pero esta acción de "Riddle Man" marca un cambio importante para el personaje y habrá que ver qué camino tomará. Por ahora sólo podemos adivinarlo (guiño).

El episodio terminó con la despoochiada Barbara entrando al cuarto 50 Sombras de Gotham que el Ogro tiene en su apartamento y esbozando una minúscula pero perceptible sonrisa, mientras su ex ataba los cabos y trataba de encontrarla antes de que se los ataran a ella.

Tuvimos de todo, un baile entre protagonistas que remitió directamente a Batman Returns y The Dark Knight Rises (sin antifaces), una conferencia de prensa con cámaras de fotos y flashes de mitad del siglo pasado, un asesino irreconocible por la cirugía y un par de futuros villanos limpiando gente con bastante alevosía.

Esto es Gotham, papá.

Gotham T1E20 - Under the Knife

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3