Home Cine/TV Gotham T1E3 - "The Balloonman"

Gotham T1E3 - "The Balloonman"

Por el Cine/TV

Gotham T1E3 - The BalloonmanGotham es así. Por un lado tenés a la policía más corrupta del mundo y a los mafiosos haciendo de las suyas, y por el otro a un tipo que ata a la gente a globos meteorológicos para matarlos. En medio de todo eso está James Gordon, tratando de ganarse el pan.

Gotham T1E3 - The Balloonman

En las primeras dos semanas de esta serie encontré elementos que me hicieron acordar, que me generaron un tufillo familiar al de otras interpretaciones audiovisuales de Batman (o su mundo). La modernidad con salpicones retro me recordaba a la Serie Animada, mientras que algunas partes de la ciudad parecían salidas de la visión de Chris Nolan.

Pues bien, supongo que estar tan expuesto al Hombre Murciélago desde la más tierna infancia me predispone para estas cosas, porque en el tercer episodio el olorcito que emanaba de la ciudad más corrupta del mundo decía "Tim Burton".

No tanto por la estética, en donde el fetichista-de-Johnny-Depp siempre carga las tintas, sino en esa combinación de urbe peligrosa con algunos toques de humor liviano, como el estafador que salió volando atado a un globo meteorológico. Casi que podía imaginar a Jack Nicholson haciendo del Joker y mirando pasar a las víctimas.

Volviendo al capítulo y dejando los olores de lado, a esta altura Gotham parece combinar (con mayor o menor efectividad) tres "historias". La primera de ellas es la que podemos llamar "caso de la semana". En esta oportunidad, un tipo mandaba a volar a algunas de las figuras más corruptas de Gotham. Y tiene de dónde elegir, ya que la corrupción o la impresión de ella es moneda corriente en ese territorio.

La relación entre Harvey Bullock y James Gordon sigue siendo mala, pero se hizo más disfrutable para el espectador. Bullock sigue siendo demasiado "limpio" en su exterior, pero sabemos que por adentro la cosa es muy distinta. Justo al revés que como aparece en el cómic.

Gotham T1E3 - The Balloonman

En cuanto a la segunda "historia", es la relacionada con Oswald Cobblepot y, por extensión, a la mafia que controla Gotham. El pingüinesco sufrió la muerte (tranquilos, ya está mejor) por meterse entre Fish Mooney y su jefe, Carmine "el Romano" Falcone.

Desde entonces lo vimos desplegar su lado más violento y comenzar un lento ascenso en el mundo criminal. Ya estuvo haciendo migas con Sal Maroni, así que va por el buen (mal) camino.

Claro que medio Gotham todavía piensa que está muerto y eso incluye a René Montoya y Crispus Allen, a quienes les pegaron el chivatazo de que Gordon fue su matador. Nuestro protagonista (bueno, el más destacado de nuestros protagonistas) debe hacer equilibrio entre mantener la fachada de corrupto e ir a prisión y/o quedarse soltero. El regreso del Pingüino sobre el final del episodio podría patear su frágil tablero.

Queda la tercera "historia", la que involucra al jovencito que en unos años se transformará en el paladín nochero de Gotham. Gordon y Bruce Wayne no se cruzaron esta semana, pero eso no quiere decir que la investigación sobre la muerte de Thomas y Martha se haya detenido. El policía visitó el Callejón del Crimen junto a una cada vez más robaescenas Selina Kyle, mientras que el amo Bruce se batió a duelo con un cada vez más robaescenas Alfred Pennyworth y continúa estudiando para detective.

Con Arkham cada vez más cerca del horizonte y el buen balance entre las tres patas de la narrativa (la semanal, la mafiosa y la de los Wayne), se hace ineludible continuar mirando esta serie.

Gotham T1E3 - The Balloonman

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3