Home Cine/TV Gotham T1E4 - "Arkham"

Gotham T1E4 - "Arkham"

Por el Cine/TV

Gotham T1E4 - ArkhamEn medio de una puja por dos proyectos para reconstruir Arkham y sus alrededores, concejales de ambos bandos son asesinados por el Cuchillero-que-se-toma-su-tiempo. Mientras tanto, Oswald Cobblepot sigue siendo por momentos el más vivo y por momentos el más bobo.

Gotham T1E4 - Arkham

En los primeros episodios de Gotham, serie que se nutre de numerosas expresiones impresas y audiovisuales para crear su propia Gotham City, se había deslizado el poderoso nombre de "Arkham". Para quienes no lo saben, es el hospital psiquiátrico en el que terminan la mayoría de los enemigos de Batman cuando son derrotados. Porque el encapotado suele atraer loquitos, qué le vamos a hacer.

Lo bueno fue que no estuvieron quince episodios para contarnos de qué iba lo relacionado al asilo, ni la "guerra" que tanto vociferaba el casi-cuerdo Oswald Cobblepot (futuro Pingüino). Lo malo es que la historia que lo rodeó no fue tan clara como las anteriores. El "caso de la semana" apaleó un poco al resto de la ficción.

James Gordon y Harvey Bullock continuaron creciendo como pareja, no sólo policial sino protagónica. Pero los crímenes que les tocaron este lunes no estuvieron a la altura de una ciudad tan variopinta.

Estuvieron una hora detrás de un asesino genérico, que supuestamente debería asustar con la sola mención de su nombre, pero que se tomaba demasiado tiempo armando un arma muy especial, que terminaba siendo un cuchillo. Demasiada teatralidad tomando en cuenta que aquellos que lo veían en acción no seguían vivos como para contarlo.

La trama "Muerte de Thomas y Martha Wayne" estuvo más vinculada al caso que en otras ocasiones, ya que detrás de las muertes del Cuchillero-que-se-toma-su-tiempo estaban dos proyectos acerca del futuro de Arkham, uno de ellos apoyado por los Wayne (y por una de las facciones mafiosas).

Gotham T1E4 - Arkham

Lo que los creadores de la serie nunca lograron vender(me) era que uno de los proyectos era realmente mejor que el otro. La tensión acerca de las muertes de concejales que inclinaban la balanza en una u otra dirección no fue suficiente como para involucrar al espectador. Máxime cuando te marean diciendo que el Cuchillero-que-se-toma-su-tiempo había sido contratado por ambos grupos. O algo así.

Tuvo sus momentos buenos, incluyendo un cuchillazo en el ojo (Fredric Wertham se retuerce en su tumba) y la investigación en unas oficinas que no podían ser más Burtonianas, con decenas de escritorios igualitos colocados uno a continuación del otro. Y una de las muchachas que Fish Mooney reclutó, posiblemente para enGATUsar a Carmine Falcone, estaba muy bien. Soy humano, aunque no parezca.

En cuanto al papel de Bruce Wayne (y su increíblemente maravilloso mayordomo Alfred) se limitó a preocuparse por los orates. Ya le va a doler cuando de grande instalen esa puertita giratoria al frente de Arkham y nadie dure tres noches ahí adentro.

Por último, hay que mencionar nuevamente a Cobblepot, quien protagoniza la tercera "rama" de las historias de la serie. Su papel en este episodio fue variando hasta terminar en un (previsible) final a todo trapo, que casi lo redimió de lo anterior. ¿Qué es lo anterior? Que si realmente este muchacho quiere dominar el hampa en Gotham City, tiene que dejar de ser pelotudo. Es cierto que a veces se hace el gil y le sirve, pero en otras termina a segundos de que le rebanen el cuellito por metido. No puede ser tan vivo y tan bobo al mismo tiempo. O sí. Yo qué sé. Soy humano pero no entiendo a la gente.

La calidad del episodio no es tan baja como para temer, y queda la sensación de que en un binge-watch (atracón de series) todo fluirá mejor. Pero habiendo esperado una semana entera para ver una hora de Gotham, podríamos haber gozado un poquito más.

Gotham T1E4 - Arkham

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3