Home Cine/TV Gotham T2E2 - ''Knock, knock''

Gotham T2E2 - ''Knock, knock''

Por el Cine/TV

Gotham T2E2 - ''Knock, knock''Si alguno temía que la historia del Joker quedara manchada porque un tal Jerome fuera su identidad secreta, debería ver este episodio y pedir por favor que algún día tiren a Jerome en un tanque lleno de ácido. No para matarlo, por supuesto.

Gotham T2E2 - ''Knock, knock''

No recuerdo un episodio de Gotham que me haya producido tantos chillidos y me haya dejado tan al borde del sillón, casi a punto de caer hacia adelante y golpear mi cabeza contra las decenas de objetos que tapizan mi mesita ratona. El de esta semana fue entretenimiento puro, al mejor estilo de la serie, y que coronó al menos a uno de los personajes al status de estrella.

Empieza a quedarnos claro que la historia de esta temporada gira (al menos por el momento) en torno a Theo Galavan, quien encabeza un cambio de paradigma en Gotham City que los lectores de cómics conocemos bastante: ese momento en el que la mafia deja el poder a los "monstruos".

Si antes los tipos de traje apretaban al alcalde para que les aprobara concesiones y negocios, ahora viene Theo, le pone una jaula en la cabeza y amenaza con soltarle una tarántula adentro. "Se vienen los monstruos", dice, y uno no puede dejar de pensar que ya llegaron y están entre nosotros.

Lo que siguió a continuación fue uno de los grandes momentazos de la semana: el editor del diario de la ciudad criticaba a sus periodistas desde un enorme y burtoniano escritorio, y les pedía una mejor noticia para la portada del día siguiente. La misma pasó volando por la ventana: Jerome y otros de los escapados de Arkham dejaron un mensaje con personas que arrojaron desde la azotea, cada una con una letra pintada en el torso.

Esto es Gotham, papá.

Este es el momento de hablar de Jerome, quien con el correr de los minutos se comió el episodio con aceto balsámico y una pizca de sal. El jovencito tuvo una llegada problemática a la serie, por "atreverse" a coquetear con un personaje que el pueblo decidió que debía saberse poco de su pasado. Me refiero al Joker, claro está.

Si bien el misterio lo acompañó desde sus comienzos, no fue un elemento fundamental hasta que Alan Moore jugara con su pasado "multiple choice" en La Broma Asesina. Lo que lo define es el atravesado sentido del humor y su propensión a matar gente.

Viéndolo jugar a la ruleta rusa, intentando incendiar a un camión lleno de porristas o limpiando a sus colegas, me atrevo a decir: señores guionistas, tienen mi apoyo incondicional para transformar a Jerome en el Príncipe Payaso del Crimen. Y me banco lo que venga.

Gotham T2E2 - ''Knock, knock''

La cosa se centró en los "Maniax" (la palabra que deletrearon con cadáveres), quienes fallaron en el asunto de las porristas y la nafta, pero se llevaron una importante victoria al copar el Departamento de Policía y cargarse a unos cuantos uniformados, incluyendo a la Comisionado Essen... aunque espero equivocarme y que la "curen" pronto, porque era otro de los buenos personajes de la serie.

Demasiada presión para Jim Gordon, quien no solamente anda sin compañero de tareas desde que volvió al aire (por suerte Harvey Bullock acaba de regresar para solucionarlo) sino que tiene a su ex novia llamándolo todo el tiempo y visitándolo en el trabajo. Hasta al público objetivo de Gotham le habrá pasado alguna vez.

Lo de Barbara Kean ya es de otro planeta (quizás el planeta natal de Poochie). La rubia continúa su meteórico ascenso y confieso que por un segundo soñé con que se cargara a Leslie y retomara su relación con James, de no ser porque algunas de sus pasadas acciones la convierten en irredimible. Pero el chupón que le pegó a su ex ensangrentado no pudo estar mejor.

Gotham T2E2 - ''Knock, knock''

Mientras todo esto ocurría y los malosos asolaban el lugar con uniformes que asemejaban chalecos de fuerza, el pequeño Bruce Wayne tenía sus propios asuntillos que resolver. Empezando por Alfred, que asustado por ver que papá Wayne era un proto-Batman, destrozó sus computadoras para que el nene no siguiera su camino.

Debió imaginar que el señorito Bruce no se lo iba a tomar bien. Lo despidió en una escena que estrujó mi corazoncito y justo antes de que se tomara el tren hacia alguna parte, le propuso volver pero solamente con la condición de ayudarlo en su cruzada, entrenarlo... y arreglarle la dichosa computadora. Para eso, el mayordomo reclutó a Lucius Fox en una escena con alto contenido homoerótico.

El episodio fue casi redondo, con picos altísimos (Jerome, Barbara) y solamente dos problemas, bastante menores. El primero es que la semana pasada Galavan limpió a Richard Sionis en secreto y esta semana la policía no hablaba de él, como si supiera que había muerto. Una minucia.

Otro problema, tampoco muy grave, es la necesidad de juntar a Bruce Wayne y Jim Gordon en la misma escena, y reconozco que mientras escribo estas palabras me doy cuenta de lo importante que es la relación entre ambos. Pero ese momento en que llegó a la comisaría aun repleta de cadáveres quedó tiradito de los pelos.

Y no de los pelos locos y (por ahora) rojos de Jerome.

Gotham T2E2 - ''Knock, knock''

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3