Home Cine/TV Gotham T2E3 - ''The Last Laugh''

Gotham T2E3 - ''The Last Laugh''

Por el Cine/TV

Gotham T2E3 - ''The Last Laugh''Cenas de gala que terminan en toma de rehenes, policías exhaustos que reaccionan con violencia y criminales que tienen un excelente manejo del escenario. Un día cualquiera en la ciudad de Gotham, cuyo principal problema es Jerome, el aprendiz de Joker.

Gotham T2E3 - ''The Last Laugh''

¿Se acuerdan cuando hace siete días estábamos todos fascinados con Jerome y agradecíamos a los guionistas de la serie por habernos regalado a un tan eficaz prototipo del Joker?

Fue bueno mientras duró.

Menudos cojones tuvieron los responsables de Gotham en este tercer episodio, que continúa con la costumbre de este año de entregarnos un final de temporada por semana, limpiando personajes queridos o con potencial, mientras se corta el bacalao en las sombras.

Pese a que la guerra entre mafias se detuvo, la ciudad continúa hundiéndose en las tinieblas. Ahora la culpa es de Theo Galavan, quien con la ayuda de su incestuosa hermana Tabitha liberaron a los loquitos de Arkham con el fin de sembrar el caos y (luego nos enteramos) posicionar a Theo como nuevo salvador.

La verdad es que los loquitos se le fueron muriendo ni bien los liberó y la última víctima de esta purga fue (*snif*) Jerome, quien cumplió a la perfección el rol que sus empleadores le encomendaron y luego terminó pagando el precio de ser un segundón.

Claro que antes de espichar, se las había arreglado para matar (confirmado) a Sarah Essen y una banda de policías, lo que hizo que los sobrevivientes estén ahora un poquito violentos, en especial el dúo de defenestradores conformado por Jim Gordon y Harvey Bullock.

Mientras buscan sin cesar al "guasonesco" asesino, Theo prepara una nueva etapa de su plan, justo el día en que la ciudad celebra un banquete en beneficio del Hospital de Niños. Porque no pasa un solo día sin que en Gotham se celebre un banquete benéfico.

Una encantadora Lee no logró convencer a su pareja de que asistiera, pese a recordarle que habría un mago. Tenía cosas más importantes que hacer, como visitar al padre de Jerome (Ding! Ding! Ding! Ding!) y llegar justo antes de que lo mataran. Obvio.

Gotham T2E3 - ''The Last Laugh''

El que sí llegó a la fiesta fue el señorito Bruce, pero solamente porque el nuevo arreglo con Alfred incluye actuar como un heredero millonario normal. Esto permitió una serie de momentos deliciosos, mucho más para los lectores de cómics, en los que el señor Pennyworth quedaba deslumbrado ante la hermosa Lee y trataba con torpeza de invitarla a salir (lo de los lectores de cómics es porque en alguna continuidad oficial, el mayordomo y la doctora fueron un ítem).

Tanto jodieron con el mago que al final llegó y no era otro que Jerome, demostrando un dominio de la teatralidad y más adelante de las cámaras de televisión, cuando tomó rehenes y amenazó con matar a Lee, a Bruce, a Alfred... siguen firmas.

Risa perfecta, gran presencia en el escenario, manejo de los medios de comunicación. Un Joker hecho y derecho... hasta que murió, por supuesto. Sin ningún tipo de dudas y con toma final en la camilla de la morgue.

¿Mencioné a la asistente del mago? Estoy obligado a mencionar a la asistente del mago. Se trataba de nuestra ex Poochie Barbara Kean, vestida para matar (y con muchas ganas de hacerlo), quien además no coquetea con uno sino con los dos hermanos Galavan, en un triángulo no apto para corazones sensibles.

Gotham T2E3 - ''The Last Laugh''

Barbara le tiró guiñadas a Lee, estuvo a punto de matarla y terminó huyendo con truco de magia incluido. Igual reconozco que esta semana la doctora Thompkins recuperó algún puntito. Sobre todo en su incomodidad para decirle a Alfred que ya tenía novio.

Por ahí anduvo Selina, en su justa medida y permitiendo que el pequeño Bruce dijera que la extrañaba. Y el Pingüino, peseteado por Bullock en su propio recinto mafioso. Pudo haber más de Cobblepot y esperemos que en breve vuelva a ocupar un espacio importante dentro de la trama.

Lo más importante del episodio, entonces, fue la "llegada" de Theo como caballero blanco de Gotham, quién sabe con qué nefastas intenciones. Eso, y la "profecía" del viejo de Jerome, quien una vez cada tanto se mandaba un bolazo que resultaba cierto.

"Serás una maldición sobre Gotham. Los niños despertarán gritando con sólo recordarte. Tu legado será de muerte y locura". Pero, ¿no dijiste que palmó?

Lo hizo, pero al cierre del episodio pudimos descubrir el legado de Jerome. Las imágenes de sus crímenes llevaron a más de un ciudadano a la risa y (en algunos casos) a cometer sus propios actos violentos. Fue una elegante manera de decirnos que tuvo/tendrá su porcentaje de incidencia en la creación del, ahora sí, Joker postalina.

¿No querían un Joker de múltiple opción? Volvimos a tenerlo.

Gotham T2E3 - ''The Last Laugh''

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3