Home Cine/TV Hail, Caesar! (¡Salve, César!)

Hail, Caesar! (¡Salve, César!)

Por el Cine/TV

Hail, Caesar! (¡Salve, César!)Los incestuosos hermanos Co*en pueden contar historias más livianas o más oscuras, aunque el humor nunca termine de quedar de lado. En esta ocasión, una comedia será la excusa para homenajear a la Era Dorada de Hollywood... que no era tan distinta a otras eras.

Hail, Caesar! (¡Salve, César!)

Corrían los años '50 y en Hollywood los grandes estudios apostaban por superproducciones encabezadas por las estrellas del momento, que debían ocultar los detalles menos agradables de sus vidas privadas por temor a que la prensa rosa los convirtiera en el platillo del día. En cambio, en 2016... ¡Caramba, qué coincidencia!

La acción transcurre en Capitol Pictures, donde Josh Brolin interpreta a Eddie Mannix, encargado de que (resumiendo) las cosas salgan bien. Su misión es lograr que los actores estén en el set, que las películas tengan protagonistas y que las estrellas estén contentas. Su vida privada importa tan poco, que apenas si veremos a su familia en contados segundos de los 106 minutos que dura la cinta.

Hail, Caesar! (¡Salve, César!)

A través de sus acciones iremos descubriendo a esa "idealizada" meca del cine, que tenía tantos problemas como en cualquier otra época, pero que con los esfuerzos de los Mannix de antaño lograban mantener ese halo de perfección y belleza.

Los Coen balancean muy bien el costado menos vistoso ("verrugas y todo", dirían en inglés) mostrándolo de la manera más hermosa posible, no solamente cuando se recrean típicas producciones de género (el western acrobático, el musical de marineros, la escuela de sirenas) sino en las acciones que ocurren en el mundo real, donde tampoco faltan los colores y donde los relojes casi siempre marcan la hora en punto.

Hail, Caesar! (¡Salve, César!)

De todas las películas, la que centrará la atención es la del título. Una clásica cinta de "espadas y sandalias" con la participación especial de Jesucristo en busca de un mayor éxito en la taquilla. ¡Salve, César! está protagonizada por una de las estrellas del momento, Baird Whitlock (George Clooney), y su guion fue aprobado por representantes de las religiones más importantes de Estados Unidos en una escenas de las más divertidas y woodyallenescas.

Son muchos los momentos graciosos (el tipo que estaba sentado atrás mío diría "hilarantes", al menos de acuerdo a su estentórea risa), sin embargo por momentos parecen poco encadenados. La excusa de Mannix entrando a un plató y saliendo de otro buscando resolver la situación de Whitlock impide que el ritmo de la narrativa sea parejo durante todo el filme.

Hay chistes que funcionan mejor que otros, o al menos que buscan diferentes tipos de risas. El cowboy que actuando es de cartón recién logra la comicidad cuando su director (enorme Ralph Fiennes) lo hace repasar un parlamento por enésima vez. Y las reporteras chismosas que interpreta Tilda Swinton nunca logran salirse de la unidimensionalidad.

Brolin se pone el cuadro al hombro y con más fuerza que maña logra que con el correr de los minutos nos enganchemos con la película, con su trabajo. Algunos personajes corren casi que en paralelo con la trama principal (la descuidada DeeAnna Moran de Scarlett Johansson, una minúscula pero divertida aparición de Frances McDormand) mientras que el danzarín Channing Tatum a la larga termina involucrándose con la acción.

Hail, Caesar! (¡Salve, César!)

Acción que tiene en su centro al secuestro de Whitlock/Clooney y que nos permitirá conocer a todo otro grupo de personajes, que prácticamente se comportan como uno solo (ironías aparte) y que no solamente permiten descubrir por qué la historia está situada en el momento en que está situada sino que plantean una contrapartida cómica pero no por ello menos real de un mundo que ya habíamos conocido en películas como Trumbo.

Algunos "mensajes" de los Coen están más ocultos y otros tan a flor de piel que te pegan en la cara. Lo entretenido será descubrirlos y redescubrir las verrugas de una industria que siempre quiere mostrarnos su cara más linda. Contado por ellos, el buen momento está garantizado.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3