Home Cine/TV Hannibal T1E7

Hannibal T1E7

Por el Cine/TV

Hannibal T1E7La importancia del misterioso Destripador de Chesapeake termina de entenderse en un capítulo con el mejor Hannibal de todos, digno de tener su propio programa en El Gourmet. Todos juegan para él, hasta Gillian Anderson en un corto pero efectivo rol.

Hannibal T1E7

Cuando comenzó Hannibal, la serie que tiene a Bryan Fuller (Pushing Daisies) como mandamás, el doctor Hannibal Lecter era presentado con cierta incertidumbre con respecto a su criminalidad. Está bien, todos sabíamos de quién se trataba, pero podíamos estar presenciando la época más inocente del afamado personaje.

Ya no más. Con el pasar de las semanas, Lecter fue interactuando no solamente con los otros asesinos que pasaron por la serie, sino con las mismísimas víctimas, siendo responsable absoluto de la muerte de muchas de ellas.

En "Sorbet", el magnífico séptimo episodio de la temporada, tenemos al Lecter más parecido a la construcción de Anthony Hopkins en el cine (especialmente en la primera película, antes de sufrir la misma transformación que convirtió a Venom en Venom: Lethal Protector).

Hannibal T1E7La cosa comienza en un reducto de la altísima cultura, con una cantante de ópera a la que el protagonista epónimo aplaude con el máximo de pasión que vamos a ver en los ojos de Mads Mikkelsen, que más que nunca demuestra por qué la serie no se llama Will Graham o Jack Crawford.

Seguimos con la historia del Destripador de Chesapeake, que más que nunca mereció ser introducida en capítulos anteriores. Resulta que Crawford (Laurence Fishburne) tiene una historia terrible que lo trauma hasta el día de hoy, y recién me enteré cuando casi había perdido las esperanzas con respecto al personaje.

Hace un par de años, este sujeto mató a unas cuantas personas, incluyendo a una joven policía reclutada por Jack. Y el Destripador no es otro que ese doctor con cara rara y acento ídem que conoce todos los secretos de aquellos que lo están buscando. Divino.

Mientras tanto nos encontramos con escenas del crimen de más de un asesino, y el regreso del limpiaparabrisas mágico de Will. En más de una oportunidad terminé cubriéndome el rostro (pero mirando igual) y me sentí un niño británico de aquellos años en los que era costumbre mirar Doctor Who agazapado detrás del sofá.

Y sería injusto no mencionar a Gillian Anderson, pese a que su aparición fue fugaz. Ella interpreta a la psiquiatra de Lecter, por lo tanto es la primera que aparece dentro de la ficción intentando entender al doctor. El problema es que tampoco puede. Ella, la mujer frente a la que él debería abrirse, está segura de que se encuentra frente a un "velo humano", detrás del que se esconde el verdadero Lecter.

Quizás el único momento en el que nosotros estemos frente a él es cuando cocina. El capítulo nos muestra los maravillosos momentos en los que Lecter revisa prolijísimas recetas para agasajar a los invitados, para luego revisar una lista de tarjetas personales, buscando a la víctima para cada uno de los ingredientes necesarios (el asesor de informática fue para la comida con cerebro).

Por ahí anda Will Graham sufriendo con cada víctima. Por ahí anda Jack Crawford sufriendo con una víctima del pasado. En el medio anda Hannibal Lecter, matando sin remordimiento ni redención posible. Linda ensalada.

Hannibal T1E7

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3