Home Cine/TV Hannibal T2E10

Hannibal T2E10

Por el Cine/TV

Hannibal T2E10Will Graham continúa con su plan de mantener a sus amigos cerca y a sus terapeutas asesinos caníbales más cerca. Es un juego peligroso, que incluye presentar cadáveres de un modo artístico e incluso cocinar carne humana junto a Hannibal Lecter.

Hannibal T2E10

Will Graham y Hannibal Lecter quedaron a mano, lo que significa que ahora pueden conversar tranquilamente acerca de los crímenes cometidos por cada uno y tener simpáticas aventuras, que incluyen cocinar carne humana juntitos y un ménage à trois con Alanna Bloom.

Por más que la serie aumentó mis ganas de leer las primeras novelas de Thomas Harris acerca del doctorcito que se come a sus víctimas, entiendo que es mejor esperar al menos hasta el final de esta temporada, para no entrar en juegos de continuidad (aunque sea de manera inconsciente).

Digo esto porque el Will Graham que aparece en las adaptaciones cinematográficas de "Dragón Rojo" tiene bastantes diferencias con el que aparece en la serie. Bryan Fuller y su equipo no solamente están trabajando con la obra de Harris: están construyendo. Y están disfrutando, eso se nota a las claras.

El capítulo de hoy termina de consolidar la más atrapante relación entre dos personajes de una serie televisiva, luego de que al final del episodio anterior Will y Hannibal quedaran "a mano", "even-steven", luego de que Lecter enviara a un loquito a matar a Graham.

Aquí nos enteramos de lo que ocurrió cuando Randall irrumpió por la ventana con una misión homicida: Will luchó contra él, pero imaginando a Hannibal o a su avatar, en anti-Patronus del ciervo, esa imagen que nos recuerda (a él y a nosotros) que Lecter es el diablo, al menos en esta interpretación de los hechos. Y lo mató con sus propias manos, buscando intimidad.

El momento en que discuten sobre lo ocurrido y sobre la muerte es una delicia. En un par de minutos, logra más profundidad que dos temporadas enteras de The Following, en las que todavía no nos queda clara la motivación homicida del antagonista.

Volviendo al Will de esta versión, teniendo a un maestro de lujo en eso de presentar a los cuerpos de las víctimas, así que el pobre Randall termina enesqueletado, transformado en ese depredador que siempre soñó ser. Jack Crawford sigue siendo un pasmado y debe escuchar a los brománticos Doblevé y Hache discutiendo acerca de lo ocurrido, frente a la escena del crimen.

Esta vez, cuando Will dice "this is my design", te pone los pelitos de punta.

Recuerden que en esta segunda mitad de la temporada fueron introducidos los hermanos Verger, conocidos para los lectores de Harris. Esta semana veremos, por primera vez, a Mason en todo su horripilante esplendor. Debo confesar que lo que hizo que el personaje hiciera clic en mí fue la presencia de Michael Pitt. No solamente por su actuación, sino por actuaciones previas y porque todos los que trabajaron con él dicen que es un sorete.

El sorete de Mason (el sorete de Pitt) nos presentó a sus chanchitos amaestrados, que recordarán aquellos que vieron la película Hannibal como uno de los puntos más desagradables. Otros puntos desagradables: el peluquín de Anthony Hopkins, el guión.

No sólo hubo chanchos entrenados para comer gente, sino el extraño ménage à trois entre Hannibal, Alana y Will. Los dos primeros arrancaron dándole al theremín y luego a each other, al tiempo que Will recibió la visita higiénica de Margot Verger. A ella no le gustan los hombres, así que debió utilizarlo para algo más... Recuerden el tema de los herederos de la fortuna familiar.

El tema es que, mientras estaba con Margot, soñaba que era Alana, así que en una de esas escenas a las que nos tienen acostumbrados, terminó hecha un sanguchito entre los dos protagonistas.

Hannibal T2E10

Durante el episodio, Freddie Lounds vuelve a la carga, tratando de descubrir la verdad. Y parece ser la única que se da cuenta de que los pacientes de Lecter terminan muertos o muertos después de matar a otras personas. Esa inteligencia será recompensada más adelante, y no de la mejor manera.

Michael Pitt no solamente interactuó con su hermana, sino que se dio el lujo de compartir una escena con Mads Mikkelsen, en la que Lecter conoce a los porcinos y se va con un regalito para la cena. Mason se atreve a preguntarle a Hannibal si tiene una hermana... "Tuve", contesta. Pero aléjense de Hannibal Rising.

El ménage fue imaginario, aunque la cena entre los tres fue muy real. Faltaba que Will y Hannibal se hicieran caritas cuando, en referencia a los granjeros. Decían cosas como "ellos aman y matan lo que aman... y se comen lo que aman". La mejor frase, sin embargo, fue en referencia a Lounds. "Una persona sin límites es un psicópata o un periodista".

Para el cierre, Lounds fisgonea donde no debe, al mejor estilo de la recordada Beverly Katz, pero en lugar de Lecter se encuentra con Graham en el papel de perseguidor y quizás asesino. Debo reconocer que no me lo creo, incluso cuando el superempático le presenta un trozo de carne a su terapeuta y le pide que lo cocinen juntos.

Si bien el paladar de Lecter reconoce que es "long pig" (carne humana), Graham tenía pedacitos de Randall en el freezer. De ahí a que Lecter reconozca por el gusto de qué persona se trata, es un largo trecho.

Y Jack Crawford escuchó los gritos de Freddie y sabe que la atacaron cerca de la casa de Will. Pero todos sabemos que Jack es un pasmado, o al menos es muy bueno interpretando uno.

Hannibal T2E10

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3