Home Cine/TV Hannibal T2E11

Hannibal T2E11

Por el Cine/TV

Hannibal T2E11Las piezas de este juego de psicoanálisis y canibalismo (dos conceptos que siempre van de la mano) se van acercando a las posiciones de final de temporada, con varios de ellos descubriendo que en esta serie sólo se puede confiar en Bryan Fuller, nuestro Dios.

Hannibal T2E11

Tratando de entender qué motiva al Hannibal Lecter que interpreta cada semana Mads Mikkelsen en la serie producida por Bryan Fuller, nos encontramos una y otra vez con el concepto de la "curiosidad".

Aunque Fuller nos presente a Lecter como una suerte de Diablo caminando entre nosotros, uno de los atributos humanos que mantiene es el deseo de conocer aquello que no conoce. Y para un tipo que te cocina pajaritos enteros ("con huesos y todo"), eso que no conoce es cada vez más complejo.

No en vano Lecter eligió ser psiquiatra y eligió unos pacientes con el porcentaje de asesinoserialismo más alto del condado. Su último "objeto de estudio" parece ser el más interesante, tal vez el único que podría llegar a ser digno de él. Hablamos del superempático Will Graham, a quien viene siguiéndole los pasos como un reclutador de Defensor o Danubio que ficha a una joven promesa.

Will se ganó la confianza de Hannibal matando al loquito que el propio doctor envió para limpiarlo y luego a la fisgona Freddie Lounds, llegando al punto de cenarse unas lonchitas de la pelirroja junto al caníbal más famoso al norte de los Andes.

Mientras que los protagonistas principales se dedican a repetir el juego de "confío-no confío" (Will, Hannibal, Jack y Alana Banana), lo más importante pasa por el lado de los hermanos Verger, cuya relación enfermiza fue presentada quizás con demasiada presuposición y que recién esta semana se recibe de eso, de enfermiza. Y con honores.

Hannibal T2E11

Margot usó a Will para robarle "la semillita" y esto hizo poca gracia a Mason, quien además de un retorcido sentido del humor tiene el peor peinado del planeta, mezcla de Beakman y el villano de ¿Quién engañó a Roger Rabbit?.

Para entender qué tan poca gracia le hizo, Mason mandó a su mano derecha a reventar con el auto a Margot, internarla y hacer que los médicos les retiren sus "partes femeninas" para que ella nunca pueda producir un heredero de la fortuna de los Verger. Algo que hubiera vuelto prescindible al peloncho.

En una escena clave para la serie, nuestro protagonista se enfrenta a Mason y le explica cómo el embarazo de su hermana, la reacción de él y hasta la ira de Will son consecuencia directa de las maquinaciones de Lecter.

El episodio catapulta al sorete que interpreta el sorete de Michael Pitt (todo el mundo comenta lo difícil que es trabajar con él) a las Ligas Mayores. Como si no hubiera alcanzado con hacer llorar a un nene sólo para sazonar el trago con sus lágrimas.

Uno sube y otro baja, ya que Hannibal podría ser traicionado por su exceso de confianza. Bueno, después de limpiar a decenas de personas y seguir "como chanchos" con el FBI, da para creérsela.

Lo que ocurre es que, como daba a entender aquella sencilla escena de la pesca entre Jack y Will, ambos se encuentran en medio de un largo plan para capturar al buen doctor de una vez por todas. Se ve que quieren engancharle una GoPro en la frente mientras se lastra un pibe, porque siguen metiendo al pobre de Will en la boca del Cuco.

Resulta que, como podía uno suponer incluso cuando había evidencia que señalaba lo contrario, Freddie Lounds está vivita y fisgoneando. Jack es un paparulo, pero no podía ser TAN paparulo, y antes del final del episodio le explicará a una desconfiada Alana Banana que al FBI todavía le queda algo de crédito.

Y a Alana Banana le queda muy poquito, si me preguntan a mí.

Hannibal T2E11

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3