Home Cine/TV Hannibal T2E13

Hannibal T2E13

Por el Cine/TV

Hannibal T2E13Esta segunda temporada de Hannibal ganó en complejidad pero nunca se hizo complicada. El drama psicológico entre los dos protagonistas le pasó por arriba al "caso de la semana" y salvo por la aparición apurada de los Verger, Fuller dio en la tecla mejor que el año anterior.

Hannibal T2E13

Es difícil recuperarse después de ver una hora de televisión que te pasea por los más diversos estados, que te regala intercambios de diálogo para el recuerdo (siempre brillantes Mads Mikkelsen y Hugh Dancy), que te sorprende aun cuando cuenta una historia conocida y que te recompensa por estar siguiéndola desde el comienzo.

Se fue la segunda temporada de Hannibal, serie que sigue viva pese a los bajos índices de audiencia. Porque parte de su financiamiento es externo y a NBC no le cuesta tanto como otras, es cierto, pero también porque aquellos que la descubrieron, supieron ver más allá de "una remake más" y se encontraron con una de las ficciones más demandantes y gratificantes de los últimos años.

Conocimos a Will Graham cuando era un asistente del FBI capaz de "ponerse en el lugar" de los asesinos y así descubrir información sobre ellos recorriendo una escena del crimen. Esta superempatía hizo mella en su persona y necesitó la ayuda del doctor Hannibal Lecter, quien casualmente era uno de los asesinos seriales más buscados del país.

La primera hora que los mostró juntos, hace año y pico, terminó con Garret Jacob Hobbs cortando el cuello de su hija, luego de que Lecter le avisara por teléfono que "ellos saben". La historia de Abigail sería solamente uno de los elementos que uniría a Will y Hannibal, antes y después de que este último hiciera que arrestaran a Will por varios crímenes que no cometió (porque los cometió Hannibal).

Esta segunda temporada superó a la primera en complejidad y tuvo menos momentos "ridículos", aunque Bryan Fuller y su equipo exigen la suspensión de ciertas incredulidades, sobre todo porque consideran a Hannibal alguien que está más allá de todos nosotros, como un demonio en la Tierra, sin dejar de mostrarnos que no se necesita serlo para cometer sus atrocidades.

La última parte de este tirón de episodios, además de contarnos la historia de los hermanos Verger, planteó un sutil juego del gato y el ratón, o el gato y el lobo, con Will metiéndose en la boca del depredador para tratar de atraparlo.

Fue muy interesante que en este último episodio regresara Cynthia Nixon en su papel de Kade Prurnell, para mostrarnos cómo la obsesión de Jack Crawford por atrapar a Hannibal lo hizo abandonar algunos de los requisitos más básicos de una investigación policial. Por ejemplo, impedir que Will presentara un cadáver como trofeo de guerra.

Hannibal T2E13

Nos acercábamos a la escena final, que refería directamente a la escena que dio comienzo a la temporada, con Hannibal y Jack peleando a muerte, cuando la ventaja, que tantas veces se dio vuelta estas semanas, quedó del lado de Lecter, luego de que oliera a Freddie Lounds y descubriera que Will no había cometido su primer "verdadero" asesinato. Lo otro fue defensa propia, aunque el FBI no lo creyera.

Hay varios puntos a destacar del enfrentamiento final, que fue sangriento como pocos y me tuvo al borde del sillón durante un buen rato. Will se convirtió en Hannibal en el momento que lo llamó por teléfono y le dijo "ellos saben", volviendo al episodio piloto. Confieso que me tomó un segundo recordarlo y en ese instante me sentí, de nuevo, recompensado por los creadores.

Lecter esperó a Jack Crawford, aun sabiendo lo que le esperaba, confiado en que la ayuda telefónica de Will volvía a traerlo a su bando. O no, la serie te exige que elabores algunas conclusiones, dándote suficientes elementos para no sentirte abandonado por la trama, pero con migajas sobre lo que ocurre dentro del terapeuta antropófago.

Para cuando terminó aquel enfrentamiento, que tuvo un par de instancias típicos de disminución de la inteligencia de los personajes (que tan bien funcionan, o no se utilizarían), Jack estaba tirado en un charco de su propia sangre, Will estaba tirado en un charco de su propia sangre, Abigail Hobbs (¡Shyamalan!) estaba tirada en un charco de su propia sangre y Alana Bloom estaba tirada en un charco de agua, hecha mierda después de caer de un primer piso.

Hannibal se retiró, casi sin heridas, pero habiendo perdido bastante esa noche. Primero perdió la identidad que construyó durante años, que le permitió "cultivar" una cantidad de pacientes, que mataron por él, murieron por él y saciaron su sed de curiosidad. También perdió a Will, de quien dudó hasta último momento y a quien ofreció una posibilidad incluso después de entender que había sido traicionado. Y perdió a Abigail, cual hijo que resulta víctima de un divorcio complicado.

En un capítulo en el que Will y Hannibal compartieron un cordero a modo de "sacrificio", el bando de los buenos parece haber sacrificado mucho para lo poco que perdió el malo. Por suerte tendremos una tercera temporada para ser testigos de las consecuencias de este sacrificio y descubrir quién sigue vivo luego de la llegada de las ambulancias, algo que Fuller ni siquiera se dignó a mostrarnos.

Por el contrario, la última escena refiere al cierre de Hannibal (la película) y muestra a Lecter viajando en avión. Al lado suyo no hay un jovencito, sino la doctora Bedelia Du Maurier (Gillian Anderson). ¡Shyamalan!

Ahora a esperar.

Hannibal T2E13

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3