Home Cine/TV Hannibal T2E4

Hannibal T2E4

Por el Cine/TV

Hannibal T2E4La serie creada por Bryan Fuller exige a su público en la medida justa, sin tratarlo de tonto ni complicarle la existencia. Premia a aquellos que tienen una memoria privilegiada y sigue construyendo una trama que visita a la temporada anterior, ya que sigue contando la misma historia.

Hannibal T2E4

El crimen más grande de Hannibal sería habernos perdido esta segunda temporada, de calidad superlativa, en donde de manera retroactiva se eleva la anterior, que seguramente sea disfrutada con otros ojos en una segunda "lectura", que en mi caso doy por descontada.

Este cuarto episodio volvió a los clásicos elementos de este año: un crimen de la semana, Will Graham dando consejos tras las rejas y Hannibal Lecter ocupando su lugar en la morgue. El primero cada vez desconfía más del segundo y ahora tiene pruebas, o por lo menos recuerdos.

Mr. Sensitive Graham comenzó a recordar la meticulosa manipulación que sufrió por parte de Lecter, quien le saturó los sentidos para hacerlo entrar en una especie de trance. Aquel del que después despertaba caminando en medio de la ruta sin saber lo que había ocurrido y lo hacía cuestionar su sanidad mental.

Los creadores de la serie fueron más allá, porque Will no fue el único "saturado" durante esta hora de gran televisión. Las mismas luces estroboscópicas aparecieron de frente en pantalla, y como nunca la música (por no decir el ruido) llevó a la incomodidad al menos a este espectador.

Los nuevos/viejos conocimientos de Will lograron que convenciera a dos personas de que Lecter no es lo que parece, además de que pudo darse cuenta lo que está haciendo con sus "trofeos".

-He's eating them -razona.

Seguido de un clip con escenas de Hannibal ofreciéndole su primer tupper con comidita humana.

Hannibal T2E4

Como siempre hubo un "crimen de la semana", que esta vez no se tocó con las aventuras del protagonista epónimo, pero nos trajo escenas muy desagradables de panales construidos sobre cadáveres y una varilla de metal utilizada para remover ojos humanos. Todo salido de la mente enferma de la hermana de Carlos López Puccio, que confesó sus pecadillos sin mucho inconveniente.

Allí no estuvo lo mejor del episodio. Eso tenemos que buscarlo en el duro regreso de Bella, esposa de Jack Crawford, quien lucha una guerra contra el cáncer, en la que quiere "rendirse mientras todavía tengo dignidad". Lisa y llanamente, le confiesa a Lecter (¿por qué todos le cuentan sus secretos?) que se suicidará.

Hete aquí que la única persona que realmente quería morirse, Hannibal va y la salva. Este tipo es un cagador de campeonato.

Para finalizar, vayamos a una de las dos personas con firmes sospechas de que Hannibal es un jodido. El primero es Frederick Chilton, el indeseable director del asilo en el que Will está guardado. En lugar de guardar el secreto, intenta formar una perversa alianza con el caníbal, creyendo tener la carta más alta. Angelito.

La otra persona es uno de los personajes que más creció en esta temporada y en este capítulo se notó mucho: Beverly Katz, la china que supo ser Moe de Los Tres Chiflados para después independizarse.

Will la ayudó con los casos desde algunas semanas, pero en cada conversación depositó semillas de sospecha acerca de Lecter. Ella terminó creyéndole al superempático y se dirigió hasta la casa del buen doctor en busca de pruebas.

Los últimos minutos de esta semana fueron un ejercicio de suspenso del bueno, con Katz encontrando pruebas fehacientes de la culpabilidad de Lecter y de algo en el sótano que la sorprendió... además de la figura del dueño de casa, llegando a último momento y dejándonos con el sonido de unos disparos y la promesa de que el próximo capítulo tardará menos de una semana en llegar. Igual es muchísimo tiempo.

Hannibal T2E4

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3