Home Cine/TV House of Cards: primera temporada

House of Cards: primera temporada

Por el Cine/TV

House of Cards: primera temporadaLas únicas maquinaciones políticas que no joden al pueblo son las que suceden en el mundo de la ficción. En este caso, los planes de Frank Underwood serán muy disfrutables, sobre todo cuando el propio Frank mira a cámara y nos los cuenta.

House of Cards: primera temporada

House of Cards: primera temporadaDe a poco me fui convenciendo de la importancia de Netflix (y otros servicios del estilo) en la construcción de una nueva "televisión", con comillas porque el contenido abarca mucho más que el aparato. No solamente por series como House of Cards, que surgió en Internet y se coló en los galardones más importantes, sino porque terminé asociándome al servicio.

Tanto Netflix como la caja que contiene la primera temporada (irónicamente, vi House of Cards en este segundo formato, ya que te la tiraban por la cabeza en el viernes negro) permite que uno vea los capítulos de la forma que prefiera, incluso todos de un tirón si tiene un día que desperdiciar.

En mi caso los vi de a pares, salvo los últimos tres, porque son un número impar. Concentrar los episodios en más o menos una semana permitió que no me mareara al principio, cuando aparecen las primeras maquinaciones políticas, un montón de personajes, y algunos cargos públicos que no se corresponden exactamente con los que tenemos por acá.

Es un problema menor, ya que delante de toda esa perorata está un elenco que es capaz de interpretar la complejidad que plantea Beau Willimon, basado en una creación original de la BBC, que no la vi pero que seguramente van a decir que es mucho mejor y bla.

Al frente del castillo de naipes está Kevin Spacey en el papel del congresista Francis Underwood, quien al comienzo de la serie sufrirá un desplante y pasará doce capítulos y medio intentando recuperarse.

Francis Underwood es el único personaje que rompe la cuarta pared y se dirige a la audiencia en ocasiones, aunque lo más disfrutable es cuando apenas echa un vistazo a la cámara. En esta categoría se coloca en un cómodo segundo lugar; quien mejor echa vistazos a la cámara es Ty Burrell como Phil Dunphy en Modern Family.

El resto de los personajes está compuesto por el núcleo que rodea a Underwood, incluyendo a su esposa (gélida y sensual Robin Wright) y su staff, un colega desprolijo que le caerá del cielo, periodistas, el Poder Ejecutivo, lobistas y Freddy, quien prepara las mejores costillitas en el Distrito de Columbia.

La acción está compartimentada en cómodos paquetes de tres cuartos de hora, pero estamos hablando de una única gran historia, con muchos personajes pero que siempre terminan volviendo a los planes de Underwood, algunos de los cuales se revelan bastante después de haberse puesto en marcha. Nada parece ser al azar.

No tardaremos en aprendernos decenas de nombres, entender la mayoría de las motivaciones y cambiar nuestras simpatías una y otra vez. Casi siempre conviene "hinchar" por Francis, sobre todo porque la trama suele ponerse interesante cuando sus planes se concretan.

Sin mencionar un solo detalle de la trama, es conveniente advertir que el final de temporada tiene su cierre, pero la historia se asemeja a la de Juego de Tronos, en el sentido de que hay algo mucho más grande que sigue andando y para lo que habrá que esperar hasta la nueva tanda de episodios.

Por suerte, como estoy llegando tarde, eso será dentro de pocas horas.

House of Cards: primera temporada
Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3