Home Cine/TV Inherent Vice

Inherent Vice

Por el Cine/TV

Inherent VicePaul Thomas Anderson tiene películas que me gustan mucho y tiene otra que se me hizo eterna y por momentos me mareó. Llena de buenas actuaciones, bastante humor y una trama detectivesca, parece hacer malabares con demasiadas pelotas. Incluyendo las mías.

Inherent Vice

Inherent ViceEs interesante la experiencia de ir al cine sin tener la más remota idea acerca de la película que van a exhibir. No pasa siempre, en especial con aquellas películas de las que se habla durante meses y vienen acompañadas de una importante campaña de marketing.

De Inherent Vice (Vicio Propio, ligeramente mejor que si le hubieran puesto El Propio Vicio) solamente sabía que estaba escrita y dirigida por Paul Thomas Anderson, basada en una novela del tipo que aparece en Los Simpson con una bolsa de papel en la cabeza. Unos amigos me dijeron de ir y respondí "¿por qué no?".

Comenzó el filme y me encontré ante la inusual tarea de armar en mi mente una idea de lo que estaba mirando. Rápidamente junté unas piezas y descubrí (bueno, siempre puedo estar equivocado) que estaba frente a una novela negra, con la particularidad de estar ambientada en los '70.

Así que el protagonista no era un recio y bebedor Philip Marlowe sino un recio y drogón Doc Sportello, interpretado por Joaquin Phoenix. Como sucede en estos casos, lo primero que ocurre es que una hermosa muchacha acude en busca de su ayuda.

Se planteó un misterio y a partir de ahí el detective puso manos a la obra para intentar resolverlo. O casi. Porque a los pocos minutos le ofrecieron un segundo caso, casualmente vinculado con el anterior.

Bien. Uno se acomoda en la butaca tratando de entender cómo se arma el rompecabezas, cuando un tercer misterio entra en juego y la paciencia se empieza a agotar un poco.

Quizás en una novela de trescientas y pico de páginas, funcionen e incluso sean necesarias tantas subtramas. De hecho, otras películas de PTA (no confundir con el de los portones eléctricos) manejan varias historias y la cosa "se entiende". Sin embargo, en Inherent Vice uno termina perdido. Y cuando digo "uno" digo yo, quien escribe esta reseña. Habrá mil experiencias a la hora de enfrentarse a esta película.

Inherent Vice

No fue una experiencia terrible, ya que las actuaciones tienen muy buen nivel (en especial Phoenix, Josh Brolin y Benicio del Toro) y durante las dos horas y media nos vamos encontrando con pequeños grandes momentos de humor. Pero no alcanzan para construir pequeñas grandes escenas ni una trama que lograra sostenerse durante esos 150 minutos.

En un momento pareció que la cosa no terminaba más y sumado al aire acondicionado que congelaba mis piernas peludas-pero-no-tanto, perdí un poco la paciencia ante el investigador al que le iban lloviendo las pistas y de repente lo capturaban y de repente se peleaba con uno y de repente se iba la mina y volvía y una mágica voice-over nos contaba cosas. Me gustó la mágica voice-over.

Quizás se hubiera bancado una miniserie de tres episodios de cuarenta minutos, con la misma densidad narrativa. Así, toda junta, terminó siendo demasiada información seguida sin la claridad suficiente como para que mi pobre cerebrito la procesara mientras se me congelaban las gambas.

Inherent Vice

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3