Home Cine/TV Insidious: Chapter 3 (La noche del demonio, capítulo 3)

Insidious: Chapter 3 (La noche del demonio, capítulo 3)

Por el Cine/TV

Insidious: Chapter 3 (La noche del demonio, capítulo 3)Existen personas que pagan para que otros seres humanos los hagan pasar mal, ya sean con ropa de cuero y látigo, o sentados en la silla del director creando películas de terror. Para quienes gustan de estos últimos, continúa una aterradora saga.

La primera Insidious (2010) fue un verdadero soplo de aire fresco para un género que por entonces estaba casi exclusivamente poblado por remakes que nadie había pedido y secuelas desgastadas. Sus creadores, James Wan y Leigh Whannell (Saw, Dead Silence, The Conjuring) sorprendieron con una historia bien armada, buenos actores, sustos efectivos y toques de humor bien administrados para alivianar la tensión. La inevitable secuela llegó tres años más tarde, pero en vez de limitarse a repetir lo que había funcionada en la primera, Wan y Whannell expandieron la mitología, sumándole puntos a la original y con buen instinto le dieron mayor protagonismo al entrañable trío cazafantasmas formado por Elise (Lin Shaye), Specs (Whannell) y Tucker (Angus Sampson). Con Wan sorpresivamente convertido en director de primer rango (gracias a Fast and Furious 7 y la recientemente anunciada Aquaman), la segunda secuela cayó exclusivamente en las capaces manos de Whannell, además de procurar su añorado debut como director.

Insidious: Chapter 3 (La noche del demonio, capítulo 3)

Después de torturar a los Lambert a lo largo de dos entregas (y autolimitarse tras el destino de Elise en el segundo capítulo), a Whannell no le quedó otra que viajar al pasado para narrar otro insidioso caso paranormal. Esta vuelta tenemos a la familia Brenner, integrada por el padre Sean (Dermot Mulroney) y sus hijos, la adolescente Quinn (Stefanie Scott) y su hermano menor Alex (Tate Berney). Intentando superar la pérdida de su madre en manos del cáncer, Quinn decide comunicarse con el más allá contactando a Elise para una sesión. La veterana médium acepta a regañadientes, debido a un par de incidentes violentos que le obligaron a bajar la persiana a sus viajes por "La Lejanía". Elise le advierte a Quinn de los peligros de invocar a los difuntos, ya que "cuando llamas a uno de ellos, todos pueden oírte". Y, en efecto, Quinn atrae la atención de "El hombre que no puede respirar", quien hará lo imposible por adueñarse de su cuerpo y alma a lo largo del metraje. Por suerte Elise cambia de parecer y, asistida por un par de caras conocidas, vuelve al ruedo para salvar a la adolescente.

Es inusual que el equipo creativo de una franquicia terrorífica se mantenga al timón de sus secuelas. Que las mismas mantengan la calidad y sean consistentes dentro de sus universos a lo largo de múltiples entregas es casi imposible. Freddy y Chucky fueron progresivamente convirtiéndose en auto-parodias, hasta que sus creadores los devolvieron a sus raíces para sus últimas incursiones. En sus encarnaciones originales, Michael Myers y Jason acumularon secuelas cada vez menos aterradoras, hasta que el primero fue finalmente molido a piñazos por el rapero Busta Rhymes mientras que el segundo terminó en el espacio. A diferencia de sagas más recientes y repetitivas como Actividad Paranormal y Saw, el tercer capítulo de Insidious pasa con buena nota a pesar de algunos detallecitos, y es una buena opción para una noche de lluvia (o una matinée, para los más miedosines) en estas vacaciones de julio.

En cuanto a lo negativo, en lo personal no llegué a conectar con los Brenner tanto como con los Lambert de las entregas anteriores, quizás porque Mulroney no convence como el estresado patriarca enviudado y Alex no hace más que entorpecer la dinámica entre padre e hija. Su única contribución al argumento es la de llamar al dúo de Spectral Sightings para después desaparecer completamente de la trama cuando las papas queman, al igual que la bestie y el vecinito pretendiente de Quinn. Con amigos así...

Insidious: Chapter 3 (La noche del demonio, capítulo 3)

El protagonismo cae casi exclusivamente en Scott quien, después de un accidente que NADIE va a ver venir, queda parapléjica y aún más vulnerable a los crecientes ataques del espectro cancerígeno de huellas de alquitrán. Hay momentos que recuerdan al clásico La ventana indiscreta de Hitchcock (Whannell y Wan son fans del maestro del suspenso) y de repente soy yo, pero hay algo de morbosa satisfacción en ver a una estrella de Disney Channel sopapeada y arrastrada alevosamente.

En el párrafo anterior dije "casi" porque uno de los mayores aciertos de Insidious 3 es darle grandes momentos a Elise, la querible y temeraria médium de la saga. En este capítulo nos adentramos más en su vida y tribulaciones, y también presenciamos su primer encuentro con la recurrente "Novia de negro". Lin Shaye es una consumada veterana que ha incursionado en casi todos los géneros. Los fanáticos del cine de terror la recordamos con cariño de la primera Pesadilla en lo profundo de la noche y Critters, así como también por decenas de películas camp como Snakes on a Plane, Big Ass Spider! y casi todas las producciones de los hermanos Farrelly. Elise es la abuelita psíquica patea-traseros que todos quisiéramos tener, y da gusto ver cómo levanta lo que en otras manos sería una trillada secuela oportunista (cof, Annabelle, cof...).

Insidious: Chapter 3 (La noche del demonio, capítulo 3)

Otra cosa que llama la atención es la sorpresiva carga emocional que hasta llegó a humedecerme los ojitos al final. Si bien los sustos están a la orden del día, Insidious 3 es también una historia sobre la pérdida de nuestros seres queridos y nuestra necesidad de comunicarnos con ellos.

Pero Hank, ¿y esta peli da miedito? Si bien hay escenas de suspenso justificadas y honestamente orquestadas, quizás Whannell abuse un poco de lo que el crítico británico Nigel Lloyd ha bautizado despectivamente como "cine de marcador de ganado": esos sobresaltos gratuitos y súbitos rematados por un acorde disonante y con el volumen al mango. El director primerizo demuestra autoridad en un género que conoce bien, aunque por momentos haga falta la magia de Wan, sobre todo al tratarse de una tercera entrega. Pero el otro australiano figura como productor ejecutivo y seguramente le haya dado su apoyo más algún tip a su amigo y colaborador. Además de que el director teatral en la escena de la audición de Quinn se le parezca mucho…

Insidious: Chapter 3 (La noche del demonio, capítulo 3)

En toda entrega de la saga podemos contar con algún icónico espectro que esperamos ansiosamente con los ojos tapados. Al Darthmaulesco "Demonio de labios pintados" de la primera parte (el compositor Joseph Bishara... ¿aparecerá en ésta?) y la citada "Novia de negro" de la segunda, ahora le sumamos al "Hombre que no puede respirar" que anuncia uno de los pósters. Sin ser tan aterrador como los nombrados, es un adversario digno y tiene lo suyo, como la tensa escena en el sótano de Elise y su modus operandi de domesticar a sus mascotas humanas hasta confiscar sus rostros y extremidades, casi como salido de una pesadilla surrealista de David Lynch o Takashi Miike. Una vez en "La Lejanía" también tendremos una galería de espíritus más convencionales y menos memorables.

Insidious: Chapter 3 (La noche del demonio, capítulo 3)

Los bienvenidos momentos de humor llegan, previsiblemente, de la mano de la querible dupla Whannell-Sampson. Sobre todo este último, cuyo look ochentoso recuerda a las apariciones del Dr. Hibbert en los distintos flashbacks a través de las décadas en Los Simpson. Los actores han sido lo suficientemente conscientes de su buena química como para explotarla fuera del universo Insidious, a través de la reciente comedia negra The Mule, mientras que el workaholic de Whannell se las ha ingeniado para escribir y actuar (con muchas caras conocidas) en la zombedy Cooties, ambientada en una escuela primaria y a estrenarse próximamente.

Insidious: Chapter 3 (La noche del demonio, capítulo 3)

Whannell ya ha demostrado que es bastante más que un incubador de sustos del montón. Su esporádico pero entretenido blog es parada obligatoria para quienes gustan de inspiradoras historias sobre "cómo sobrevivir en Hollywood y no morir en el intento" (¡con vómitos en el auto de Alicia Silverstone incluidos!). Independientemente de sus películas, es imposible no hinchar por un cinema nerd que se inició en una versión grunge y australiana de Gente Récord, entrevistando directores famosos y recomendando películas de culto desde una bañera (gracias, YouTube). Su post felicitando y despidiéndose de Wan, augurándole un futuro promisorio en las grandes ligas ("es lo que siempre quiso hacer") emociona y calla con elocuencia a los haters de Internet.

Al momento de escribir esto, Insidious 3 ha recaudado más del doble de su presupuesto, lo que seguramente garantizará una cuarta parte en algún momento. Cuando las mejores opciones del género provienen de los circuitos independientes y/o fuera de Hollywood, es reconfortante ver que algunas de las franquicias más mainstream no están completamente desgastadas y sus creadores aún se esmeran en crear secuelas dignas y no defraudar a los fans. En pocos meses tendremos la promisoria Sinister 2 y el año que viene le tocará el turno a The Conjuring 2, con James Wan de vuelta en el sillón de director antes de embarcarse en el universo cinemático DC. Por suerte no todo tiene que ser Actividad paranormal 48.

Insidious: Chapter 3 (La noche del demonio, capítulo 3)

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3