Home Cine/TV Kong: Skull Island (Kong: Isla Calavera)

Kong: Skull Island (Kong: Isla Calavera)

Por el Cine/TV

Kong: Skull Island (Kong: Isla Calavera)La típica historia de "estadounidenses que van a tocarle los cojones al simio gigante y después quieren que uno les tenga empatía mientras se los van comiendo" funciona gracias al humor, la aventura y las buenas escenas de Kong dándose contra otros monstruos gigantes.

Kong: Skull Island (Kong: Isla Calavera)

No se rían, pero en esta época en la que ya no alcanza con las trilogías, sino que hay universos cinematográficos en constante expansión, existe el Monstruoverso. Mucho más humilde de lo que suena, se trata de las historias que incluyen a Godzilla y a King Kong. Todo comenzó con la película de 2014 sobre el lagarto gigante y continúa este año con la película del mono gigante.

Como ocurre en estos casos, los verdaderos protagonistas son los humanos. Sin embargo, el público quiere ver al mostro del cartel en acción. A diferencia de Godzilla, aquí el elenco es más interesante (aunque extensísimo) y el mostro del cartel tiene suficientes minutos en pantalla como para dejarnos satisfechos.

Todo comienza con una misión secreta que tiene como destino a la última isla inexplorada del mundo. Típico. Como ocurrió en otras películas del señor Kong, la historia transcurre en un tiempo pasado. Peter Jackson nos llevaba desde 2005 a 1933, mientras que Jordan Vogt-Roberts lo hace de 2017 a 1973.

La elección de la fecha tendrá o no que ver con los planes "macro" del universo compartido. Lo cierto es que eso se aprovecha a la hora de introducir a un grupo de soldados recién salidos de Vietnam, incluyendo al siempre intenso Samuel L. Jackson, a quien no le gusta mucho eso de tener que dejar de pelear contra alguien.

Del batallón lograremos identificar a cuatro o cinco, mientras que el resto del grupo de exploradores incluye al "rastreador" (Tom Hiddleston dando lo justo), la fotógrafa de guerra (una Brie Larson que ríe menos conforme pasan los minutos y con eso el mundo pierde brillo) y el "believer" en bichos gigantes (John Goodman flaco y demasiado calmado).

Kong: Skull Island (Kong: Isla Calavera)

Pero, esperen. ¡Hay más! Porque Goodman tiene varios patiños, incluyendo a una china que firmo acá ante testigos y apuesto mis pertenencias a que solamente está en la película para engolosinar al público chino. Y apuesto la mitad de mis pertenencias a que grabó un par de escenas que no están en el corte internacional, porque aparece cuando pasaron bastantes minutos y se pasa una hora sin emitir frase alguna.

¿Qué permite el elenco "largo"? Y, permite que nos encariñemos con más de uno, para que los pobladores gigantes de la Isla Calavera se los vayan papando conforme avanzan las acciones. Acá nadie está a salvo.

Precisamente la Isla es la gran protagonista de la historia. Kong es solamente uno de los habitantes del lugar, lo que nos permitirá verlo pelear contra monstruos tan peligrosos como estéticamente feos. Al final, Godzilla y Kong terminan siendo lo mismo, y la única forma de decidir por quién vas a hinchar en 2020 cuando se estrene Godzilla vs. Kong será si preferís a los reptiles o a los primates.

Kong: Skull Island (Kong: Isla Calavera)

Entre el humor muy bien utilizado y la música de época bastante bien utilizada (en especial si te gusta la música de esa época), la historia va siguiendo a distintos grupos de seres humanos a través de la isla mientras se cruzan, se desencuentran y se mueren. Todo bajo ese lema de que "el mundo no nos pertenece" que te quieren achacar desde el tráiler pero que nunca termina de cerrar. Es una isla rodeada de tormentas eternas con un puñado de criaturas de gran tamaño. No nos hagan creer que el futuro de la humanidad está en las manos de Brie, Tom y otros chicos del montón.

Por suerte la aventura es entretenida. Kong aparece cada dos por tres para darles machaca a sus vecinos o a los protagonistas, que bien merecido se lo tienen. Al mejor estilo Parque Jurásico (en la novela o en alguna de sus adaptaciones), el objetivo será llegar a tiempo a un punto determinado de la isla, para lo que será imprescindible la supervivencia.

Recomendable para ver en pantalla grande, para apreciar con nitidez a los gigantescos animales y para ver volar chispas por doquier. ¿Se acuerdan de los destellos que tanto le gustan a J.J. Abrams? Bueno, a Vogt-Roberts le encantan las chispas. Acuérdense de esto cuando la miren en cine y hagan un drinking game cuando la miren en sus casas. Ojo la cirrosis.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3