Home Cine/TV Kung Fu Panda 3

Kung Fu Panda 3

Por el Cine/TV

Kung Fu Panda 3La animación de primer nivel se combina con una historia que recuerda demasiado a las anteriores, en un cóctel más satisfactorio para el público infantil que para los adultos, que extrañarán las voces originales y verán venir casi todo lo que ocurre.

Kung Fu Panda 3

DreamWorks Animation es como la prima de Pixar que no acostumbra llevarse los elogios. La imagino llegando el primer día de liceo y que los profesores le digan "ah, sos la prima de Pixar", esperando encontrarse los mismos guiones y la impecable factura técnica, para luego decepcionarse por el nivel sensiblemente inferior.

Esto no quiere decir que el estudio no tenga en su historial películas muy disfrutables, como How to Train Your Dragon, Megamind o Mr. Peabody and Sherman. Sin embargo, sus obras más populares apuntan a un público más menudo (Madagascar) o ponen más énfasis en las referencias pop que en el guion (Shrek).

Después está Kung Fu Panda, cuyo éxito por momentos me asombra. Pensada para los más chicos, cada una de sus entregas está repleta de escenas de artes marciales muy bien coreografiadas, que por algún motivo han hecho el clic con las audiencias infantiles alrededor del mundo (Nota del Editor, que en este caso es también el autor de la nota: luego de escribir la reseña me explicaron que sí, que los niños siguen siendo fanáticos de los puños y las patadas).

Kung Fu Panda 3

Claro que estas peleas, entrenamientos e intercambios de golpes varios se desarrollan en un marco desbordante de color y muy agradable a los ojos. A esto hay que sumar el hecho de que la animación es de primer nivel, algo que se nota perfectamente cuando los tráilers incluyeron a Un gallo con muchos huevos y Norm y los Invencibles.

Si nos alejamos de ese primer público objetivo, encontramos detalles que hacen que Kung Fu Panda 3 no quede en la primera línea de las obras del estudio. La historia, por ejemplo, repite bastantes elementos de las anteriores. De nuevo un poderoso enemigo regresa (del encierro, del exilio o de la muerte) con intenciones de conquistar todo el territorio conocido.

Al malo malísimo se le suma alguna predicción o mensaje oscuro que indefectiblemente termina involucrando al rechoncho panda Po, quien en cada entrega debe superar sus dificultades, mejorar el nivel de kung fu que tenía al comienzo de la película y utilizar estos conocimientos para derrotar al malhechor. Corren créditos.

Kung Fu Panda 3

Esta vez el malo es Kai, un yak que logró regresar del mundo de los espíritus al ir robando el chi de otros maestros muertos. El chi, según nos cuentan, es como la Fuerza de las películas de Star Wars, una energía que llevamos dentro y que en lugar de levantar naves estancadas en un pantano, puede hacer que la vegetación florezca.

Mientras Kai se acerca, Po recibe la visita de su padre biológico, quien lo invita a regresar con él a un pueblo oculto (y ni tanto, porque varios personajes no tendrán problema en llegar ahí) donde viven los últimos pandas.

Todo se desarrollará exactamente como uno esperaría. Po se adapta a su nueva vida y su "nuevo" padre, pero algún elemento de esta nueva realidad no resulta ser tan bueno como parecía y el enfrentamiento final obligará a la suma de culturas para derrotar al enemigo común. La competencia entre padres (panda y ganso) por el amor de Po será lo más destacable de la historia.

Kung Fu Panda 3

Por tercera vez los integrantes de los Cinco Furiosos (tigresa, mantis, mono, grulla y víbora) estarán desaprovechados y en la versión doblada ni siquiera disfrutaremos de cinco voces conocidas. La saga ha tenido problemas para encontrarles subtramas interesantes a sus personajes secundarios y donde antes se salvaba Shifu esta vez no lo hace por verse obligado a permanecer al margen durante gran parte de la película.

Otros personajes nuevos no tienen incidencia en las acciones, incluyendo un panda que parece sufrir de importantes dificultades de aprendizaje y que podría escandalizar a más de un escuadrón de lo políticamente correcto.

A falta de grandes arcos (o de arcos en general), tendremos varios chistes de repetición, algunos más repetidos que otros, y unos cuantos gags visuales. La risa de los pequeños está garantizada. Los grandes, sin embargo, podrán marearse por el vaivén entre momentos de "oscuridad" y momentos de chistes simplones.

Sin decepcionar, Kung Fu Panda 3 tampoco premiará al espectador adulto con guiños de humor o escenas que queden en su memoria. Y cada modismo mexicano hace extrañar más a los grandes actores que aparecen en la versión original.

Eso sí, los fanáticos de las artes marciales estarán de parabienes. Tanto como los niños fanáticos de los pandas, de la animación o simplemente de las salidas al cine.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3