Home Cine/TV Looper (2012)

Looper (2012)

Por el Cine/TV

Looper (2012)Los viajes en el tiempo son un tema recurrente del cine de ciencia ficción. Las BUENAS películas sobre viajes en el tiempo, no tanto. “Looper” trae al género una vez al inmortal Bruce Willis, rompiendo de paso con el estigma y mareándonos de buena forma entre aquí, allá y el futuro.

Looper (2012)Tratar el tema de los viajes temporales no es sencillo. La idea de trasladarnos a un momento diferente de la línea temporal fue explorada incontables veces y a través de distintos medios, de Wells a Bradbury (quizás recuerden el maravilloso cuento de este último, “El Sonido de un Trueno”). En formato cinematográfico tuvimos varios intentos, desde intentos menores como la fallida (pero oscura y bastante entretenida) “The Butterfly Effect” (2004) hasta las versiones cinematográficas de “The Time Machine”, pasando por “12 Monkeys” (1995), el peliculón de Terry Gilliam (justo también con Bruce Willis), o la excelentísima, demandante y gasolera “Primer” (2004).

Es precisamente con “Primer” que quizás se establezcan mayores paralelos en lo referente a “Looper” (2012), la película dirigida por Ryan Johnson que cuenta con actuaciones de Joseph Gordon-Levitt, Bruce Willis y la hermosísima Emily Blunt. “Looper” es ciencia ficción inteligente, bien conceptuada y actuada, centrada en un concepto interesante que puede resultar confuso por momentos, pero que paga con creces a la hora de la valoración final, charla via-cerveza post-película mediante.

Looper (2012)La premisa central de “Looper” nos lleva unos 30 y pico de años en el futuro. El año 2044 demuestra dos cosas: los mayas no tenían razón (después de todo, difícil creerle a quien cambia espejitos por oro) y, por más que no hubo demasiados apocalipsis explosivos, el camino natural de la humanidad parecería conducir ineludiblemente a una realidad social degradada, donde el grande acribilla al pequeño y el rico fagocita al pobre, lo escupe y se limpia los dientes con su fémur afilado. El futuro de “Looper” es un entorno oscuro, urbano y civilizado pero con una vibra apenas disimulada de salvajismo primario, donde la extrapolación de las tendencias actuales es llevada al paroxismo (“¿Ah, me afanás la moto? Tomá, cinco balazos por la espalda”). El año 2044 muestra, además, un entorno bastante retro, con tendencias estéticas decadentes apoyadas en una mixtura de elementos del finales del siglo XX y las décadas del ‘50 –’60 (vestimenta, automóviles, etc.). Por supuesto, algún mutante con poderes telequinéticos anda en la vuelta, como corresponde a una propuesta de esta índole.

El año 2044 también es el año en el que la sociedad comienza un camino hacia un colapso aún mayor, de la mano de algunas figuras centrales bastante siniestras que representarán problemas agudos para el prójimo a medida que se afiancen en el poder.

Looper (2012)La película centra su narrativa en Joe (Joseph Gordon-Levitt), un asesino a sueldo de poca monta, ex muchachito de la calle, rescatado por el lord del crimen de turno (Jeff Daniels), que cuenta con un modus operandi de lo más particular para sus artesanías sangrientas. En el año 2074 (treinta años en el futuro del futuro, por más que suene confuso), los viajes en el tiempo existen, por más que todavía no se hayan inventado en el 2044. El tema es que, como podrán imaginar, son ilegales. Después de todo, nunca se sabe cuándo va a aparecer el primer idiota que pise fuera del camino a una mariposa jurásica y así cambie el uso de la tilde en el castellano del Río de la Plata. Una organización que hace uso clandestino de los viajes en el tiempo sin importarle un bledo sus restricciones es la mafia. Cuando uno está a cargo de una organización criminal y quiere hacer desaparecer un cuerpo en el ’74, época en la que ubicar un cuerpo es más fácil que la tabla del uno, existe una única forma de deshacerse del fiambre (no funcionan los zapatos de concreto y al fondo del mar, amiguetes): enviarlo atrás en el tiempo.

Cruzar tu camino con la mafia y caer en desgracia con ellos implica, por lo tanto, hacerse acreedor de los siguientes premios: una capucha, una cuerda que te ata las manos a la espalda, un viaje atrás en el tiempo y un balazo en el pecho del looper (así se llaman estos asesinos) que te está esperando en el ’44. A posteriori, deshacerse de un cuerpo que técnicamente todavía no existe es relativamente indoloro (para todos salvo el homenajeado, claro está).

Looper (2012)Ser un looper implica laburo fácil. A tal hora de un día determinado sólo se espera de vos que estés en un campo desierto, escopeta en mano, para pegarle el tiro de gracia al damnificado ni bien se materializa ante tus ojos. A continuación sólo queda disfrutar de drogas oculares, autos clásicos, prostitutas y drum’n’bass. Hay una pequeña cláusula, sin embargo: los loopers viven poco tiempo. A la mafia no le gusta dejar cabos sueltos y los asesinos a sueldo tienen, si sobreviven, los días (literalmente) contados. Viví rápido, disfrutá todo lo que puedas, morí relativamente joven, encapuchado y arrodillado.

Cuando no tenés nada que perder, la idea no suena tan mal.

La vida de Joe, relativamente sencilla, se complica cuando el objetivo a eliminar una soleada tarde de verano es él mismo, 30 años en el futuro (Bruce Willis). A partir de este evento se desencadenan una serie de sucesos que desembocan en una espiral de destrucción que afecta el destino de muchos más individuos, más allá de Joe-joven y Joe-viejo.  Mucho depende del enfrentamiento de una persona con sí misma, tema interesante cuando está correctamente tratado.

Looper (2012)La historia de “Looper” puede resultar relativamente confusa por momentos. La crónica salta en función de las inconsistencias temporales que se generan a partir de la bifurcación de decisiones de cada viajero del tiempo. Sin embargo, la narrativa cumple con holgura su función, logrando transmitir una gran cantidad de información en dosis efectivas, que permiten seguir la historia sin problemas. Durante toda la película, Ryan Johnson utiliza el recurso de la voz en off del pensamiento de Joe-joven como eje estructurador de la narrativa, elemento que, en conjunto con la propuesta estética y el retrato distópico del futuro, le da a “Looper” un aire decididamente noir. Estamos ante una historia de criminales, matones y asesinos a sueldo, de hombres maduros frustrados, víctimas de tragedias y prostitutas con corazón de oro. Johnson ya hizo algo similar con “Brick” (2005), transponiendo situaciones típicas del noir a un entorno diferente. Esta elección narrativa hace al entorno generado tangible y texturado, futurista y retro al mismo tiempo.

Looper (2012)Las actuaciones de la película están a nivel de la misma. Más allá de las interpretaciones más que acordes de Willis (que tiene hasta algún momento exagerado de acción para homenajear a sus seguidores), Emily Blunt (una gran actriz que sabe imponer a su personaje de madre abnegada con un hijo rarito la gravitas necesaria) y Jeff Daniels (un matón futurista semi hastiado), quien se roba la película es Joseph Gordon-Levitt. Recordemos: tanto él como Bruce Willis interpretan al mismo personaje, con treinta años de diferencia. Gordon-Levitt reproduce toda la gama gestual de Willis (mucha más de la que algún detractor despistado podría esperar) en una interpretación que arranca más de una sonrisa por lo acertado. Grandes aplausos para Joseph, por ende, quien además produce el filme. Entre esta entrega, “Inception”, “TDKR” y otras tantas películas más, se está transformando en un referente más que obligado para el cine de género.

La trama tiene sus complejidades, sin ser críptica ni indescifrable. Sin embargo, hay algún tropezón. Algunos saltos de decisión parecen un tanto forzados y, en particular, el final deja con la gran interrogante clásica : “¿no hubiese sido más fácil si …?”. Sin embargo, mirando para atrás con las cartas sobre la mesa, todos tenemos visión perfecta 20-20. “Looper” es un gran ejemplo de cómo el cine de ideas no necesita de un gran presupuesto para llevar a cabo una propuesta efectiva, contundente y disfrutable. Un guión sólido, grandes actuaciones, buena puesta en escena y buen pulso en la dirección alcanzan para generar una película que entretiene, deja pensando y por momentos deslumbra.

De lo mejor del año, por varias cabezas. Acuérdense de esto en un futuro.

Looper (2012)

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3