Home Cine/TV Luther

Luther

Por el Cine/TV

LutherUn rudo policía persigue a los criminales más despiadados mientras lucha contra sus propios demonios. Esta premisa podría describir a decenas de series, pero sólo una está ambientada en Londres y tiene a Idris Elba como protagonista.

Luther

LutherGracias a Netflix pude disfrutar de uno de esos "dramas ingleses" que a veces pasan por debajo del radar, o se pierden entre el tsunami de nuevas series que nos empapa semanalmente. No hay con qué darle, pagar por algo le da ese empuje extra para verlo (sobre todo porque si uno mira poca cosa siente que está tirando la plata).

El primer gancho para prestarle atención a los 14 episodios que componen las tres temporadas es, por supuesto, Idris Elba. El mismo que conquistó al público como Stringer Bell en The Wire (comentario aquí), deja las clases de economía y se pone la gabardina más cool del mundo para resolver un montón de crímenes horribles.

Mencionaba al principio la cantidad de ficciones, muchas de las cuales se centran en el procedimiento policial. Bien, perdonen por ponerme en el lugar de un director de marketing, pero, ¿cuál es la diferenciación de este producto? ¿Por qué ver Luther?

En los primeros episodios no es sencillo contestar esta pregunta. John Luther (Elba) es el típico policía rudo, con algunos problemas de conducta, que intenta recomponer su relación con la mujer con el cuello más largo del mundo. Si Luther tiene un fetiche con los cuellos, es entendible que esté loco por ella.

Con el correr de los episodios, uno se va armando la película de lo que constituye una entrega de esta serie. Los crímenes son muy violentos y se garantiza al menos una escena de esas que te frunce el espiráculo invertido. Luther está dispuesto a ir un poco más allá de las reglas, pero no es ningún Michael Chiklis. Aunque en algún momento lo apreten y tenga que hacer alguna chanchada puntual.

Otro detalle presente en esta ficción, como ocurre en las que vienen de la Gran Bretaña, es que hay actores feos. Bueno, no realmente "feos", pero sí con rostros comunes, de esos que al otro lado del océano no abunden tanto. Está claro que Idris tiene su appeal (envidiable), pero a su alrededor hay un montón de jetas que hacen más creíble la cosa.

Y un detalle que debe asimilar cualquiera que se enfrente a Luther (la serie): por lo menos una vez por episodio, alguien toma una decisión increíblemente estúpida. Al nivel de película de terror. De esas que uno reacciona dándose una palmada en la frente. Algunas son por estupideces inherentes a la serie (a Luther no le gustan las armas... por alguna razón) y otras son necesarias para que el capítulo no termine a los diez minutos.

Los guionistas son buenos a la hora de crear personajes despreciables, de esos que uno golpearía si el televisor no sufriera daños, entre criminales mega jodidos y policías inescrupulosos, que se atreven a dudar del gran Luther. Por el camino pasarán un montón de cosas predecibles y otras que nos recompensarán por haber mantenido la atención hasta ese momento.

La serie está compuesta por una primera temporada de seis episodios y dos de cuatro cada uno, que cuentan algunos casos puntuales, otros que terminan en el envío siguiente, y un arco que pondrá a prueba la entereza de nuestro John.

Si quieren un policial que no cambia el mundo pero que está bien hecho, protagonizado por un tipo que sabe cómo caminar con las manos en los bolsillos, cargado de personajes interesantes (para bien o para mal), y son capaces de perdonar una o dos estupideces por capítulo, pasen a saludar a Luther y quédense un rato.

Luther

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3