Home Cine/TV ¿Qué pasó ayer? Parte 2

¿Qué pasó ayer? Parte 2

Por el Cine/TV

¿Qué pasó ayer? Parte 2Un par de años después de la genial The Hangover, el “wolf pack” vuelve a entrar en acción. Ya no en Las Vegas sino que ahora le tocó el turno a Bangkok. Monos traficantes, budistas fiesteros y prostitutas poco confiables, son algunos de los condimentos de esta segunda parte. Ah, y Mike Tyson.

Advertencia: sobre el final de la nota se revelan algunos detalles del desenlace de la película.

En el 2009, la sorpresa cinematográfica del año fue The Hangover (que por estos lados se conoció con el nombre ¿Qué pasó ayer?, título que no está tan mal si pensamos que perfectamente le podrían haber puesto Locademia de borrachos), una comedia que sin contar con un gran bombo marketinero, se las arregló para facturar casi 500 millones de dólares alrededor del mundo. Valorar una película por su resultado en la taquilla es, en todo caso, una estupidez. Sin embargo, ¿Qué pasó ayer? se merecía tantos halagos como dólares ganados.

¿Qué pasó ayer? Parte 2La película, que tuvo un costo de producción de unos magros 35 millones de dólares (“magros” para los parámetros hollywoodenses, ya que con esa plata se podría financiar la producción de cine nacional de acá a 200 años) fue dirigida por Todd Philips, quien a pesar de su bajo perfil, ya cuenta en su haber con otras grandes comedias como Road Trip (2000) y Old School (2003). El elenco tampoco se destacaba por contar con grandes estrellas que convocaran al público masivo, pero sí con unos comediantes de la ostia (disculpen la expresión, pero en Multiverseros estamos tratando de ingresar al mercado español) entre los que se encuentran Ed Helms (el gran Andy Bernard de The Office), Zach Galifianakis (un gordo comiquísimo que viene del stand up y que hasta ese entonces contaba con participaciones muy secundarias en películas y series) y Ken Jeong (el ahora maravilloso Mr. Chang de Community).

Por si no la vieron, algo que sería muy extraño ya que la película la vio todo el mundo (¿les conté que recaudó casi 500 millones de dólares?), ¿Qué pasó ayer? trata sobre un grupo de amigos que viajan a Las Vegas para la despedida de soltero de Doug (interpretado por Justin Bartha). La cuestión es que la despedida se les va de las manos y amanecen en la habitación del hotel sin recuerdo alguno de la noche anterior, con el novio desaparecido, un tigre en el baño, un bebé del cual hacerse cargo y apenas algunas pistas como para empezar a recrear lo sucedido unas horas antes. Y por supuesto, con el objetivo de recuperar al novio a tiempo para su casamiento.

¿Qué pasó ayer? Parte 2El resultado fue una comedia tan delirante como genial, repleta de momentos absurdos, que sumados, daban forma a una historia que se iba armando como un puzzle que se terminaba de completar en la memorable escena final con la revelación de las fotos de la noche salvaje. ¿Qué pasó ayer? fue una comedia perfecta, una de las mejores en mucho tiempo. Ah, y de pasó devolvió a Mike Tyson a los primeros planos, lo que le sirvió de trampolín para participar en Bailando por un Sueño. Sí, ya sé, hay muchas cosas mal en esta última frase.

Todd Philips debe haber pensado que si con esa primera parte quedó demostrado que la fórmula funcionaba a la perfección, ¿por qué entonces tendría que cambiarla?

Efectivamente, no la cambió, ya que ¿Qué pasó ayer? 2 es exactamente la misma película que su primera parte. O casi…

Hacer una segunda parte que sea prácticamente un calco de la primera es una jugada arriesgada, y de hecho, gran parte de los comentarios negativos que ha recibido la película vienen por ese lado. Sin embargo, ¿Qué pasó ayer? 2, más que un calco es un “redoblar la apuesta”.

La acción se traslada de Las Vegas a Bangkok, ciudad en la que según declaró Maradona en una entrevista radial otorgada hace unos días, están los travestis más lindos del mundo. En ¿Qué pasó ayer? 2 aparecen varios travestis, pero si son lindos o no queda a criterio de cada uno de ustedes. Les prometemos que no vamos a juzgarlos por lo que opinen.

En esta oportunidad, Stu, el dentista interpretado por Ed Helms, es quien está a punto de contraer matrimonio con una tailandesa de familia pudiente, cuyo padre lo odia ya que no ve en él a alguien que, palabras más, palabras menos, le corra sangre por las venas.

Casi en contra de su voluntad y convencido por sus amigos, Stu decide invitar a Alan (el demente interpretado por Galifianakis), a pesar de sus antecedentes. Recordemos que en la primera parte todo se detonaba a partir de la participación de Alan y sus pastillas roofies.

¿Qué pasó ayer? Parte 2

La fiesta de despedida de soltero en Las Vegas ahora es sustituida por un improvisado fogón en la playa, la aparente mejor solución para reducir al mínimo el “factor de riesgo Alan”. Obviamente, una vez más todo se va al carajo y el wolf pack despierta ahora en la habitación de un hotel de mala muerte en el centro de Bangkok, junto a un mono traficante de drogas (sí, un mono traficante de drogas) y al maravilloso Mr. Chow, uno de los mejores personajes que la comedia gringa nos ha regalado en los últimos años. Un personaje cuya grandeza es inversamente proporcional al tamaño de su miembro viril.

Esta vez, el integrante del grupo desaparecido es el hermano de la novia, un jovencito prodigio, orgullo de su padre, cuyo dedo amputado es la única pista para encontrarlo.

A partir de ahí la comedia toma el mismo giro narrativo que su predecesora, con los personajes dando vueltas por cuanto antro existe en Bangkok y encontrándose con personajes con los que se toparon la noche anterior pero de los que no recuerdan nada.

¿Qué pasó ayer? Parte 2Una de las diferencias de esta segunda entrega con respecto a la primera (y por eso les decía que no es exactamente un calco, sino “casi”) es que las situaciones ahora están llevadas al extremo, rompiendo todas las normas de corrección política de lo que en definitiva sigue siendo una comedia mainstream.

Es verdad que el factor sorpresa ya no está presente, pero igualmente Philips se las arregla, y muy bien, para descostillarnos de risa en el momento menos esperado y con las situaciones más absurdas imaginables, como lo es la presencia de un mono traficante que ante una herida de bala letal, pide como último deseo un cigarrillo para descansar en paz.

Todd Philips entiende que para que una película como esta funcione, tiene que dejar a sus personajes moverse con libertad y sin emitir sobre ellos ningún tipo de juicio moral. En ese sentido, ¿Qué pasó ayer? 2 sería algo así como una anti Virgen a los 40, película que hubiese sido la mejor de ese ladrón de gallinas que es Judd Apatow si no fuese por el final cobarde en donde el personaje interpretado por Steve Carell, prácticamente renuncia a su condición de geek como demostración de una supuesta maduración. En ¿Qué pasó ayer? 2, los personajes no sólo actúan con una irresponsable y divertida impunidad, sino que el final, en donde Stu asume su “demonio interior” y abandona su actitud políticamente correcta, es toda una declaración de principios.

Ante una eventual tercera entrega, no me molestaría que la fórmula se repita. Equipo que gana no se toca.

¿Qué pasó ayer? Parte 2

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3