Home Cine/TV Queremos a Loki

Queremos a Loki

Por el Cine/TV

Queremos a LokiTramposo, inteligente, mentiroso, calculador. Esa es la naturaleza de Loki, el hermano de Thor interpretado por Tom Hiddleston. Con ese prontuario, así y todo se ha convertido en uno de los personajes más queribles del universo Marvel Studios. A continuación, tratamos de explicar el porqué.

Queremos a LokiLa franquicia de Thor arrancó ganando con un gol desde el vestuario el día que Kenneth Branagh (director de la primera entrega allá por el 2011) se dio cuenta de que Tom Hiddleston, uno de sus compañeros de reparto en la adaptación británica del policial sueco Wallander, era el actor ideal para interpretar a Loki, la oveja negra de los Benvenuto de Asgard.

En la literatura, el cómic, el cine o la televisión, los antihéroes suelen ser personajes que acaparan la simpatía del consumidor, en cierta forma quizás, porque uno canaliza en ellos todo lo que el angelito que nos habla al oído nunca nos permite concretar. Por eso Superman, con su inquebrantable optimismo y confianza en la humanidad, es comúnmente considerado un personaje de cuarta (pobre de aquél que crea eso, no entiende nada) y otros como Wolverine, en cambio, son cool.

Sin embargo, la genialidad del Loki de Hiddleston y la simpatía que nos provoca su accionar a contramano no radica simplemente en su condición del chico malo de la historia, ese que termina robándose los suspiros de la platea femenina. 1

Queremos a Loki porque es alguien a quien sus padres adoptivos le hicieron vivir una mentira. Una mentira que se nos aclara que fue construida para protegerlo, pero mentira al fin.

Queremos a Loki porque se nota que es alguien que disfruta todo lo que hace. Incluso, cuando se trata de dirigir una invasión alienígena a la Tierra, reconocemos en él una cierta intención lúdica. Y, en un mundo en el que vivimos de lo que podemos y cómo podemos, Loki nos muestra que también hay lugar para el goce. Loki parece decirnos que, si estamos condenados a vivir una vida de mierda, por lo menos que sea nuestra mierda.

Queremos a Loki porque Hiddleston tiene pinta de ser un tipo bárbaro. Busquen en YouTube cualquier entrevista o presentación en la que haya participado, o sus imitaciones del gran Owen Wilson o Samuel L. Jackson, y se van a dar cuenta que es alguien a quien le pagarían un asado con todo gusto. Y con lo que sale la carne en este país, un asado no se le paga a cualquiera.

Queremos a Loki en gran parte gracias a su química con Thor. Con algunos problemas de ritmo más evidentes que su antecesora, a partir de que Loki y Thor entran juntos a escena The Dark World se dispara y nos entrega algunos de los mejores momentos de cualquier película de Marvel Studios. La dinámica entre Hiddleston y Hemsworth rompe la pantalla. Así, nos olvidamos que estamos ante dioses y posibles sucesores del trono de Asgard, y nos rendimos ante estos dos nenes chicos que, como cualquier pareja de hermanos, se quiere y se odia en iguales proporciones.

Queremos a Loki porque mientras que Thor es el que creció y maduró de una película a la otra (poco queda de aquél dios egocéntrico y malcriado de la primera parte), Loki sigue adelante con su actitud romántico-punk; esa postura que en los últimos tiempos tan bien le ha sabido impregnar al personaje el guionista británico Kieron Gillen, primero en la serie Journey into Mistery y ahora en Young Avengers.

Queremos a Loki porque, ante la muerte de un personaje muy querido por los protagonistas, de todos ellos, su reacción es la que más nos llega al corazón.

Queremos a Loki porque, en una franquicia con muchos personajes queribles, él es el más querible de todos. Queremos a Loki. Queremos más Loki. Y lo queremos ya.


1 En este caso, suspiros repartidos con los abdominales y bíceps de Chris Hewsworth. Chicas, es todo CGI, puro truco, no se dejen engañar.

Queremos a Loki

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3