Home Cine/TV Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

Por el Cine/TV

Reevaluando Batman Returns (2)El profundo análisis de "Batman Returns" a cargo de nuestro Hank Scorpio continúa con un minucioso repaso por las influencias del cómic en la película de Tim Burton, desde los orígenes de los villanos hasta los elementos que sirvieron de inspiración a la trama.

En su introducción a la revista oficial de Batman Returns, Denny O'Neil, entonces editor en jefe de DC Comics escribió: "trasladar un personaje establecido de un medio a otro es como traducir un poema; si se hace textualmente, el resultado es casi siempre basura. La cuestión es entender absolutamente la fuente y recrearla en el nuevo idioma. Un buen traductor debe ser tan artista como el escritor original, y poseer la misma mente analítica. Lo cual, créanlo o no, tiene mucho que ver con Tim Burton y Batman". Según O’Neil, Tim Burton tomó lo mejor del legado batmaniano hasta la fecha y lo plasmó en términos cinematográficos de forma entretenida, que en definitiva es lo que toda película debe ser.

Entrevistados para uno de los extras del dvd de Batman Returns, Tim Burton y su guionista Daniel Waters cuentan cómo hacer una adaptación de personajes de cómic a la pantalla grande era muy diferente a lo que estamos acostumbrados en la actualidad. El director confiesa que se vieron obligados a inventar algunas cosas para darle más peso al asunto porque el material del cómic de la época "no tenía la profundidad y el status de hoy en día". Las novelas gráficas eran un fenómeno relativamente nuevo (che, ¿se acuerdan del formato prestige?), aunque sí se sabe que Burton y Waters admiraban mucho The Killing Joke (TKJ) y The Dark Knight Returns (TDKR). El guionista no escatima halagos a la obra magna de Frank Miller, afirmando que "fue lo mejor hecho en cualquier medio en los últimos cinco años. Si pudiera la adaptaría tal cual, aunque ningún estudio te daría 60 millones de dólares para filmar una escena donde se asesinan quinientas personas en un talk-show".

Se puede decir que para elaborar su bati-universo fílmico, Burton y Waters se basaron principalmente en las historias de los primeros años del personaje que les facilitó O'Neil, así como también las mencionadas novelas gráficas y los cómics más oscuros y "vampíricos" de fines de los '80-principios de los '90 ("Gothic" de Grant Morrison, "Dark Night, Dark City" de Peter Milligan). Otra miniserie importante fue la formada por los seis primeros números de la serie regular de Catwoman, recopilada bajo el nombre "Her Sister’s Keeper" (HSK), obra fundamental para reformular el origen del personaje.

El sitio Batman-Online.com viene desde hace años acumulando múltiples referencias (la mayoría intencionales, aunque varias bien pueden ser especulaciones o coincidencias) de cada película del Murciélago. Este artículo es sumamente revelador y ofició de disparador para este par de notas. Además, como se ha notado el interés de varios foristas en expandir sus horizontes con el personaje, me pareció útil condensarlo, traducirlo y agregar algún humilde descubrimiento personal para Multiverseros.

La primera vez que vemos a Bruce lo encontramos sumido en la oscuridad de la Mansión Wayne, perdido en sus pensamientos. Esta caracterización del personaje, "como un lobo solitario y psicótico", diría Paul Dini, se remonta tanto a la de principios de los '40, como al avejentado justiciero de Frank Miller. Dini describe a Bruce como alguien "sin ningún otro propósito en la vida más que esperar a que se prenda la señal". A lo largo de la película vemos también cómo Bruce utiliza reuniones de negocios para obtener información útil y lo paloma que es con las mujeres. En la Baticueva tiene trajes de sobra y si hace falta cambiar una bati-bujía, se arremanga y listo, como se lo vio en "Prey" (1991).

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

En sus inicios y hasta 1941, Batman residía en Nueva York, antes de que Bob Kane estableciera al personaje en Gotham City. De hecho "Gotham" se ha convertido en un apodo más de la ciudad que nunca duerme. Los paralelismos con el estilo arquitectónico de la "Gran Manzana" se mencionaron en la nota anterior, pero a modo de ejemplo concreto, basta ver cómo Gotham Plaza es un Rockefeller Center disfrazado.

Reevaluando Batman Returns (2)

Haciendo el research necesario de los personajes en las bóvedas de DC, Burton y Waters repasaron en particular las historias del Pingüino y levantaron varios ejemplos concretos. El regalo gigante que aparece de la nada en la ceremonia del árbol probablemente tenga su origen en la historia "Penguin Goes a Hunting" (1943), mientras que la invasión payasesca y la pandilla de freaks circenses parecen venir de "Without Fear of Consequence" (1990) y "The Killing Joke" (1988) respectivamente.

Para la interpretación de Jim Gordon, su apariencia ya entrada en años y carácter más pasivo están acordes con los '40. Gordon parece ser la única persona en Gotham que confía ciegamente en Batman (aún cuando Cobblepot lo incrimina) y el respeto es mutuo. En un momento del guión original de Batman 2 de Sam Hamm, Gordon precisamente observa: "Batman’s never committed murder".

Reevaluando Batman Returns (2)

La embestida al Batimóvil en marcha curiosamente parece venir de un especial Elseworlds: "Batman vs. Predator" (1991). Un ejemplo del criticado "Batimóvil asesino" se pudo ver en la historia "The Cult" (1988), mientras que en los '40, el Batiavión contaba con metralletas. La incineración del Escupefuegos con la turbina del Batimóvil no es tan poco característica como puede parecer, visto que en TDKR, Batman prende fuego a un policía inocente, al detonar una trampa.

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

En cuanto al precepto "Batman no mata", investigando un cacho y para mi sorpresa, Burton zafa bastante. Sus dos películas se basan en gran parte tanto en las primeras apariciones del justiciero en "Detective Comics" y "Batman" de la Golden Age, como en las historias pre-"Zero Hour" de principios de los '90. En las mismas, el código moral de Batman es más ambiguo, y tenemos varios ejemplos del personaje empujando criminales a tanques de ácido, quebrando cuellos, electrocutándolos, aplastándolos con estatuas, o sencillamente disparándoles con su pistola. Más allá de estas fuentes de inspiración, para Waters este Batman más violento simplemente se adecúa a “los tiempos que corren”.

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

Y ahora pasamos al Pingüino. Su guarida, en esencia un acuario ártico abandonado, tiene ecos del parque de diversiones dilapidado de TKJ y del zoológico de la historia de Alan Grant "The Killing Peck" (1989), donde el Pingüino tiene de rehén a un bully que lo atormentó en su infancia. En este caso la víctima es el villano industrialista Max Shreck.

Reevaluando Batman Returns (2)

Ya en cómics de los '80, Oswald Cobblepot se consideraba un freak, cosa que seguramente haya captado la atención de Burton. Las tendencias alimenticias y animalísticas, la resistencia a temperaturas bajo cero (siempre acompañado por pingüinos emperadores) y todos los paraguas que aparecen en la película fueron extraídos del cómic. Burton parece haberse tomado algunas libertades incorporando trazas tanto de Killer Croc (su pasado como fenómeno de circo y el acecho desde las alcantarillas) como del Líder Mutante de TDKR (los retos televisivos a Batman). Por lo pronto, su simpático modo de transporte parece ser una combinación de las aves gigantes (vivas o mecánicas) que solía usar en los cómics de la Golden y Silver Age, con un carrito abandonado del Arctic World.

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

El origen del Pingüino de los cómics (Best of DC #10, 1981 y "The Killing Peck") cuenta la historia de un niño raro víctima de las burlas de sus compañeros. Su padre muere de una pulmonía machaza (de ahí que la madre lo obligue a andar siempre con paraguas) y el negocio familiar es una tienda de pájaros. Cuando la inválida de la vieja muere, pierden la hipoteca y su némesis le mata todos los pájaros, al atormentado de Oswald no le queda otra que dedicarse a una vida de crímenes. Este origen le pareció bastante débil a Burton, por lo que con Waters crearon la historia de un "pobre pero feroz bebé abandonado" (Guillermo Zapiola dixit) que por un lado desea desesperadamente pertenecer a la alta sociedad que lo rechazó, como también vengarse de la misma por el desprecio que le tocó en vida.

Su plan de venganza está acorde con su primera aparición (Detective Comics #58, 1941). En "One of the Most Perfect Frame-Ups", el supuestamente inofensivo Mr. Boniface (el nombre Oswald Cobblepot se volvería oficial años más tarde) forja una alianza con un líder mafioso con el fin de orquestar una ola criminal encubierta. Batman sospecha inmediatamente pero no lo puede probar, hasta que el Pingüino se deschava solo, no sin antes incriminarlo ante el público. Por supuesto que al final Batman expone a Mr. Boniface como el ave de mal agüero que en realidad es.

Lo más parecido a Max Shreck que se puede encontrar en los cómics es el capo Rupert Thorne. En su primera historia ("By Death's Eerie Light", 1977) Thorne intenta construir una planta de energía nuclear. A pesar de la resistencia de la ciudad, el mafioso manipula al Alcalde para salirse con la suya e incrimina a Batman en el proceso. En Returns, el sub-plot de la carrera electoral de Cobblepot como Alcalde ya se había visto en un episodio doble de la serie televisiva con Adam West.

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

Y ahora pasamos al origen de Catwoman, personaje sumamente inconsistente a lo largo de las décadas. La versión de Burton es una amalgama de varias interpretaciones. No tenemos aquí a la azafata amnésica con apetito por las joyas de la Silver Age, aunque ésta sí se convierte en Catwoman después de una caída y se venga del hombre que abusó de ella. El origen de Returns toma como base al de la miniserie "Her Sister's Keeper" (1990), donde Selina es dada por muerta en un callejón después de haber sido brutalmente violada y golpeada por su proxeneta. Si bien se ven gatos merodeando en HSK, el detalle de la "resurrección felina" aparece de forma explícita en el guión de Waters.

Reevaluando Batman Returns (2)

La caracterización de Selina como una secretaria mojigata y solterona que habla sola ya se podía ver en los cómics de los 40, bajo el nombre de Elva Barr. Bruce supo cargársela sin saberlo. Hoy en día se da casi por sentado que Selina es morocha, aunque en varias versiones y con otros nombres ("Madame Moderne", la más parecida a la del film) el alter-ego de Catwoman aparece rubia.

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

El disfraz es consistente con el de HSK y "Year One", donde después de ver a Batman en acción, Selina se inspira para hacer su propio jetra. La escena de la película donde defiende con sus garras a una mujer a punto de ser violada (y encima después, la relaja) también es sacada de HSK.

Reevaluando Batman Returns (2)

Su faceta de ladrona de joyas, si bien no se explora en Returns, igual se infiere en la escena en la tienda de Shreck y cuando se la ve escalando paredes con sus garras. El primer encuentro con Batman es muy similar al de HSK, con un toque de TDKR. El elemento sobrenatural-egipcio de las nueve vidas fue aplicado por el mismo Bob Kane y seguido por numerosos escritores, entre ellos el mismo Waters en un guión preliminar para "Catwoman".

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

La alianza con el Pingüino también tiene precedente en el cómic, aunque en este caso sea una Lois Lane hipnotizada por Selina (Superman’s Girlfriend Lois Lane # 70, 1966). La sugestiva pose introductoria de Catwoman también tiene muchísimos precedentes. Detalles menores como el beso bajo el muérdago, la Bati-ala delta, el Batimovil estrechito y hasta la carta al Pingüino (¡escrita a mano por Bob Kane!) también tienen antecedentes en los cómics.

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

Ya entrando en la recta final, el sádico plan maestro del Pingüino se vio en DC Annual #1 (1988). El usar aves controladas siempre fue una marca de fábrica del personaje. La estrategia de rastrear al Pingüino hasta su base submarina, desarmarlo por medio de un control remoto y aturdirlo con murciélagos ya se había visto en "The Penguin Affair" (1990) y en la Golden Age.

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

En la batalla final, Batman intenta impedir que Catwoman asesine a Shreck, convenciéndola de entregar al villano a la policía, como lo hace en HSK. "La ley no se aplica a personas como nosotros", responde una Selina al borde del colapso. Bruce apela a los sentimientos al desenmascararse, algo muy criticado en su momento. Para Burton este hecho representa una conclusión lógica que da sentido a la historia, donde Batman finalmente supera su represión por un momento. La naturaleza caprichosa y confundida de Catwoman es característica del personaje: "Bruce, me encantaría vivir en tu castillo por siempre, como en un cuento de hadas. Pero no podría vivir conmigo misma, así que no pretendas que esto es un final feliz". La cinta termina de la misma forma que comenzó, con un Bruce solitario y bajoneado que parece decir, "y bueh, por lo menos tengo a Alfred".

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

Para Batman, un personaje en conflicto que parece odiar a la sociedad casi tanto como los villanos (pero que siempre está ahí para salvarla de sí misma), el final es más ambivalente. No sabemos con certeza si su reputación ha sido reestablecida, aunque en el guión original de Waters parece que sí:

Gordon: ¿Crees que nos perdonará?
Alcalde: Probablemente no. Pero siempre nos ayudará.

Legado

Batman Returns inauguró la tradición de tener más de un villano principal, algo que se repetiría (y multiplicaría) en las entregas de Schumacher y las secuelas de Spider-Man y Iron Man, entre otras. Hay que darle crédito a Burton por saber balancear tantos personajes, sobre todo contando dos origin stories.

El icónico aspecto visual se trasladó al cómic, tanto el premiado diseño del Batimóvil de Anton Furst (Red Hood: The Lost Days, 2010), como los gadgets. Se podría aventurar a decir que la idea del Batpod también fue adoptada por Nolan para The Dark Knight.

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

La apariencia del Pingüino de Returns ha sido usada hasta en la tapa de un libro repreentando a Mujica. Sobre la procedencia aristocrática de la familia Cobblepot, parece que ahora se le considera canon (ver "Gotham Underground" y "Gates of Gotham"). Las ambiciones políticas del Pingüino se volvieron a ver en el segundo volumen de "Batman Adventures" y en "Earth One". Una de las mejores historias recientes del personaje ("Penguin: Pain and Prejudice", 2011) modifica el origen clásico, poniéndolo más en línea con el de Returns, y retoma otros detalles.

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

Reevaluando Batman Returns (2)

Una fugaz aparición de una Catwoman Pfeifferiana se vislumbró en la efímera serie de 13 episodios "Birds of Prey" (2002), donde nos enteramos que tuvo una hija (Huntress) con Batman.

Reevaluando Batman Returns (2)

Pero sin duda la influencia del díptico de Burton (y en especial Returns) se deja ver más que nada en Batman: The Animated Series, para muchos la mejor adaptación del personaje y su universo a cualquier medio. Concebida originalmente como un tie-in de las películas (de la misma forma que The Addams Family, Beetlejuice, Los Cazafantasmas y tantas otras tuvieron sus series animadas), la obra de Dini, Timm, Burnett, Radomski y compañía se puede encarar como una extensión de los films de Burton, obviamente con muchísimo mérito propio, y cuya influencia se sigue viendo hasta el día de hoy en cómo se encara el universo animado DC. La serie original arranca con el reconocible tema de Danny Elfman. Shirley Walker (Flash: The Series) fue la elegida como compositora y contribuyó con su propio tema para Bats, que se puede escuchar a partir de la segunda temporada, pero el de Elfman tenía tanta polenta y era tan icónico, que se mantuvo. También se dice que Elfman presionó para que su creación predominara, así de paso cobraba otro chequecito regular para agregar a los de Los Simpson y Cuentos de la Cripta.

El corto-piloto que Timm presentó a Warner Bros. le debía bastante al tono de Burton.

La idea del "anacronismo fantástico" también fue extraído de las películas de Burton. El estilo reinante es el art-déco de los '40 (rebautizado dark-déco por Eric Radomski), pero en su interpretación de Gotham coexisten coches clásicos, zepelines y gángsters con expresionismo industrial de principios de siglo, computadoras, lásers y villanos futuristas.

Los bati-vehículos se mantuvieron (el Batimóvil animado diseñado por Shane Poindexter emula al burtoniano cuando tiene la coraza activada), al igual que las armas. El diseño del Pingüino, por otra parte, fue cambiado por Timm siguiendo lo dictado por el estudio, asemejándose más a la imagen de DeVito. Dini había craneado un villano más cerebral, aunque con la curiosa decisión de convertirlo en un "nene de mamá" amante de las aves, estilo Norman Bates. Obviamente que Batman lo gastaría una y otra vez. El boceto original de Timm, más fiel al del cómic, sería reflotado años más tarde para "The New Batman Adventures". El caso de Catwoman es opuesto: rubia y con cinturón en BTAS y con piel pálida y traje de látex en TNBA. ¡Y hasta Burton tiene un cameo como un informante en el episodio "Off Balance"!

Reevaluando Batman Returns (2)

Con la perspectiva que otorga el tiempo, Burton se siente más orgulloso y cercano a este "duelo de freaks" que a Batman '89, aunque reconoce que la película no sea para todos los gustos. Si bien tiene una energía alocada más cercana a Beetlejuice, para el director Returns representa una destilación más pura del material batmaniano. Por todas estas razones y a pesar de lo que muchos piensan, Tim no hizo "lo que se le dio la gana" y su versión es tan válida como las de Kane, Azzarello, Moore, Morrison, Loeb, Snyder y hasta *glup* Schumacher. Como todos los grandes personajes, Batman se banca (casi) todo y solo es cuestión de gustos. Para todo lo demás, como decía Lebowski,"that’s, like, your opinion, man...".

A mi humilde parecer, resulta interesante contrastar cómo se hacían películas de superhéroes hace 20 años (quizás más autocontenidas, personales y hasta arriesgadas), con las maquinarias a largo plazo y más pendientes del fan service a las que ya nos tienen acostumbrados. Por todos sus defectos y virtudes, un film como Batman Returns no podría hacerse hoy en día, lo cual, a mi gusto, lo hace tan único como un copo de nieve en el firmamento fílmico de DC.


Si gustan de un exhaustivo análisis "padte pod padte" (como dijera el jefe de Julio Pedemonte) de las conexiones comiqueras no solo de Returns, sino de todos los Batman fílmicos, dense una vuelta por el maravilloso sitio Batman-Online.com.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3