Home Cine/TV Reseña: El Sorprendente Hombre Araña

Reseña: El Sorprendente Hombre Araña

Por el Cine/TV

Reseña: El Sorprendente Hombre ArañaDiez años después de la primera Spider-Man de Sam Raimi, las historias del arácnido en la pantalla vuelven a foja cero con El Sorprendente Hombre Araña de Marc Webb. En Multiverseros la vimos y quedamos atrapados en su red.

Reseña: El Sorprendente Hombre ArañaHijo de Chuck Norris

Reseña: El Sorprendente Hombre ArañaMucha gente se quejó del poco tiempo que pasó entre el fin de la era Raimi y el comienzo de una nueva saga del Hombre Araña. Yo no tengo ese problema: la trilogía de Sam Raimi no me movió un pelo ni dejó una sola escena memorable en mi cabeza. Viajamos por caminos diferentes y estaba deseoso de que alguien realizara el borrón y cuenta nueva.

La cosa podría haber sido mejor, porque la película no es perfecta. Pero es la mejor representación de Spider-Man que vi en el cine, por una amplísima ventaja. Los actores son mejores. La acción es mucho mejor. Pero lo más importante es el espíritu del personaje, el amistoso vecino, el héroe de Nueva York: Peter Parker. Acá queda demostrado por qué es uno de los superhéroes más populares del planeta.

Hay un poco de tensión adolescente, por una sencilla razón: Parker es un adolescente, creado por Steve Ditko y Stan Lee (¡qué cameo, mamma mia!). Esta es mi opinión absolutamente personal: así se mueve Spider-Man, así sufre Spider-Man, así disfruta Spider-Man. Más, por favor.


Reseña: El Sorprendente Hombre ArañaNick Constantine

La primer reseña conjunta que desarrollamos en Multiverseros implicó taparnos los ojos unos a otros con una mano y digitar texto con la otra en el teclado del vecino de la derecha, mientras reíamos sonoramente ante la originalidad de la ocurrencia. Dado lo impráctico y ligeramente homoerótico del procedimiento, decidimos decantarnos por una variedad en la que escribimos sin ver demasiado lo que elaboran los demás, hasta que es demasiado tarde. Por ende, en nuestras visiones puede haber coincidencias, probablemente muchas, nacidas del desconocimiento de lo que escriben los colegas y amigos.

Por suerte, Marc Webb parece haber hecho lo mismo con las películas previas del Spidey de Raimi. Si bien hay superposiciones (orígenes, de vuelta), la tonalidad y dinámica narrativa de “The Amazing Spider-Man” van por otro carril. Tomando una página Bendisiana del universo Ultimate, Peter aquí aparece como un adolescente liceal, enamorado de la hermosísima Gwen Stacy, que al mismo tiempo muestra ser un gran fotógrafo amateur, un skater decente y un genio científico precoz. A diferencia de lo propuesto por Raimi, los padres de Pete tienen un rol más protagónico en los primeros cinco minutos de película, y su destino hace girar los movimientos acrobáticos temáticos del muchacho-bicho adolescente. Confirmadas están la secuela y la post-secuela (de una trilogía se trataba, al final), pero esperemos que Webb, que hace honor al apellido, sepa entretejer historias continuadas sin números musicales, castings instantáneos recolorantes de tonalidad caoba simbiote, y demás sinsabores “me-quedé-sin-ideas-para-la-tercera” Raimisianos.

Sam es un excelente director de películas de terror clase B. De películas de superhéroes, no tanto.

En este tipo de reseña compartida, como mencionaba, suelen haber superposiciones y coincidencias. Sin duda ya escucharon loas sobre la actuación de Garfield, que lejos de desidia gatuna, demuestra dotes actorales más que acordes para darle a Spidey un sentido de dinamismo, humanidad y pathos (no hay plumíferos, tranquilos) adecuado para hacer al trepamuros creíble. Seguro escucharon que Emma Stone está bárbara (y que además actúa bien). Seguro escucharon que el cast de apoyatura funciona más que adecuadamente, con Sally Field y Martin “El Hombre Ilusorio” Sheen a la cabeza. Seguro escucharon todas esas cosas y seguro van a seguir escuchándolas. “El Sorprendente Hombre Araña” logra algo poco anticipable: una película redondita, entretenida y disfrutable, de la mano de un reboot peligrosamente cercano en su cronología a una trilogía exitosa en taquilla.

JMS y JRJR me alejaron del personaje (cada vez que escucho la palabra “tótem” regurgito el desayuno). Sam Raimi se encargó de cimentar mi rechazo a Spidey. Marc Webb, Andrew Garfield y compañía me dieron unas palmaditas en la espalda y me invitaron a pasar de vuelta, que afuera está frío y lleno de lagartos.

Para serles franco, disfruté mucho más de lo que esperaba la estadía, por lo que seguro que vuelvo.


Reseña: El Sorprendente Hombre ArañaRinTinTin

Reseña: El Sorprendente Hombre ArañaAsistir a un nuevo episodio de la transición de un enclenque Peter Parker al asombroso Hombre Araña era algo que hubiera preferido evitar, pero comprendía que era necesario. Es por eso que con mi mejor disposición acepté lo que me esperaba en ese primer tramo de la película, dejando que esa sucesión de eventos que cualquier fanático es capaz de intuir uno tras otro me metieran en la historia. Para mi sorpresa, me encontré disfrutando varios de los momentos que acompañan a esta nueva reinterpretación. Con el transcurso de esos primeros minutos, mis expectativas parecían encaminarse.

Lo que esparaba encontrarme: la historia de un héroe adolescente, uno que encuentra el bocadillo justo en el instante en que más fea pinta para él, uno que por sí mismo y sin ayuda comprende que "todo gran poder conlleva una gran responsabilidad", uno que desnuda toda su humanidad y te compra, y te hace querer que la próxima le salga bien. Eso es lo que me regaló la cinta luego de superado ese primer tramo introductorio, desde que la máscara cubre a Peter por primera vez (y si tengo que reprocharle algo, es la cantidad de veces que ésta abandona su cara a partir de allí).

Peter y la dulce Gwen protagonizan de forma irreprochable este primer nuevo episodio de sus vidas, pero a Spider-Man es a quien yo fui a ver, a ese que siempre leí... y me alegra confirmar que ese fue al que me encontré. Espectacular este Hombre Araña.


Reseña: El Sorprendente Hombre ArañaEl Penitente

El Currículum Vitae de Marc Webb (director responsable de El Sorprendente Hombre Araña) incluye, junto a un puñado de videos musicales y un par de episodios televisivos, a la película "(500) Days of Summer", una simpática comedia en clave indie-juvenil con Joseph “tengo flor de pinta de Robin” Gordon-Levitt y Zooey Deschanel. Con ese antecedente, no era difícil adivinar por dónde iba a venir la mano en esta nueva entrega del arácnido.

Así como en su momento Sam Raimi parecía el director adecuado para llevar a Spider-Man a la pantalla (algo que, más allá de algunos aciertos de estilo, rápidamente nos dimos cuenta que no era así), ahora Webb daba la impresión de ser el indicado para capturar el espíritu juvenil y perdedor que es marca registrada del personaje más emblemático de la Casa de las Ideas.

De arranque contaba con una ventaja: basándonos en las imágenes y en los trailers que se iban difundiendo, la pareja protagónica de Andrew Garfield y Emma Stone se ubicaba con años luz de ventaja respecto a la de Tobey Maguire y Kirsten Dunst. Ya con la película vista, no podemos más que agradecer a los encargados del casting por la elección. Garfield interpreta a la perfección el desdoblamiento entre el Peter Parker sumiso y el Spider-Man verborrágico, y así como en su momento destacábamos la mano de Whedon y compañía para rescatar la esencia de los Vengadores, aquí no podemos olvidarnos de Webb y los suyos. En tiempos en donde los referentes adolescentes más taquilleros de la pantalla son una pareja de sufridos, pálidos y lobotomizados (Crepúsculo te estoy mirando), el que hayan aparecido Garfield y Stone con su innegable carisma es para destacar.

La historia del origen es la de siempre y por ende la misma que nos entregó Raimi, pero mejor contada que esté último y con la introducción de un par de elementos nuevos que permiten dar un giro argumental tanto para esta película como para las que vendrán.

Quizás algunos pasajes tengan un tono bastante más adolescente del que nos gustaría. En definitiva, eso habla más de nosotros como veteranos que de un personaje que desde su concepción, allá por la década de los 60, así estuvo pensado.

Apenas 10 años después de aquella primera entrega de Raimi, Spider-Man volvió desde sus comienzos. Una muestra más de que a veces es mejor parar la pelota y barajar de nuevo. En este caso, las cartas nos favorecieron.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3