Home Cine/TV Frozen

Frozen

Por el Cine/TV

FrozenMe atrevo a predecir que "Frozen", la historia de dos hermanas en medio de un invierno nórdico aumentado gracias a la magia, se convertirá en un nuevo clásico de Disney, que un día se acordó de sus raíces y dejó de sentir vergüenza por hacer películas cantadas.

Frozen

FrozenDisney comenzó a expandirse: sumó (del todo) a Pixar, compró Marvel y se quedó con los juguetes del tío Lucas, desde Indiana Jones hasta la totalidad de los habitantes de la galaxia muy, muy lejana.

Todos estos brazos se mantienen en movimiento, con películas planeadas, a punto de estrenarse o que ya pasaron por la taquilla. Hasta la propia Disney se coló en la pantalla grande con títulos como Tangled o Wreck-It Ralph.

Un día, el ratón adormilado miró hacia atrás. Vio aquellas películas que fueron fundamentales para que la compañía creciera y fuera capaz de andar comprando otras. Por una vez, no quiso ser más cool que Pixar o Dreamworks. Y no le dio vergüenza volver a los cuentos clásicos que se convirtieron en clásicos.

Así parece haber nacido Frozen, película destinada a convertirse en clásico, algo que no ocurría (creo) desde 1994, con El Rey León.

Pisa fuerte desde el primer segundo, con personajes que cuentan su historia (la de unos tipos que recogen hielo para llevar al pueblo) mediante la canción. Por supuesto, al verla en cine uno debe escuchar el tema en español, y por más que los doblajes de Disney sean los más prolijos de todos, uno siente que se está perdiendo cosas. Sin embargo, valía la pena ver Frozen en el cine.

Frozen

Había una vez dos niñas, hijas de los reyes de un pueblo nórdico. Una de ellas tiene poderes relacionados con el hielo, los que permiten (durante todo el filme) un despliegue de animación digital que crea la atmósfera perfecta para perderse dentro de la trama, sin intentar una de más.

Las circunstancias del guión hacen que las dos hermanas separen sus caminos, y por más que algunos detalles sean predecibles, las motivaciones y los giros dramáticos escapan bastante de los clichés.

Una característica que siempre tuvieron las películas de Disney, incluso las menos recordadas, como Bolt, son los personajes secundarios que le ponen humor al asunto. En esta ocasión tenemos a un reno que hace las veces de muñeco de ventrílocuo, unos seres mágicos del bosque, y un muñeco de nieve que acapara las risas. Los creadores podrían haber abusado del gélido Olaf, pero lo mantuvieron en su justa medida.

Durante poco más de una hora y media, las aventuras de estas dos hermanas nos mantendrán en vilo, captando la atención de los más chicos sin dejar a los grandes afuera. Aunque cabe una aclaración: esta no es la película que engancha a los "adultos" por sus referencias "adultas" o chistes de doble sentido. Frozen engancha a aquellos adultos que recuerdan lo que era maravillarse con Pinocho, La Bella Durmiente o La Bella y la Bestia.

Como quien dice, los clásicos.

Tráiler latino:

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3