Home Cine/TV Reseña: ¿Qué pasó ayer? Parte 3

Reseña: ¿Qué pasó ayer? Parte 3

Por el Cine/TV

Reseña: ¿Qué pasó ayer? Parte 3El grupo de amigos olvidadizo está de regreso para cerrar una exitosa trilogía. La película se diferencia por completo de las dos anteriores, aunque su afán de tener una trama y de atar cabos sueltos termine disminuyendo la cantidad de risas por minuto, algo imperdonable.

Reseña: ¿Qué pasó ayer? Parte 3

Reseña: ¿Qué pasó ayer? Parte 3La tercera entrega de las aventuras de la Manada, ese grupo de amigos con tendencia a olvidarse de lo que pasó ayer, parece haber sido escrita por un guionista de cómics de superhéroes. Lejos de ser un elogio, lo digo con gran preocupación.

El guionista del que hablo (uno genérico) es de aquellos que adoran construir sus historias en los pequeños huecos dejados por los guionistas anteriores. Aquellos que quieren explicar por qué se forma el rulito en la frente de Superman o qué ocurrió entre la muerte de los padres de Bruce Wayne y el momento en el que llegó la policía.

¿Qué pasó ayer? Parte 3 buscó huir del estigma de la segunda, a quienes todos acusaron de ser un calco de la primera. Esto se debió, sobre todo, a que es un calco de la primera (pese a ello, me reí con ambas).

Así que en lugar de idear otra forma de provocarles amnesia temporal a los protagonistas o al público, inventan una historia que llena espacios innecesarios de la primera y busca ser un cierre de la trilogía, cometiendo el recurrente error de ser una película que no funciona tan bien de manera independiente.

Reseña: ¿Qué pasó ayer? Parte 3Regresan personajes como Black Doug, y yo no me acordaba de quién mierda era Black Doug. No me pidieron que viera de nuevo las anteriores como requisito para ir al cine. Por momentos parecía que los realizadores estaban más preocupados por premiar a los acérrimos de la franquicia (casualmente, otro vicio del guionista de cómics genérico).

El otro gran problema de la película es que tiene una trama. Una trama que obliga a los personajes a detenerse y explicar cosas cada pocos minutos, interrumpiendo el ritmo del humor, que es la razón principal por la que fui al cine a ver la 3: me había reído mucho con la 1 y la 2.

Hay momentos graciosos y algunos muy graciosos (Ken Jeong me puede, aunque para mí siempre será "el Tigre Chino"), pero falta esa cosa trepidante, de metralleta de risas que solían tener las anteriores. Es más, en algunas escenas está más cerca en espíritu de "Ocean's Eleven" (o aquella del robo en las alturas) que de un "qué pasó ayer".

El resto de los actores está bien. Zach Galifianakis sigue estando despegado, aunque no hay que olvidar que es el Phoebe del grupo y a esta altura los guionistas le tiran cualquier cosa, sabiendo que su personaje aguanta camiones.

Si recuerdan a la perfección los detalles de las películas anteriores y no les gustó que las dos tramas fueran similares, encontrarán una película entretenida y en ocasiones reidera. Si lo que les quedó en la mente de las partes 1 y 2 es la cantidad de risas por minuto, les aconsejaría que bajaran las expectativas.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3